Errores de los cuidadores novatos

Mariela Ibarra Piedrahita 4 noviembre, 2015

Las primeras semanas cuidando un cachorro pueden ser agotadoras y frustrantes. Es común que durante este tiempo los cuidadores novatos, o incluso para aquellos que han tenido cachorros antes, cometan algunos errores comunes.

Mientras que todos los nuevos padres cometen errores, es importante ser capaz de reconocerlos y evitar la repetición de ellos con el fin de criar un perro bien equilibrado y saludable. Aquí están algunos de los errores más comunes que los propietarios a menudo cometen cuando es la primera vez que cuidan cachorros.

No respetar el lugar de dormida

Muchos dueños de cachorros eligen dar un colchón o camita a sus perros para que duerman en la noche. El problema es que los cachorros lloran en la noche porque extrañan a su mamá y hermanos y no están acostumbrados a dormir sólos.

Un error frecuente de los cuidadores novatos es que llevan al cachorro a sus camas para que esté tranquilo. Esto no representa inconveniente para las personas que les gusta dormir con sus perros pero para aquellos que no deseen compartir la cama con un perro adulto será un problema a futuro.

Autor: Rafel Miro
Autor: Rafel Miro

Lo mejor es acostumbrar al cachorro desde el principio y enseñarle cuál es el lugar donde debe dormir. Suena un poco cruel, pero es peor para ellos expulsarlos de un espacio al que ya se sienten habituados.

Un problema adicional de dormir con cachorros es que no tienen el control de la vejiga que los perros mayores tienen. Si permitimos a un cachorro dormir en nuestra cama, pronto podría dar lugar a algún que otro accidente.

Los accidentes no son la mayor preocupación cuando se saca al cachorro de su camita en la noche sin embargo, hay una situación adicional: si accedes a llevarlo a tu cama, el perro sabrá que puede manipularte a través del llanto para obtener lo que quiere.

Este comportamiento puede hacer que sientas que acudiste a él cuando lo necesitaba, pero cuando el perro continúa haciéndolo en la edad adulta puede llegar a ser molesto, sobre todo en la convivencia con vecinos.

Cargarlo

Hay dos razones por las que cargamos a nuestros cachorros, uno es que queremos abrazarlos y la otra es que nos asusta que explore o se haga daño. Estas dos razones son pobres y pueden dar lugar a un desajuste severo para un perro adulto.

Cargando al perro, en especial cuando lo haces estando de pie, puede dar lugar a accidentes. Los cachorros se mueven mucho y pueden resbalarse de tus manos y hacerse daño. Igualmente, un perro al que se le limita la exploración será un can con un desarrollo pobre, miedoso y desconfiado.

Humanizar al can

No hay nada malo en los mimos y juegos con el nuevo cachorro, pero trata de limitarte un poco al hacerlo. La constante celebración de cada cosa que hace tu perro puede dar lugar a que el perro desdibuje los roles jerárquicos y quiera reñir por la dominancia dentro de tu hogar.

gato mujer

Sobreproteger al can

Del mismo modo que lo hacemos con los niños humanos, la mayoría de nosotros tenemos el instinto de proteger a nuestros perros. Este instinto es particularmente fuerte cuando tenemos nuevos cachorros que son tan pequeños y tan indefensos.

Como dueños de perros, nos ponemos nerviosos cuando un perro muy grande viene pesadamente hacia nuestro cachorro pequeño y nuestro primer instinto es generalmente a recogerlos. Es importante tomar medidas, pero una vez sepas que el otro can no es agresivo no le niegues la posibilidad de socializar a tu cachorro.

El sobreproteger a los cachorros y alejarlos rápidamente de otros perros hará que este desarrolle miedo en lugar de curiosidad. Los cachorros son curiosos por naturaleza y la única manera que puedan aprender a socializar con otros perros es a través de la interacción con ellos.

Si tienes dudas en cuanto a si un perro que se acerca es amable, simplemente pregunta a su dueño si su perro es amigable y si es posible que tu cachorro lo salude. Recogiendo un perro porque tenemos miedo infundirá ese mismo miedo en ellos y llevará a un perro adulto aterrorizado y mentalmente inestable.

Imágenes cortesía de Don McCullough y Rafel Miro.

Te puede gustar