Cómo relajar a un perro

Alba Muñiz · 1 mayo, 2015

Sí, los perros también se estresan y sufren de nervios. Dejando de lado cuestiones puntuales como los factores genéticos, y que requerirán un tratamiento veterinario específico, las mascotas –al igual que los humanos- se alteran por cuestiones de la vida cotidiana. Y hay que buscar la forma o las técnicas para que se relaje y vuelva la armonía al hogar. Las caricias, los masajes y los paseos, pueden ser soluciones simples, económicas y efectivas.

Por qué se estresa mi perro

temblor en los perros 3

Hay distintas situaciones que pueden alterar a un animal.

  • -Los ruidos fuertes provocados por tormentas o por petardos y otros elementos de pirotecnia que se usan para determinados festejos.
  • -Las mudanzas.
  • -El alojamiento temporario en pensiones caninas cuando la familia sale de vacaciones.
  • -La llegada de un bebé al hogar.
  • -La incorporación de otra mascota a la casa.
  • -La etapa de gestación.

Ten en cuenta también que, si tú estás estresado o nervioso, puedes “contagiar” a tu perro.

Aunque no lo manifiestes con gritos y otras reacciones agresivas, recuerda que los animales son muy sensibles y tienen la capacidad de detectar estos estados y verse afectado por ellos.

Consejos para relajar a un perro

Te damos algunos consejos que de paso, servirán para que tú también te relajes, tomándote un recreo del acelere cotidiano.

Háblale con voz suave y cariñosa mientras lo acaricias.

-Siéntate con tu mascota en algún lugar tranquilo de la casa y dale un masaje. Comienza suavemente por la cabeza y las sienes, sin olvidar sus orejas y su cuello. Baja luego por su columna con la palma de la mano. También puedes masajear la base de sus patas. Además con estas prácticas le devolverás -aunque sea en parte- el contacto físico que tendría en la naturaleza con sus pares.

-Sal a caminar con él. Pero camina bastante. La idea no es que haga sus necesidades y vuelvan. Trata de ir por calles tranquilas, con poco tránsito. Y caminen despacio. El objetivo es disfrutar el paseo y despejarse un poco.

-Llévalo a un parque donde puedas sacarle la correa y esté libre para correr y jugar. De paso tú disfrutas del verde y de un poco de aire más puro. Y si él se cansa después de tanta actividad física, dormirá más tranquilo y luego despertará renovado. Y quizá tú también.

vomitos en tu perro 3

-Si vives cerca del río o del mar, anímate a llevarlo a nadar. A los perros suele encantarles el agua y recuerda que es relajante. En los últimos tiempos además, surgieron piscinas para mascotas. Si tu presupuesto lo permite, quizá sea una opción para tener en cuenta.

-Prueba también con la música. Escuchar melodías tranquilas, sobre todo clásicas, contribuirán también a su relajamiento.

-Intenta no confundirlo con actitudes contradictorias. Ponte de acuerdo con los miembros de la familia para que todos emitan el mismo tipo de señales hacia él.

Es obvio que lo ideal sería poder anticiparse y buscar la forma de evitar o atenuar el estrés, la angustia o los nervios. Pero no siempre es posible.

Ante hechos puntuales como los ruidos por el uso de fuegos artificiales en determinadas festividades, se le pueden administrar gotas sedantes. Consulta a tu veterinario sobre la dosis adecuada.

Pero otras cuestiones requerirán de mucha paciencia y de mucho amor. Porque como con las personas, no sirve tapar el síntoma sino buscar su causa y tratar de que las cosas se vayan resolviendo.

Si los problemas persisten, deberás recurrir a un veterinario para evitar consecuencias en la salud de tu mascota a largo plazo.

Quizá sea necesario que los masajes los aplique un profesional. Existen clínicas especializadas en el tema. Otros tratamientos posibles pueden buscarse en la homeopatía, las flores de Bach o la aromaterapia.

Hay medicamentos homeopáticos que resultan eficaces, carecen de efectos secundarios y no producen habituación o dependencia.

También pueden resultar de ayuda los collares y difusores de feromonas. Se ha comprobado que estas sustancias, que liberan las perras al amamantar a sus crías, provocan efectos calmantes en los canes.

Quizá debas combinar distintos tratamientos para que tu perro se tranquilice. Pero recuerda que el elemento fundamental será siempre una palabra de afecto y una caricia a tiempo.