El Kuvasz, un perro gigantesco

Antonia Tapia 22 junio, 2015

De origen húngaro, el Kuvasz es una de las razas más antiguas de ese país. De gran tamaño y porte elegante, su denso pelaje llama atención de más de uno. Fuerte y resistente, muchos atribuyen sus sigilosos movimientos a sus antepasados comunes con los lobos. Puede trotar varios kilómetros sin cansarse y es un compañero ideal si eres un amante de los perros.

Historia

kuvasz 2

Junto a las razas Puli y Komodor, el Kuvasz es una de las razas más viejas de Hungría. Según determinan los especialistas, es posible que este perro haya llegado con las tribus magiares que invadieron Hungría hace unos 1.200 años. No obstante, algunos historiadores sitúan su origen muchos siglos antes.  El nombre Kuvasz proviene de la palabra turca kawasz, que significa guardaespaldas.

Los canes de raza Kuvasz eran utilizados como perros de guardia, especialmente por el rey Matthias, que fue coronado en 1464. Como era de esperar, los intentos de asesinato eran comunes en la época y el  rey no podía confiar ni en su propia familia, por eso, dicen los historiadores, el soberano se sentía siempre seguro cuando su Kuvasz estaba cerca e incluso lo llevaba hasta su habitación para dormir junto a él.

Matthias, en su finca de finca de Siebenbuergen, construyó enormes perreras que albergaban cientos de estos ejemplares. Además de proteger al rey, se utilizaron para cuidar del ganado y, en ocasiones, para cazar osos y lobos. Dada su asociación con la realeza, con el correr de los siglos, esta raza se hizo muy popular.

Cuentan los historiadores que el príncipe Vlad de Valaquia, Drácula,  también recibió un cachorro de los ejemplares criados por el rey.

Tras la muerte de Matthias la raza declinó en popularidad entre las familias reales y nobles, pero continuó con su papel tradicional de proteger el ganado. A finales del siglo XIX, los criadores se interesaron en mejorar la raza y entre la década del 1920 y 1930 se convirtió en el perro de moda de Europa occidental.

Durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, al igual que muchas razas, el Kuvasz casi se extinguió. Según afirman los historiadores de la raza, la escasez de alimentos fue notoria y muchos criadores detuvieron su reproducción. Para el final de la guerra, había menos de 30 Kuvasz en Hungría. Con el paso del tiempo la raza resurgió y cobró nuevamente notoriedad.

Características del Kuvasz

kuvasz 3

  • De ojos almendrados y denso pelaje de color blanco, esta raza de perros es hermosa a la vista. Maravilloso, leal y paciente compañero, el Kuvasz fue criado para proteger a sus propietarios y puede ser distante, independiente y desconfiado con los extraños.
  • La raza Kuvasz es extremadamente inteligente, pero no son fáciles de entrenar. Su independencia feroz puede llegar a ser un reto para los grandes entrenadores. Por eso es importante que sean entrenados durante sus primeros meses de vida. Los cachorros son muy juguetones hasta que entran a la adolescencia, mientras que los adultos son tranquilos y reservados.
  • Son muy gentiles con los niños y les encanta jugar con ellos. Los perros maduros parecen entender su gran fuerza, pero los cachorros Kuvasz, al igual que los niños, a menudo no conocen sus límites, por lo que siempre se debe supervisar el juego de los cachorros con los pequeños.
  • Son perros activos por lo que un pequeño apartamento no es el mejor lugar para ellos.  Si están en espacios pequeños pueden tornarse un poco agresivos. El Kuvasz está dedicado a la protección de su familia, especialmente  de los niños. Si un miembro de la familia parece estar en peligro, él actúa por iniciativa propia.
  • En cuanto a mantenimiento, debido a su denso pelaje, debe ser cepillado, al menos, dos veces por semana. Con el cambio de estación, sobre todo en primavera y en otoño, esas necesidades se multiplican y, además, tendrás que bañarlo con frecuencia. También es necesario recortar el pelo que le crece entre los dedos  y cortarle las uñas, al menos, una vez al mes.
  • Finalmente, no olvides cepillar sus dientes, por lo menos, dos o tres veces a la semana para eliminar la acumulación de sarro y las bacterias que se esconden en su interior. Recuerda que si lo haces diario es mucho mejor, ya que de esa manera evitas el mal aliento y las enfermedades en las encías.
Te puede gustar