Envenenamiento en perros

Las sustancias tóxicas contienen ciertos componentes que el cuerpo del perro es incapaz de procesar. En consecuencia, se acumulan o hacen estragos en sus órganos, lo cual genera los síntomas típicos del envenenamiento.
Envenenamiento en perros

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 03 octubre, 2022

En los últimos años, el envenenamiento en las mascotas por sustancias de uso doméstico que suelen ser inofensivas para las personas, es un problema que ha ido en aumento. Algunos de los venenos más peligrosos para los perros son los alimentos y los medicamentos que tomamos a diario. Aunque no son los únicos causantes de este fenómeno.

De manera esporádica, ciertas personas que desean acabar con la vida de los animales, ponen un poco de veneno en los parques o en las aceras. Por lo tanto, existe la posibilidad de que tu mascota los ingiera por curiosidad y le ocasionen problemas fatales. Si quieres evitar el envenenamiento en perros, a continuación compartimos algunas recomendaciones para preservar la salud de tu pequeño amigo.

Primeras señales de envenenamiento

Debido a que los perros son demasiado curiosos, es un poco difícil identificar el momento exacto en el que se envenenó. Por ello, si presenta varias de las siguientes señales, es muy probable que haya ingerido un producto nocivo para su salud:

  • Fatiga.
  • Desorientación.
  • Vómitos.
  • Jadeos.
  • Ansiedad.
  • Fiebre.
  • Ansiedad.
  • Parálisis.
  • Diarrea.
  • Cambio de color en las mucosas.
  • Hemorragias de cualquier orificio.
  • Inflamación en la piel.

A pesar de que no todos los síntomas anteriores son específicos del envenenamiento en los perros, todos precisan de una visita urgente al veterinario. Así que no lo dudes y acude de inmediato a revisión con un profesional al menor indicio de estos signos.

Tipos de envenenamiento en perros

El tipo de envenenamiento más usual es por vía oral. Sin embargo, no es la única forma en la que un perro puede sufrir las consecuencias de las sustancias tóxicas. Es importante detectar cuál fue la manera en la que ingreso el veneno para que el veterinario pueda actuar con eficacia. Para ello, pon atención a la siguiente lista:

1. Oral

Es la ingesta de cualquier producto tóxico que ponga en riesgo la vida de tu perro. Es el más riesgoso porque necesita intervención veterinaria para eliminar los restos del veneno que se encuentran en el estómago. El vómito puede ayudar a reducir el efecto del envenenamiento, pero debe ser inducido por un profesional y no por los dueños.

2. Inhalación

Los perros también se pueden intoxicar al respirar los gases de ciertos productos venenosos. Esto es poco habitual, pues hace falta que se exponga durante mucho tiempo a estas toxinas. El humo, el tabaco, el gas que se usa en la cocina y el monóxido de carbono son las causas más frecuentes. En caso de que veas síntomas de intoxicación, saca a tu mascota, deja que respire aire puro y acude de inmediato al veterinario.

3. Cutánea

Esta forma es un poco más frecuente que la inhalación, pero menos usual que la oral. Se refiere al contacto y absorción de los productos tóxicos a través de la piel. En consecuencia, se suele observar inflamación, enrojecimiento y escozor como los síntomas típicos de este tipo de envenenamiento. Si detectas que esta fue la vía en que la toxina entró a su cuerpo, lava la zona con jabón y acude de inmediato al veterinario.

Causas más frecuentes de envenenamiento en perros

Los envenenamientos en los perros suceden por descuidos en el hogar. Dentro de todas las sustancias peligrosas que existen, las que más casos generan son los siguientes:

1. Medicamentos que dañan la salud de tu perro

Los síntomas de envenenamiento de mascotas pueden incluir problemas gastrointestinales y neurológicos, insuficiencia cardíaca y respiratoria, coma e incluso la muerte. Existen cientos de medicamentos prescritos que, aunque para nosotros son beneficiosos e incluso podrían salvar nuestra vida, en nuestros perros claramente pueden tener el efecto contrario



Las medicinas más comunes y dañinas para los perros son los anti-inflamatorios y analgésicos. En las mascotas, este tipo de medicamentos pueden causar úlceras estomacales e intestinales o insuficiencia renal. A corto plazo son letales y podrían generar un sufrimiento excesivo en el can.

Otros medicamentos que pueden dañar la salud de nuestro perro son las medicinas que se prescriben para controlar la presión arterial y los antidepresivos. Estos últimos pueden causar vómitos y, en los casos más graves, el síndrome serotoninérgico, una condición peligrosa que aumenta la temperatura, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y también puede ocasionar convulsiones.

2. Productos para eliminar pulgas y garrapatas

Quizás pienses que al utilizar alguno de estos productos le estás haciendo un favor a tu perro. Sin embargo, miles de animales, son envenenados cada año por ingerirlos accidentalmente. Por lo tanto, en tu casa, toma recaudo y, al igual que sucede con los niños y niñas, no los dejes al alcance de tu mascota.

