Consejos para que los vecinos no odien a tu perro

Alba Muñiz · 1 marzo, 2016

Aunque te cueste comprender cómo es posible que ese adorable ser de cuatro patas –y que además  es parte de tu familia– pueda fastidiar a alguna gente, siempre es bueno ponerse en el lugar del otro. Por eso es importante que tomes algunas medidas para evitar que los vecinos odien a tu perro.

Qué conductas de tu perro pueden molestar a los vecinos

perro ladrando

Si bien es cierto que hay gente muy quisquillosa que se queja de hasta el vuelo de una mosca, también es verdad que algunas conductas de tu peludo pueden generar molestias, sobre todo si vives en un edificio de muchos apartamentos. Descubre cómo lograr que no odien a tu perro por conductas como por ejemplo:

  • Ladridos excesivos, llantos, aullidos.
  • Ruidos diversos (rascar puertas, arrastrar objetos, etc.).
  • Olor a pis o a caca de can en el balcón o el patio.

Además, si tu peludo es muy sociable y la persona con la que se cruza no, también se puede generar algún conflicto en espacios comunes como las escaleras, los ascensores o el palier.

Hay conductas de tu perro, sobre todo el ladrido excesivo cuando se queda solo, que pueden ocasionar quejas en los vecinos. Así que trata de ponerte en lugar del otro y busca soluciones para estos temas. Tu peludo también te lo agradecerá.

Ponte en el lugar del otro y busca soluciones

Entonces, antes de discutir con tus vecinos y que estos odien a tu perro aún más, debes buscar soluciones.

Primero, trata de ponerte en el lugar de la persona que siente que tu mascota le ocasiona molestias.

Imagínate cómo te sentirías tú si trabajaras de noche y, cuando llegaras rendido a tu casa e intentaras conciliar el sueño, el perro de la casa de al lado comezara a ladrar y a llorar a los gritos porque se ha quedado solo.

O qué pasaría si, a la inversa, el perrín de la inquilina del apartamento de arriba extraña a su dueña -que cumple turnos nocturnos en un hospital- y se la pasa arrastrando su comedero, o vaya a saber qué cosa, y ya son las tres de la mañana, no pudiste pegar un ojo y a las 5 suena tu despertador.

Cómo evitar que los vecinos odien a tu perro

¿Pero cómo evitar conductas como, por ejemplo, el ladrido,  que no dejan de ser normales pero provocan que los vecinos odien a tu perro? Pues educándolo y tomando precauciones para reducir al máximo sus expresiones sonoras.

Cuando un can se queda solo se aburre y, sobre todo, te extraña. De allí a la angustia hay un paso. Y entonces aparecen los ladridos, los destrozos, los arañazos de puertas, etc. Y también llegan las quejas de los vecinos. Para evitarlas, ten en cuenta:

  • Pasear con tu peludo un largo rato antes de que tengas que irte a trabajar. Un perro cansado seguro dormirá una buena siesta y se olvidará, al menos por un período prolongado, de ladrar y romper cosas.
  • Dejarle algunos juguetes para que se entretenga cuando despierte. Suelen ser muy eficaces aquellos que esconden un premio comestible.
  • Pedirle a algún familiar o amigo que lo visite en algún momento del día para que se sienta más acompañado.
perro jugando

Otros consejos para que tu perro no ocasione molestias

También debes tener en cuenta cómo manejarte con tu mascota en los espacios comunes del edificio o en la vía pública.

Hay personas que le tienen miedo a los canes. Y debes respetarlas. Y si tu peludo es muy efusivo y le salta o le hace fiestas a todo el mundo, o es tranquilo pero tiene un tamaño considerable, puede llegar a intimidar a tus vecinos. Así que llévalo siempre con correa en estos lugares.

Evita también que el peludín haga sus necesidades en la puerta del vecino, o que rompa alguna planta de su jardín. Y no olvides nunca recoger sus heces.

Tampoco dejes de limpiar bien tu patio o tu balcón. Si el perrito estuvo haciendo sus necesidades por allí en tu ausencia y tú no te percatas, se pueden empezar a generar olores molestos para el vecino de al lado.

Así que ya sabes: paciencia, educación, comprensión. Palabras claves para que tu perro y tú logren una buena convivencia con los vecinos.