¿Debo castrar a mi perro? 

Alba Muñiz · 17 noviembre, 2016

La castración de una mascota es un tema que sigue generando dudas, muchas de ellas a causa de falsas creencias. Lo cierto es que si decides castrar a tu perro, no solo le estarás evitando problemas de salud en el futuro. También estarás contribuyendo a evitar la superpoblación, el sacrificio y el abandono de animales domésticos.

Información sobre la castración de canes

alargar-la-vida-de-los-perros

A casi nadie le gusta tener que pasar por un quirófano. Es que toda cirugía, por más sencilla que sea, implica ciertos riesgos. Este es uno de los motivos por los que muchos solemos resistirnos a la castración de los peludos.

Sin embargo, se trata de una operación que no suele presentar inconvenientes. Y los animalitos se recuperan rápidamente. Consiste en la extirpación de los testículos de los machos y de los ovarios y por lo general, el útero de las hembras.

La mayoría de los veterinarios coinciden que el momento ideal para castrar a un perro es entre los 6 y los 8 meses. A esa edad, el animal ya tiene el suficiente desarrollo físico y está en condiciones de afrontar una cirugía. Pero la clave está en que todavía no alcanzó su desarrollo sexual.

Si te estás preguntado si debes castrar a tu perro, desde Mis Animales te traemos algunas respuestas. Lo importante es que tomes una decisión en base a información certera.

Considera seriamente castrar a tu perro

Así que, salvo que tengas pensado convertirte en criador de perros, o que quieras específicamente que tu peludo tenga descendencia, ya sea para quedarte tú con los cachorros o para regalarlos a familiares o amigos que te los han pedido, lo mejor que puedes hacer es optar por castrar a tu amigo de cuatro patas.

Plantéatelo de esta manera: debes ser un dueño responsable. Si no buscas específicamente que tu mascota tenga descendencia, ¿qué harás con los perrines? La respuesta nunca debe ser el abandono. Y mucho menos el sacrificio.

Entonces, te recomendamos que te informes bien sobre el tema castración con distintos profesionales. No te quedes solo con una opinión. Puedes también consultar a personas que hayan operado a sus mascotas, para que te cuenten su experiencia.

La decisión de castrar o no a tu perro será finalmente tuya. Lo importante es que la tomes libremente y contando con información precisa y certera. Y no haciéndote eco de falsas creencias sobre el tema.

Algunos beneficios de la castración en peludos machos

Entre los beneficios de castrar a un perro macho, podemos destacar que, por lo general:

  • Su carácter no cambiará. Pero estará más tranquilo.
  • Será menos territorial y dominante. Y no se mostrará tan agresivo cuando esté con otros canes.
  • Disminuirá la posibilidad de que se escape (y se pierda o se accidente) en busca de peludas en celo.
  • Se reducirán las probabilidades de que padezca tumores en el pene y en la próstata. Y es muy probable que al llegar a la tercera edad no se orine encima.
  • Mejorará su salud (y sus expectativas de vida), ya que no sufrirá el estrés que le generan a los machos sin castrar las hembras que no están operadas.

Ventajas de castrar a una perra

Por su parte, las hembras castradas presentarán, entre otros, los siguientes beneficios:

  • No experimentarán cambios de ánimo a causa de las hormonas ni se escaparán en busca de machos.
  • Existirán menos posibilidades de que desarrollen cáncer de mama o infecciones en la zona genital.
  • No tendrán embarazos psicológicos.
  • Ya no menstruarán. Así que también te librarás de la limpieza extra que generaba esta situación.

Otros datos sobre la castración

miedo al veterinario

Lo más probable es que un animal castrado antes de su desarrollo sexual, tanto hembra como macho, se vuelva más cariñoso y amigable. Además, seguramente disminuirá su necesidad de marcar territorio con la orina.

Pero aunque existe la falsa creencia, ten presente también que tu perro no debería engordar si lo castras. Si lo ejercitas lo suficiente y le das la alimentación adecuada de acuerdo a su edad, tamaño y características -y en las cantidades que te indique el veterinario- tu mascota no tendría por qué subir de peso.

Por otra parte, si lo que te impide castrar a tu perro es una cuestión económica, ten en cuenta que existen algunos establecimientos donde las operaciones se realizan de forma gratuita o a muy bajo coste. Pide información en algún refugio o protectora.