El idioma de los perros… ¿Entiendes a tu mascota?

Mariela Ibarra Piedrahita 26 mayo, 2015

Sientes que tu mascota y tú tenéis una mala comunicación y te gustaría acercarte mejor a él. Entender el idioma de los perros, su lenguaje, que es el instrumento que utilizan para comunicarnos sus necesidades, estado de ánimo y de salud es sumamente importante, por lo tanto te dejamos algunas recomendaciones para que puedas entender a tu mascota:

Lo primero que debes tener en mente para comprender el lenguaje de tu perro es la experiencia y la convivencia. Con el paso de los años te vas acostumbrando a ciertos hábitos que desarrolla tu perro, ya sean producto de su instinto o que los haya adquirido como característica específica de su personalidad, y puedes incluso saber qué significa cuando ladra de cierta forma, o cuando se mueve de determinada manera.

Sin embargo, existen ciertos elementos de su lenguaje que tendemos a pasar por alto y pueden indicarnos cosas importantes, así que veamos algunas de sus características más importantes:

Se comunican con todo el cuerpo

beagle ladrando

Debido a que somos seres verbalizados, a veces nos cuesta mucho detectar la importancia que tiene nuestro cuerpo en el proceso de comunicación. Gestos, vestimentas, movimientos… Todo esto está fuertemente relacionado con lo que comunicamos.

El lenguaje de los animales es,por decirlo de alguna manera, más rudimentario y para ellos tiene una gran importancia el lenguaje corporal. En el caso de los perros no solo usan la voz (ladridos, gemidos, aullidos), sino que su cuerpo es su principal vehículo de comunicación.

Algunos signos de comunicación en los perros se pueden detectar en:

  • Gesticulación: Si observas detenidamente el rostro de tu mascota, podrás darte cuenta de que este manifiesta signos de curiosidad, alegría o temor, entre una gama amplia de sentimientos a través de su gestos faciales. Por ejemplo, cuando tiene temor, sus pupilas tienden a dilatarse, y cuando está dispuesto a jugar suele mostrar una ligera sonrisa.
  • La orejas: Las orejas te pueden dar mucha información sobre lo que está pasando por la mente de tu can. Cuando presta atención a algo, tiende a levantarlas y a tratar de rastrear el origen del sonido. También las agachan en señal de sumisión o las echa hacia atrás mientras tensa el cuerpo cuando está en estado de alerta.
  • La cola: Los perros mueven el rabo por diferentes motivos, generalmente indicando estados de ánimo. Cuando está contento o ansioso la moverá con rapidez; si tiene miedo o se siente amenazado, la esconderá entre las piernas.

La vocalización

perro sonrie

Los ladridos de los perros pueden tener igualmente múltiples significados y, a través de estos, nos darán a a entender muchas de sus necesidades o su estado de ánimo.

Un perro que gruñe mientras enseña los dientes y se tensa se encuentra en posición de ataque y nos está haciendo una advertencia, así que lo mejor es alejarse de él. Si sus ladridos son altos y extasiados puede mostrar sentimientos de satisfacción, en especial, si su cuerpo permanece relajado.

Si ladra en dirección a la puerta puede indicar que alguien ha llegado, o hay algo en la calle que considera amenazante y trata de advertirte.

En general, los perros usan los tonos de los ladridos de la misma manera que nosotros usamos el tono de la voz, pudiendo expresar enojo, miedo o tristeza. Por ejemplo, un perro con temor emitirá gruñidos irregulares y algunos chillidos. Por el contrario, si está contento gruñirá en un tono bajo dejando los dientes al descubierto.

Los aullidos pueden ser señal de dolor físico, en especial cuando este llega de manera sorpresiva, por ejemplo, los cólicos. También pueden denotar miedo y ansiedad, en especial, cuando mete la cola entre las patas. Si aulla de manera entrecortada, variando el tono y alternándolo con ladridos, el perro está tratando de llamar la atención del cuidador para indicar que hay algo que considera anormal, incluso peligroso.

Los gemidos pueden ser señal de enfermedad, hambre, frío o miedo. Aunque esto es más frecuente en los cachorros, puede darse en los adultos como un acto reflejo.

Los suspiros pueden denotar placer o frustración, también son producto del aburrimiento o el cansancio físico.

Así que, ya lo sabes, entender a tu mascota no será difícil. Solo debes observar detenidamente su comportamiento y ver qué tipo de situaciones son las que generan las actitudes que desarrolla.

Te puede gustar