Cómo evitar un engaño en las tiendas de animales

Paco María García 1 junio, 2016

Los dos requisitos imprescindibles que un establecimiento de este tipo tiene que tener son la licencia de apertura y el certificado de núcleo zoológico. Estas tiendas, sean centros para la compra-venta de animales, accesorios, residencias caninas, criaderos y centros de educación para perros, son negocios que deben cumplir unas condiciones que garanticen el bienestar y la salud de los animales que allí se encuentran. Tenlo en cuenta para evitar el engaño.

Medidas de higiene

Con frecuencia se producen muchos casos de animales que están hacinados y en malas condiciones higiénico-sanitarias. El Seprona, Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil, ha ido verificando en los últimos años estas deficientes condiciones e irregularidades en la documentación de los establecimientos. Son muchas las sanciones oportunas que ha impuesto.

perro deja de ser un cachorro

Los órganos encargados de aprobar las distintas legislaciones sobre protección animal son los gobiernos autonómicos. Las condiciones en las que deben albergarse a los perros y gatos en los diversos establecimientos autorizadostambién es responsabilidad suya. Los aspectos que recoge la legislación autonómica sobre estos centros dicta de forma fundamental cuestiones higiénico-sanitarias.

Entre los objetivos a conseguir, se trata de proteger la salud pública para evitar que los establecimientos con un gran número de animales se conviertan en un foco de enfermedades. Además, hay que garantizar el bienestar de las especies, su correcta alimentación, el buen trato, etc.

La documentación

Los Ayuntamientos son los encargados de otorgar las licencias de apertura para el ejercicio de la actividad veterinaria, verificando previamente que el establecimiento cumple los requisitos para ser declarado núcleo zoológico.

De esta forma, y según la normativa en vigor, para que un establecimiento sea declarado núcleo zoológico, debe cubrir una atención sanitaria adecuada de los animales y contar con un espacio independiente para los perros enfermos o que necesiten pasar cuarentena. Las medidas de higiene del establecimiento de animales deben ser las óptimas. También el espacio ha de ser suficiente para evitar el hacinamiento.

La licencia de apertura y la declaración de núcleo zoológico engloban la documentación legal que exigen las autoridades competentes para la apertura y mantenimiento de un establecimiento autorizado para albergar animales.

En el ejercicio de sus derechos, los clientes que accedan a estas tiendas, criaderos de perros, residencias y centros de educación canina. pueden exigir que se les muestre el documento de licencia de apertura del centro otorgado por el ayuntamiento. Así se verificará que se cumple la legalidad, previamente a la adquisición de una mascota, o bien contratar servicios de atención del animal en determinado establecimiento. Es la mejor manera de evitar el engaño.

Algunos consejos para evitar el engaño

  • Lo primero, como hemos visto, para evitar el engaño, es comprobar que el centro cuenta con licencia de apertura y certificado de núcleo zoológico. El dueño del establecimiento debe mostrar esta documentación a la clientela que así lo demande.
  • Pedir referencias a determinadas asociaciones protectoras, que suelen contar con listados de establecimientos autorizados para albergar animales que funcionan de manera legal y adecuada.
  • Una vez accedido a la tienda de venta de animales y elegido nuestra futura mascota, lo adecuado es solicitar la documentación sobre el animal, sobre todo la cartilla sanitaria del perro, donde consten todos los datos posibles sobre el can, como raza y pedigrí. En el caso de tratarse de razas puras, el calendario de vacunaciones, las vacunas ya recibidas y su estado de desparasitación.
  • La documentación recibida debe contar con los sellos de la clínica veterinaria con el número de colegiado facultativo correspondiente.
  • Es importante también solicitar un documento de compra-venta, donde se especifique por parte de los responsables del establecimiento que el animal está sano: es una garantía en caso de reclamación.
la memoria del perro

  • Una vez que hemos adquirido el animal, es positivo acudir al veterinario con el perro o gato recién comprado para realizar un chequeo veterinario y certificar su correcto estado de salud. Si el can necesitara algún tratamiento, el establecimiento tiene la obligación de asumir estos costes.

Denuncia de ilegalidades

Si somos conocedores de hacinamientos de animales en residencias o clínicas, maltrato, o condiciones no higiénicas, tenemos que poner estos detalles en conocimiento de las autoridades correspondientes. También se producen muchas denuncias, según la Asociación Justicia Animal, sobre cartillas sanitarias y pedigrís que han sido falsificados (aunque existan “libros de orígenes”, pueden estar falseados), cachorros enfermos o con algún tipo de afección, etc.

Te puede gustar