Consejos para proteger a tu gato del frío

Mariela Ibarra Piedrahita · 16 febrero, 2015

Ya sea que vivas en un lugar donde haya estaciones o se regulen por ciclos de lluvia y sequías, es importante mantener a tu mascota protegida tanto del calor como del frío. Entre otras curiosidades, los gatos son especialmente sensibles a las bajas temperaturas, por lo cual puede que notes algunos cambios en su comportamiento que lo ayudan a prepararse para las temporadas frías. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para apoyarlo durante estos periodos, así que te dejamos algunos consejos para proteger a tu gato del frío.

Lo primero que debes tener en cuenta son las condiciones especiales de tu mascota, por ejemplo, un gato que siempre permanece en casa requerirá muchas menos atenciones para protegerlo del frío que uno que se aventure a salir de vez en cuando, o si lo adoptaste de la calle, así que te dejamos primero algunas de las situaciones especiales que requerirán tu atención:

  • Cachorros o gatos prematuros. El sistema inmunológico de los gatos pequeños y jóvenes aún no está bien fortalecido y son más vulnerables a desarrollar problemas de salud relacionados con los cambios climáticos, por ejemplo resfriados o enfermedades mucho más graves, este riesgo se incrementa en los gatos prematuros. Estos necesitarán una cantidad extra de calorías en su dieta, que los ayudará a mantenerse calientes, así como mantas y otras fuentes de calor externas, aún si no han sido destetados.
  • Gatos de más de 7 años. Similar que con el caso de los gatos jóvenes, los gatos mayores tienen su sistema inmunológico debilitado, lo que los hace un poco más vulnerables y disminuye su capacidad de resistencia al frío.

compañero para tu gato 2

  • Gatos de pelo corto. Los gatos que tienen como característica el pelo corto, por ejemplo los siameses, o los gatos sin pelo, como el esfinge, serán por obvias razones más vulnerables al frío. Deberás ayudarles a través de una dieta rica en calorías y por medio de fuentes externas de calor, como abrigos o mantas. Evita que tu gato salga a la calle en temporadas de frío si tiene estas características, así evitarás que desarrolle algún problema en el sistema respiratorio.
  • Gatos enfermos. Los gatos enfermos tienen las defensas debilitadas, por lo que serán susceptibles a que los cambios de temperatura empeoren su condición. Presta atención a los gatos con problemas en las articulaciones (por ejemplo la artrosis), pues el frío les provoca dolor, o a gatos con patologías en su sistema respiratorio, renal y cardiaco.

Recomendaciones para protegerlos del frío

gato con ropa

Protege su pelaje

La principal defensa de tu gato contra el frío es su pelaje, por lo tanto mantenerlo sano será de vital importancia para las temporadas más frías. Normalmente, como parte de su preparación para estas temporadas, el gato atravesará un proceso de renovación del pelaje, además aparecerá un manto más grueso que se caerá durante el inicio de las estaciones cálidas. Así que deberás habituar a tu gato al cepillado diario, más aún si es de raza de pelo largo o de manto grueso. De esta forma evitarás que el pelo se enrede, le caiga en los ojos o se desarrolle dermatitis.

También deberás prestar atención a la salud de su piel, pues difícilmente una piel enferma podrá proporcionar las condiciones necesarias para que se realice la muda del pelaje.

Vigila su alimentación

Esto dependerá, como lo indicábamos más arriba, de ciertas condiciones de tu mascota. En general un gato que no sale de casa tiene pelaje suficiente y se encuentra sano no requerirá de un cambio en su dieta para sobrellevar las temporadas frías. Pero si es el caso contrario, deberás complementar la dieta de tu gato con alimentos que les ayuden a generar calorías y grasas, de esta manera tendrá una protección extra contra el frío. Sin embargo, debido a que los mininos reducen su actividad física para mantener alta la carga calórica, deberás evitar la sobrealimentación, pues puede desarrollar obesidad.

Algunos veterinarios recomiendan fortalecer el sistema inmunológico de los gatos a través de la ingesta de vitaminas, sin embargo, para esto deberás consultarlo con el especialista antes de suministrárselo a tu mascota.

Fuentes de energía externa

Algo que los ayudará mucho, en especial en las noches, es elevar un poco el lugar en el que duermen para alejarlos del suelo helado. También puedes usar mantas térmicas o poner bajo su colchón una bolsa de agua caliente, pero deberás vigilar la temperatura porque el exceso de calor es tan malo como el frío. Si tu gato está acostumbrado puedes ponerle un abrigo, pero vigila que no salga porque puede terminar enredado en una cerca o árbol.