¿Cómo lograr que el hogar sea más seguro para tu gato?

Francisco María García · 17 junio, 2016

Los gatos son animales despiertos y con mucha curiosidad, siempre listos para explorar cada rincón de nuestro hogar y descubrir nuevas cosas. Precisamente son estas cualidades las que los pueden poner en peligro. Para evitarlo, es imprescindible tener algunas precauciones para que nuestro amigo esté seguro en casa, alejando todo aquello que pueda ser arriesgado para ellos.

Por ejemplo, las plantas son un gran factor de riesgo para nuestra mascota, pues muchas de ellas resultas venenosas para el animal.

Ejemplos de elementos poco seguros en el hogar

uñas de gato

  • Algunos electrodomésticos como lavadora, secadora y lavavajillas siempre estarán con la puerta cerrada. Un gato bebé siempre querrá meterse en cuanto hueco ve, por ejemplo, en cajas. Para evitar sustos y accidentes caseros, lo mejor es mantener las puertas cerradas de estos electrodomésticos y otros por donde el minino pueda acceder.
  • Las cortinas. Nuestro gato pensará que las cortinas están ahí para que él suba por ellas. Pero las cortinas no soportarán su peso, no están preparadas para ello.
  • El tema de los cables es importante por su peligrosidad. Hay que extremar las precauciones para mantener los cables escondidos tras el sofá, sillas, muebles, etc.
  • Pequeños objetos. Los objetos pequeños resultan muy llamativos para los gatos. Es importante no llamar la atención del gato con ellos. Por ejemplo, es el caso de anillos, pequeñas joyas y objetos de valor, etc.
  • Productos de limpieza. Entre las cosas más peligrosas que un gato puede ingerir están los productos de limpieza y químicos, insecticidas, detergentes o anticongelantes, que son tóxicos para ellos. No hay que dejarlos nunca en un lugar de fácil acceso.

Algunas pautas de nuestro gato en casa

Nuestros amigos felinos no solo precisan una alimentación de calidad. Para ser felices, necesitan estar ocupados, recibir los estímulos para desarrollar su inteligencia. Aunque implican un esfuerzo adicional para nosotros, nuestro gato lo compensará con creces, con cariño y peludos arrumacos por doquier. Como sucede muchas veces, cuando se trata de los mininos, dar es recibir.

Dale espacio suficiente, pues es lo primero a considerar para conseguir que el gato casero sea feliz. Así podrá merodear en casa. Aunque el felino se adaptará muy bien a su vida en el interior del hogar, necesitará tener acceso a muchas estancias.

Camas a varias alturas. Los gatos tienen la capacidad de transformar los espacios más insospechados de la vivienda en una confortable cama felina. Sillas, cajones, el interior de un armario y hasta el lavabo pueden ser aprovechados como lecho de descanso por los inteligentes felinos.

Naturaleza muy gatuna

Los propietarios debemos comprender esta naturaleza felina para lograr que el minino sea feliz: por ello es bueno que tengan al menos dos camas. Estas deben colocarse en distintas alturas. Una de ellas podría estar en el suelo y tener un techo y tres paredes (una simple caja de cartón puede servir); la segunda cama estaría a una altura determinada, que sea accesible para el gato.

Nuestro gato necesita un arenero que se mantenga limpio, de tamaño suficiente como para permitirle estar cómodo. Además, estará colocado en una localización apartada, es decir, que le asegure intimidad. Si este cajón de arena se encuentra retirado de ventanas exteriores o cristales, aportará intimidad,  lejos de las miradas indiscretas de otros gatos o felinos ajenos a la casa.

Un balcón al exterior en cada hogar

nuevo gato en casa

La entrada de luz es importante para nuestro felino. De esta forma, una terraza o balcón seguro, protegidos con mallas que permitan la entrada de luz pero impidan que el gato se escape, extravíe o sufra un accidente, será muy gratificante para nuestro amigo, pues le proporcionará sol directo, ruidos del exterior y nuevos olores, además de la protección respecto de insectos, otros pequeños animales, etc.

El placer de la hierba

La mayoría de los gatos tienen una atracción especial hacia la hierba gatera, una planta que ofrece un aroma parecido a la menta. Con frecuencia se observa a un felino saltar o correr de un sitio a otro tras haber masticado esta planta.

Rascadores en el hogar

Un gato casero precisará rascadores donde lijar sus uñas, eliminar su estrés y dejar potentes señales visuales y olorosas al resto de felinos de la casa. Por eso es bueno disponer de rascador para sus uñas en el hogar. Puede fabricarse de forma muy sencilla.