8 cosas que debes aprender de tu perro

Yamila · 5 septiembre, 2016

Son fieles, están siempre a nuestro lado, nos tratan como si fuésemos héroes… y además nos enseñan muchas cosas a diario. En este artículo te contaremos qué cosas deberías aprender de tu perro… ¡es el mejor maestro!

Cómo aprender de tu perro a vivir

Un perro tiene una idea diferente de la vida que cualquiera de nosotros, y sin proponérselo se puede convertir en un excelente profesor. Sólo es cuestión de observarlo y de dejarnos enseñar sus principales máximas:

1. Cada día se afronta con entusiasmo

perro y familia

Tu mascota no se preocupa por el tráfico, por el clima, por el dinero o por nada… todo lo que hace lo disfruta al máximo y siempre está con una sonrisa o una buena cara. Y no le aburren o disgusta la rutina. ¿Lo has visto enojado alguna vez por ir al parque a jugar o salir de paseo contigo? ¡Es que para él cualquier plan es excelente!

2. Podemos cuidar del otro en cualquier momento

Otra buena lección que aprender de tu perro. No importa la época del año ni la hora… él siempre estará a tu lado para hacerte compañía mientras estudias, comes, miras televisión o estás en cama con gripe. Siempre tendrá tiempo para cuidarte o protegerte. ¿Tú haces lo mismo con la gente que amas? Las obligaciones cotidianas muchas veces no nos permiten hacernos un hueco para dedicar a los que nos rodean.

3. No importa si somos un desastre

Un perro que sale al parque y regresa embarrado hasta el último centímetro de piel se sentirá satisfecho, feliz y con ganas de repetir la experiencia. Si va caminando y sin querer pisa un charco con agua, sigue adelante, no se preocupa porque ya se secará. Tu mascota no intenta tener todo bajo control y disfruta de la vida tal cual es. La diversión es lo que merece la pena.

4. La relajación es vital

Otra bonita lección que aprender de tu perro. Entre los placeres de la vida para un can está dormir echado al sol o bien calentito en su cama durante el invierno. ¿Hace cuanto que no te tomas el tiempo para hacer la siesta? O siquiera para tumbarte en el sofá a leer. La relajación para un animal es una regla y no una excepción. Siempre se encuentra el tiempo para descansar y recargar energías para lo que queda del día.

5. Ser leal y feliz es una forma de vida

El perro es fiel por naturaleza, nadie se lo ha enseñado ni lo ha aprendido de los humanos o de otros animales. Sabemos que nunca nos fallará y que podemos confiar en él bajo cualquier circunstancia. A los humanos nos cuesta bastante aprender esta lección, así como también la idea de ser feliz todo el tiempo. Sin excusas para celebrar o para sonreír siempre los verás encantados con un juguete, una salida o un poco de sol que se cuela por la ventana. Nada de pensar en problemas o en cosas tristes.

6. Celebra por la comida

comida fresca para perros

¿Has visto la felicidad desmedida de un perro cuando le están sirviendo la comida o sabe que llegó su hora de la cena? Es algo difícil de entender por los humanos. ¡Si todos los días come! Es nuestra reacción a su comportamiento. Pero en realidad nuestra mascota nos está enseñando algo muy importante: ser feliz por cualquier cosa. Los detalles si que importan, ser agradecidos por aquello que nos ofrecen es fundamental para ser feliz. Por ello la próxima vez que te sientes a la mesa para el almuerzo… ¡salta de la emoción! (aunque no sea tu platito favorito).

7. El amor se demuestra

Cuando regresas a casa después de estar fuera todo el día o incluso si sales un par de horas a hacer un trámite… tu perro estará tan alegre de verte que no podrá disimularlo. Tampoco puede esconder sus sentimientos e intentará lamerte el rostro al ritmo de su cola moviéndose de aquí para allá. Es que para él no hay nada mejor que demostrar al otro cuanto lo amamos. ¡Esta lección es la más bonita de todas!

8. Ser curioso es maravillarte por la vida

Los perros son similares a los niños porque todo llama su atención. Un papel que se mueve por el viento, un insecto caminando por la acera, el ruido de una bocina en la calle… los animales quieren bucear dentro de una bolsa para saber qué hay dentro y se emocionan si encuentran un hueso que han enterrado hace años. Es momento de que tú también te detengas a observar las cosas bonitas que te rodean y te sientas maravillado por ello.