La dueña de Osito falleció confiando en que su familia se haría cargo de él, se enfermó y lo abandonaron

Un perrito tuvo que lidiar con la triste noticia del fallecimiento de su dueña. Nunca imaginó que luego de eso su propia familia le daría la espalda.
La dueña de Osito falleció confiando en que su familia se haría cargo de él, se enfermó y lo abandonaron

Escrito por Jhoan Adrian

Última actualización: 10 mayo, 2022

Es triste pensar que, aunque nuestras mascotas nos demuestren todo el amor y la lealtad del mundo, existan personas capaces de abandonarlos cuando más lo necesitan.

Así pasó con Osito, un perrito que, tras vivir el duelo por el fallecimiento de su dueña, fue dejado de lado por su familia. No solo tuvo que lidiar con el dolor de perder a su amada dueña, sino que sufrió también al ver como su familia lo descuidaba con el paso del tiempo. 

Su antigua dueña pensó que su familia se haría cargo de Osito cuando ya no estuviera, sin embargo luego de su muerte, su familia dejó de alimentarlo y lo dejaban horas a la intemperie. Con el paso del tiempo Osito comenzó a desarrollar un absceso que le causaba mucho dolor.

Pero al parecer, la odisea de Osito aún no había terminado. El descuido de su familia llegó a tal punto que terminó perdido en las calles. Al ser un perrito casero, no sabía como defenderse solo y terminó siendo atacado por otros perros callejeros.

Ya Osito se daba por vencido, la única persona que realmente lo había amado ya no estaba con él. Fue entonces cuando ocurrió un milagro. 

Un grupo de rescatistas de la Fundación Amigos Animalistas A.C., de Culiacán, Sinaloa, en México, lo encontraron y decidieron regalarle una segunda oportunidad. Lo llevaron al veterinario para atenderlo de inmediato y los resultados de sus exámenes eran poco alentadores. 

Además del bulto que crecía en su pierna, tenía las plaquetas muy bajas, dio positivo a hemoparásito y padecía una anemia aguda. Pero, por suerte, recibió toda la atención médica de inmediato. Además, Osito era tan buen portado que se dejó realizar todos sus tratamientos de forma tan dócil y gentil que todos en la fundación estaban encantados con su compañía.

Luego de una operación para retirar el absceso, Osito ya estaba listo para encontrar una familia que le brindara todo el amor que él estaba dispuesto a ofrecer.

Al final, no hay mal que por bien no venga. Y, aunque la familia de Osito no supo valorarlo, por fin pudo encontrar un hogar donde cada uno de sus integrantes lo aman con locura. Osito se mudó a una granja grande y ahora tiene 3 hermanos perrunos con lo que podrá jugar y revolcarse en el césped.

 

Es triste notar la falta de empatía y responsabilidad de su antigua familia que decidió abandonarlo aún sabiendo que el perrito los necesitaba. Sin embargo, aunque esta historia tiene un final feliz, no deja de resultar preocupante pues habla de una realidad en la que muchos perritos terminan.

Si ya no puedes o no quieres hacerte cargo de tu mascota, es mejor que lo ayudes a encontrar un hogar donde lo quieran y que evites abandonarlo a su propia suerte. Es injusto para estas criaturas que nos aman tanto y que terminan sufriendo por nuestras propias decisiones.