3. Productos para la limpieza del hogar

Al igual que con los insecticidas, los productos de limpieza también suelen ser una de las principales causas de envenenamiento de mascotas. Al ingerir estas sustancias, los perros suelen presentar problemas en el tracto respiratorio y en el estómago.

4. Anticongelantes, disolventes de pintura y productos químicos para piscinas

Estas sustancias también pueden actuar como un veneno para perro. En las mascotas los síntomas de envenenamiento por alguno de estos químicos producen malestar estomacal, depresión y quemaduras químicas.

5. Pesticidas y raticidas.

Son productos venenosos que están diseñados para eliminar las plagas caseras más comunes del hogar. Sin embargo, suelen poseer un sabor dulce que es atractivo para los perros, lo cual los puede incitar a ingerirlos. Por lo tanto, los efectos letales impactan por completo en su organismo.

6. Alimentos nocivos para tu perro

shutterstock_64968994

 

Algunos alimentos y bebidas que son perfectamente seguros para las personas puede ser peligrosos, y a veces fatal para los perros. El chocolate es uno de ellos. Los productos elaborados con esta delicia contienen sustancias llamadas metilxantinas que, en los animales, pueden provocar vómitos y si se ingieren grandes dosis puede ocasionar hasta la muerte.

Los chocolates de color obscuro presentan gran cantidad de metilxantinas. En perros pequeños, media onza de chocolate puede ser fatal.



El café y la cafeína contienen químicos que también son peligrosos para los perros. Lo mismo sucede con el alcohol. Los síntomas de la intoxicación por alcohol en animales son similares a los de las personas, y pueden incluir vómitos, problemas respiratorios, coma y, en casos severos, la muerte.

El aguacate se podría creer que es saludable para nuestra mascota. Sin embargo, tienen una sustancia llamada persina que pueden actuar como un veneno para tu perro, causando vómitos y diarrea.

Si en la alacena de tu hogar sueles guardar uvas y pasas, escóndelas del alcance de tu perro, ya que pueden inducirle insuficiencia renal.

El xilitol también es peligroso para las mascotas. Este edulcorante se encuentra en muchos productos, incluyendo los caramelos sin azúcar. Los perros que consumen esta sustancia presentan una rápida caída de azúcar en la sangre, lo cual les origina convulsiones e insuficiencia hepática.

7. Plantas

shutterstock_185269868

Algunas plantas también pueden causar envenenamiento en perros. Entre ellas se encuentran las azaleas y rododendros. Estas plantas de pintorescas flores contienen toxinas que pueden causar vómitos, diarrea, coma e incluso la muerte.

Si tienes en tu jardín tulipanes y narcisos presta mucha atención. Las bombillas de estas plantas pueden causar serios problemas de estómago, convulsiones y aumento del ritmo cardíaco en tu perro.

¿Qué hacer en caso de envenenamiento?

Si crees que tu perro ha sido envenenado, primero trata de mantener la calma. Si bien es crucial actuar con rapidez, debes hacerlo racionalmente. En caso de que tu perro haya vomitado, recoge la muestra. Trata de mantener a tu mascota en calma, aléjala de la sustancia tóxica y acude a tu veterinario.

Ten en cuenta que recabar una muestra de la sustancia que ha ingerido la mascota es importante, pero no esencial. Así que prioriza llevar a tu perro a la clínica cuanto antes. En caso de que el tiempo de traslado sea demasiado alto, trata de comunicarte por teléfono con el especialista y pregunta las pautas para ayudar a tu amigo. Además, jamás induzcas el vómito a menos que el veterinario lo indique.

Recuerda que debes evitar administrarle cualquier remedio casero, pues podría ser contraproducente y empeorar su condición de salud. Tampoco le ofrezcas ningún tipo de comida. Si está consciente y reacciona a los estímulos, solo dale agua con ayuda de una jeringa.

Cuando la intoxicación es por inhalación, se debe sacar a la mascota a un espacio abierto. En caso de que el envenenamiento sea por vía cutánea, limpia la zona con abundante agua y cepíllala para que la sustancia se disuelva.

Si bien estos son algunos consejos para ayudar en los primeros auxilios contra el envenenamiento en perros, se debe dejar el trabajo completo a los especialistas. Así que trata de limitarte solo a seguir las instrucciones del veterinario. Y recuerda: la mejor manera de reducir las posibilidades de que tu perro sea víctima de envenenamiento es previniendo su exposición a sustancias peligrosas.

Te podría interesar...
Qué hacer en caso de envenenamiento en gatos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Qué hacer en caso de envenenamiento en gatos

En ocasiones puede producirse el envenenamiento en gatos, es decir, que sean inducidos a propósito por algunas personas que quieran deshacerse de e...



  • Hernández, P. (2012) Experiencia en el uso de trazodona en casos de ansiedad por separación en perros. Boletín de Etología AVEPA, 10, 9-11.
  • Roder, J. D. (2002). Manual de toxicología veterinaria. Multimedica Ed. Vet..

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.