3 consejos para que tu gato sea más sociable

Alba Muñiz · 31 octubre, 2016

¿Tu minino se lleva bien contigo y con el resto de los habitantes humanos de la casa pero no quiere saber nada con las visitas o con otros animales? Te dejamos algunos consejos para conseguir que tu gato sea más sociable.

La paciencia como herramienta para que tu gato sea más sociable

gatos y dueños

La causa por la que tu minino tiene problemas para relacionarse con extraños es su falta de socialización a edad temprana. Es muy probable que el peludín, cuando era cachorro, no haya tenido suficiente contacto con personas ajenas a su hogar. Y tampoco suficiente relación con sus congéneres o con mascotas de otras especies.

A estas alturas te preguntarás si el problema tiene solución. La respuesta es sí. Pero debes armarte de mucha paciencia para conseguir que tu gato sea más sociable.

Así que, si quieres intentarlo, desde Mis Animales te acercamos algunos tips a seguir.

Aunque parezca difícil, no es imposible lograr que tu gato se lleve bien con las visitas y otros animales. Te contamos cómo lograrlo aunque no haya sido socializado a edad temprana. 

1-Haz que tu minino se sienta seguro

Lo primero que debes procurar es que el animal se sienta confiado en su entorno. Para conseguirlo debes mimarlo mucho y estimularlo con distintos tipos de juegos.

Así que, sin agobiarle:

  • Acarícialo
  • Háblale en tono suave y cariñoso
  • Péinalo

Por otra parte, ten muy presente que el  juego facilita que el gato sea más sociable y desarrolle aún más su curiosidad y su inteligencia natural.

Considera, además, que no todos los felinos requieren el mismo nivel de atención. Pero si lo observas con detenimiento, sabrás determinar si el animalito se siente seguro en la casa de su familia humana o debes seguir fortaleciendo el vínculo.

2-No apures ni obligues a tu gato a ser sociable con personas extrañas

Si tu gato no está lo suficiente socializado, lo más probable es que salga corriendo a esconderse a algún lugar donde se sienta seguro cuando suene el timbre o escuche voces extrañas. Lo peor que puedes hacer en estos casos es obligarlo a estar con las visitas de forma inmediata. Si le das tiempo, quizá la curiosidad haga que, más temprano que tarde, se acerque a ver quiénes son esos seres que andan por su territorio.

Si no se hace visible después de un lapso prudencial, puedes ir a buscarlo y acercarlo al lugar donde están los visitantes. Pero recuerda que los gatos detestan los sonidos fuertes y en las reuniones se suele hablar en tono alto. Y mucho peor será si entre las visitas hay niños chillones. Entonces, dale tiempo al peludo y que él decida cómo y cuándo se relacionará con las visitas.

Lo ideal es que, cada vez que recibas gente en tu casa, si el felino no acude por sus propios medios a averiguar quiénes son las personas extrañas, lo busques y lo traigas hasta el lugar de reunión. Así, poco a poco verás cómo se irá familiarizando con otros humanos y dejará de esconderse cada vez que lleguen visitas.

3-Saca a pasear a tu amigo maullador

gato con correa

Si todo marcha bien y tu gato ya no rehuye a los extraños, puedes intentar dar un paso más. ¿Qué opinas de sacar a pasear a tu gato? Es una buena opción para que explore entornos diferentes y se relacione con otras personas y mascotas. Pero debes acostumbrarlo muy paulatinamente a esta nueva rutina.

Sin embargo, tienes que saber que, a diferencia de los perros, los felinos no necesitan los paseos. Pueden vivir tranquilamente dentro de la vivienda. Eso sí, deben estar castrados.

Si tu minino se anima a la posibilidad de salir a la calle, ten presente que debes sacarlo siempre con una correa especial para gatos. De esta manera, evitarás que se escape si algo lo asusta. También debes cumplir en tiempo y forma con su calendario de vacunación. Y consulta al veterinario si debes aplicarle alguna vacuna adicional por el hecho de que el animal tenga acceso al exterior.