¡Evita cruzarte con estos animales!

Alba Muñiz · 2 mayo, 2015

Los animales siempre llaman nuestra atención, ya sea por su belleza o por su simpatía. Elegimos la compañía de perros y gatos y de otras mascotas que a lo largo de los años se fueron acostumbrando a la convivencia con el humano. Pero a veces creemos que los animales que están en reservas naturales o zoológicos van a resultar tan amigables como nuestras mascotas. Por eso es importante que tomemos precauciones y advirtamos a los niños, para evitar situaciones que pueden ser peligrosas o traumáticas. Incluso los animales domésticos que no nos pertenecen o están en estado de abandono, pueden responder de forma agresiva si intentamos acercarnos a ellos.

Un consejo claro: mejor evita cruzarte con estos animales

 delfin

Hay ciertos animales a los que miramos desde lejos y con respeto, ya sea por su tamaño, sus conocidas dotes de depredadores o porque son venenosos. Leones, tigres, osos polares, tiburones, rinocerontes, hipopótamos, elefantes, serpientes, cocodrilos… ¿Pero cuáles son los animales que parecen inofensivos y a los que debemos mirar solo de lejos?

Incluimos una lista de aquellos que pueden llegar a tener reacciones impredecibles y ponernos en peligro con sus actitudes si se sienten amenazados por un extraño, es decir, nosotros.

-Los panda, esas tiernas criaturas en peligro de extinción -y a las que tenemos ganas de abrazarposeen poderosas mandíbulas con grandes dientes, garras afiladas y gran fuerza muscular. La creencia popular los considera inofensivos pero pueden llegar a ser tan peligrosos como cualquier oso. Mejor será comprarse un peluche.

-Los venados o ciervos, esos animalitos que tanta ternura y amor nos despiertan desde la ya mítica película Bambi, pueden reaccionar de forma violenta si creen que algo o alguien representa una amenaza para ellos o sus crías, o si están en época de celo. Pueden perseguirte para intentar embestirte. Y recuerda que algunos tienen grandes cuernos.

-Dejando de lado El planeta de los simios, los chimpancés casi siempre fueron presentados como criaturas adorables en el cine y la televisión. Pero antes de lanzarte a acariciarlos, deberías tener en cuenta que en sus brazos tienen cinco veces más fuerza que los de un humano promedio. Además, su comportamiento es agresivo, pues tuvieron que acostumbrarse a sobrevivir en la selva.

-Los cisnes, esas bellas aves que nos recuerdan la historia del patito feo, pueden darte graznidos de advertencia si consideran que te acercas demasiado a ellos. Si no retrocedes, comenzarán a perseguirte e intentarán picarte.

-Los amorosos delfines que habitan muchos acuarios y hacen piruetas para nuestro deleite, también pueden llegar a tener reacciones impredecibles y su mordedura puede tornarse mortal.

-Los canguros, mostrados como simpáticos boxeadores, utilizan tanto sus patas delanteras como las traseras –dotadas de afiladas uñas- para demostrar su dominio y atacar al que consideran su agresor.

-Las ranas suelen ser inofensivas, salvo que te cruces con una que tenga colores brillantes y atractivos. Es la rana flecha. Ni se te ocurra tocarla. Los bonitos colores son en realidad toxinas muy venenosas. Mejor vuelve a los Muppets.

El enemigo en casa

paloma mensajera 2

A veces no las notamos hasta que la situación se torna grave. Las plagas caseras son un peligro para nuestra salud y la de nuestras mascotas. Cucarachas, roedores, murciélagos e incluso palomas. Pueden trasmitir desde rabia hasta leptospirosis.

Mejor pide la ayuda de un experto para que fumigue tu hogar. Asesórate bien y busca las opciones más amigables con la naturaleza, para que el remedio no se torne peor que la enfermedad.

Sin ir más lejos, un ser que parece tan insignificante como el mosquito, es el responsable de la transmisión de enfermedades como la malaria, el dengue, la fiebre amarilla y la fiebre Chikungunya. Y a este seguro que no quieres acariciarlo. Entra sin permiso en tu casa y te pica sin que siquiera te des cuenta, hasta que empiezas a sentir la comezón.

Otros seres que habitan nuestros hogares sin ser llamados son los escorpiones y las arañas. Sus picaduras pueden ser mortales si no son tratadas a tiempo.

Otro peligro que acechar sin irnos demasiado lejos –en jardines, parque o plazas- son las abejas y avispas. Las hay más y menos peligrosas, pero sus picaduras son dolorosas e incluso pueden generar reacciones alérgicas de cuidado.