Un estudio confirma que los gatos ancianos no soportan ruidos

Son muchas las similitudes que las personas tienen con las mascotas (o viceversa). Por ejemplo, cuando nos hacemos más “grandes” nos volvemos más sensibles y quizás irritables. Lo mismo sucede con los felinos. En este artículo te contamos sobre un estudio que confirma que los gatos ancianos no soportan ruidos.

Los gatos ancianos y los ruidos

dormir-con-tu-gato

Cuando son cachorros o jóvenes, no le tienen miedo a nada. Pero cuando pasan la tercera edad, sus sentidos van en disminución y eso los lleva a ser más temerosos o a sobresaltarse por cualquier cosa. Incluso pueden estar tensos, estresados o nerviosos cuando oyen sonidos muy fuertes a su alrededor.

Según un estudio publicado en el Journal of Feline Medicine and Surgery, los gatos ancianos pueden reaccionar mal al oír ciertos sonidos agudos y algo molestos. Estos pueden ser la aspiradora o la caída de las llaves al piso.

Los científicos han denominado esta condición como “el Síndrome de Tom y Jerry”. Entre los síntomas principales, además de los nervios, encontramos que pueden conducir a pérdida de conciencia, tirones musculares e incluso ataques de epilepsia. Todo depende del nivel de ruido. Cuanto más altos y más graves los sonidos, mayores consecuencias físicas y psicológicas para el gato.

Cuando los felinos son ancianos, pueden percibir mejor los ruidos que cuando son cachorros. Por ejemplo, el de los ratones que se comunican usando una frecuencia ultrasónica que los gatos oyen y les atormenta (por ello los quieren cazar). El síndrome en cuestión afecta a los felinos de más de 15 años, quienes se muestran más sensibles a los ruidos agudos.

Cómo cuidar gatos ancianos

Hay mascotas que pueden llegar a vivir 20 años, pero a partir de los 12 o 13 ya comienzan a experimentar cambios en su comportamiento y por supuesto en su salud. Por ello es muy importante si tenemos gatos ancianos cuidarles como corresponde según su edad.

En la última etapa de sus vidas necesitan atención específica para que transite este período de la mejor manera posible. Algunas de las recomendaciones para dueños de felinos de tercera edad son:

1. Ofrecerles comodidad y mucha atención

La pérdida de los sentidos (vista, oído y olfato) es uno de los principales problemas de los gatos ancianos. Los dolores articulares también son habituales a partir de los 14 años. Los dueños deben tener en cuenta estas cuestiones para darles toda la comodidad posible.

Por ejemplo, quitar ciertos objetos o muebles de “su camino” habitual, cambiarle el colchón por uno más mullido, dejarle más cerca la caja de arena, permitirle que duerma en la cama (si puede subir), etc. En el caso de que el animal sufra por los ruidos, se recomienda acondicionarle un lugar alejado de la casa, la habitación más tranquila o el rincón menos transitado.

2. Darles comida adecuada

En las tiendas de mascotas podemos encontrar todo tipo de alimentos para cada necesidad. El pienso ha de cubrir todas sus necesidades nutricionales y también ser fácil de comer. Debemos tener en cuenta que los gatos ancianos pueden perder algunos dientes y no poder masticar tan fácil la comida.

La alimentación correcta nos la dirá el veterinario basándose en el estado de salud, la edad, la raza y demás cuestiones. La idea es que el pienso le aporte vitaminas y energía para que al menos pueda cumplir con cierta actividad o movimientos diarios.

3. Llevarles al veterinario más a menudo

veterinario a domicilio

Tal y como sucede con las personas, los animales adultos deben acudir más al médico que los jóvenes. En el caso de los gatos ancianos no esperes que demuestren dolor o molestias. Este “camuflaje” lo lleva en los genes, ya que de esta manera evita llamar la atención de los depredadores. Pero esto no quiere decir que no sufra, sobre todo problemas articulares como artrosis degenerativa.

Tener un veterinario de confianza que lo revise periódicamente y pueda detectar a tiempo ciertas patologías es fundamental. A partir de los 8 años los felinos deben realizar dos visitas médicas al año.

Categorías: Animales domésticos Etiquetas:
Te puede gustar