"Es como perder a un hijo": La despidieron del trabajo por faltar luego de la muerte de su perro

Estas historias siguen demostrando que muchas personas no dimensionan lo importante que es un perro para los humanos.
"Es como perder a un hijo": La despidieron del trabajo por faltar luego de la muerte de su perro

Escrito por Nicolás Forero, 02 octubre, 2021

Última actualización: 02 octubre, 2021

En la actualidad, cuando se trata de un tema que involucra a las mascotas aún falta mucha empatía. Así lo demuestra la historia que te contamos a continuación.

Wendy O’Grady y su esposo vivieron 12 años con un labrador color chocolate llamado Zac. El animal llegó a su hogar en 2009 a brindarles compañía y felicidad, luego de que la pareja había tenido 10 abortos a lo largo de su vida.

De esa manera, el perro se encargó de entregarles un amor sincero, estar junto a ellos en todo momento y llenar un vacío emocional complejo. Además, los llenó de motivación para seguir adelante.

Todo fue felicidad durante los primeros 12 años, pues junto a Zac compartieron una gran cantidad de momentos inolvidables. Asimismo, el canino estuvo rodeado de una atención y unos cuidados incondicionales.

Labrador chocolate

No obstante, en julio de 2021 comenzó el suplicio porque se detectó que Zac padecía de un cáncer en la columna vertebral. A causa de ello, día a día tuvo que convivir en medio del decaimiento, las hospitalizaciones y los dolores intensos.

Por esa razón, cuando la pareja detectó que su amigo estaba sufriendo cada vez más, tomaron la dolorosa decisión de sacrificarlo. Pues, les partía el alma saber que Zac no se podía sentir bien en ningún momento.

El dolor de la familia

Después del sacrificio, Wendy y su pareja sintieron un dolor que aumentaba cada vez más. Tanto así que perdieron las ganas para hacer cada una de sus actividades diarias.

Wendy expresó que el dolor era tan fuerte como si hubiera perdido un hijo. Pues, consideraba que su perro era parte de su familia porque era el ser que siempre había estado dispuesto a acompañarlos y subirles en ánimo sin importar la circunstancia.

Mujer y perro cogidos de la mano.

El despido del trabajo

El luto de Wendy la llevó a faltar durante dos semanas al trabajo porque no se sentía capaz de levantarse de su cama. No era para menos, estaba convencida de que se le había desgarrado un fragmento profundo de su alma.

Sin embargo, en su trabajo no estuvieron dispuestos a entender su situación. A raíz de ello, decidieron despedirla de manera irreversible.

En ese momento, Wendy sintió una profunda decepción, pues se dio cuenta de que muchas personas no entienden lo que significa un perro para la vida de los humanos. Asimismo, expresó que estaba en desacuerdo con la decisión porque esa situación también es digna de reconocerse como un motivo de fuerza mayor.

Perro labrador durmiendo

En vista de la situación, Wendy le comunicó a todos los trabajadores del mundo que ya es momento de empezar a hablar de esos temas y respetarlos. Además, que esos hechos nunca se deben pasar por alto porque la incondicionalidad de los perros los vuelve parte de la familia.

Reflexión final

La perdida de una mascota también debe ser considerada como una calamidad doméstica. Esto debido a que se pierde un ser con el que se compartía en todo momento e irradiaba una alegría incomparable.

Las mascotas son parte de la familia porque tiene un espacio en el hogar, brindan un acompañamiento desinteresado y se convierten en parte fundamental del día a día. Además, construyen un vínculo emocional con cada uno de los integrantes de la casa.

Por esa razón, es imprescindible entender que las mascotas también causan un sinfín de sentimientos y merecen un tiempo prudente para darles el último adiós.



  • Castillo-Neyra, Ricardo, Levy, Michael Z., Náquira, Cesar, EFECTO DEL SACRIFICIO DE PERROS VAGABUNDOS EN EL CONTROL DE LA RABIA CANINA. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública [Internet]. 2016;33(4):772-779