Consejos para hacer fotos a tu mascota

Antonia Tapia · 6 marzo, 2015

¿Cuántas veces te ha pasado que piensas que tu mascota es tan genial que quieres hacerle una fotografía para que todos la conozcan, pero a la hora de que vas por la cámara la foto sale fatal, en general, porque tu mascota ya se movió o porque no te hizo caso? Si quieres hacer las mejores fotografías de tu perro o tu gato te damos diez imperdibles consejos para inmortalizar a tu mascota.

Relájate antes de hacer fotos a tu mascota

Las mascotas son animales muy sensibles. Si llegan a percibirte tenso o nervioso, seguro reaccionarán de la misma manera. Y no sólo será más difícil que puedas tener la fotografía que buscas, su ansiedad puede verse reflejada en la imagen. Así que relájate, toma un gran respiro y diviértete con tu amigo.

Deshazte de los elementos extras

cocker spaniel

Dale un vistazo al sitio elegido para tu sesión fotográfica. Si ves que hay revistas, tazas de café, algún papel o si estás en el jardín, elementos como cubos o mangueras, ¿realmente forman parte de la composición de la fotografía? Si la respuesta es no, es recomendable que antes de llamar al modelo, dejes la zona libre de estos elementos, si lo haces durante la sesión, tu amiguito puede distraerse o simplemente marcharse.

Enfócate en sus ojos y sus expresiones

Los ojos son la parte más expresiva del rostro de un animal. Si bien alguna posición de la boca puede acentuar las expresiones, es en los ojos en donde realmente capturarás la esencia de tu amigo. Como lo conoces desde hace tiempo, aprende a reconocer cuándo está haciendo una expresión digna de concurso.

Dispara a su nivel

Si bien hay fotografías que puedes tomar desde arriba que harán que tu mascota se vea genial, no hay nada como hacer las fotografías desde su nivel de ojos. Así que trata de mantener la cámara a la altura de su cabeza, evidentemente no es lo mismo el nivel de ojos de un Gran Danés que el de un Chihuahua o el de un gato Persa en un árbol. Prepárate para ejercitarte.

Haz algunas flexiones antes

Para lograr estas tomas increíbles te darás cuenta que en muchas ocasiones tendrás que tirarte al suelo, arrodillarte, ponerte de cuclillas o incluso, rodar. Es por eso que te sugerimos que antes de empezar a disparar hagas algunas flexiones, para que te sea más sencillo el poder adquirir la pose deseada en el menor tiempo posible, ya que el modelo suele ser inquieto y se desespera con facilidad.

Busca los lugares con la mejor luz

La luz es esencial en la fotografía, especialmente si se trata de animales. Recuerda que los ojos son la parte más expresiva de tu pequeño amigo, y capturar destellos de luces en ellos dan un toque genial a las fotografías. Procura no hacerlo en lugares muy oscuros, pues tu mascota perderá todo su encanto ante la lente. Busca un sitio donde la luz sea brillante pero que esté difuminada para crear juegos de sombras y profundidad en la escena.

Crea un concepto y previsualiza lo que quieres

foto perro 2

La mayoría de las fotos de mascotas tienen un contexto. Puede ser una sesión de fotos en la cocina, en el jardín o incluso con motivos navideños. Una vez tengas elegido el concepto imagínalo en tu cabeza y deja que tu amigo te vaya guiando.

Paga a tu modelo

Para que conserves el interés y la atención de tu amigo es necesario que lo premies durante la sesión. Los perros pueden recibir algún juguete o quizás alguna caricia. Para los gatos quizás una pluma para que juegue, algo de comida o su trapo favorito. Nadie conoce a tu amigo como tú.

Hazlo en silencio

Si te pasas dando órdenes es muy probable que tu perro se desoriente y la sesión termine mal. Los gatos, simplemente pueden cansarse e irse, así que trata de hacerlo en silencio. Utiliza tus manos o algunos objetos para atraer la atención de tu amigo. Si necesitas dar órdenes, hazlo de manera suave y no lo hagas de manera repetida.

Muévete lentamente

A menos que estés haciendo un fotorreportaje para alguna revista de fauna salvaje, no necesitarás correr o saltar. Aprende a moverte lentamente alrededor de tu mascota mientras estás fotografiándola. Esto es esencial, sobre todo en los gatos, que al más mínimo movimiento o ruido extraño, pueden cambiar radicalmente la dirección de sus orejas y ojos. Si te mueves, seguramente tu amigo te seguirá. Si no quieres que cambie de lugar, muévete muy despacio y evita el contacto con los ojos.