¿Cómo hacer un masaje cardíaco a un perro?

Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
6 abril, 2019
¿Cómo es el proceso de hacer un masaje cardíaco a un perro? El primer paso sería analizar la conveniencia de esta acción. Si el animal no respira ni tiene pulso, sería el momento de la reanimación.

El primer paso para hacer un masaje cardiaco a un perro es saber identificar cuándo esta maniobra es realmente necesaria. La reanimación cardiopulmonar debe empezar inmediatamente, cuando se detecta que el perro no tiene pulso ni respiración.

No obstante, no todo animal que se encuentra inconsciente o desmayado está sufriendo una parada cardiorrespiratoria. De esa forma, se vuelve esencial aprender a detectar la falta de latidos y de respiración antes de aplicar el masaje cardiaco a un perro. A continuación, te contamos cómo hacerlo.

 ¿Cómo determinar la ausencia de pulso y respiración en los perros?

La opción más fácil y asegurada de verificar la necesidad de los masajes cardiacos es detectar la ausencia de latidos. Para ello, se debe reposar la cabeza sobre el pecho del animal y estar en total silencio para intentar escuchar los latidos.

El otro método de verificación de batimientos cardiacos se basa en directamente sentir el pulso en las patas. No obstante, resulta más complejo y no es aconsejable para personas con poca experiencia.

Después, se debe proceder para verificar si el animal presenta respiración, para lo que existen dos métodos. El primero y más simple es observar si se registran movimientos de la caja torácica. El segundo consiste en identificar si el can expele aire por la boca: hay que acercar el rostro al de animal para sentir su aliento.

En caso de que las respuestas sean negativas en ambas verificaciones, es decir, si el animal no tiene latidos ni respiración, se deben empezar inmediatamente las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Ausencia de pulso en perros

Pasos anteriores a la aplicación del masaje cardiaco a un perro

En el proceso de aplicar un masaje cardiaco a un perro, seguiremos estos tips:

  • Mantén la calma. Para aplicar correctamente el masaje de RCP, es esencial conservar la calma y concentrarse en el estado del animal. El nerviosismo es el peor enemigo al momento de prestar primeros auxilios, ya que se necesita actuar con seguridad y rapidez.
  • Se aconseja que todos los dueños conozcan y practiquen las maniobras, para estar preparados en caso de necesitar aplicarlas.
  • Verifica si hay latidos. Como hemos visto, el primer paso es verificar si el perro tiene pulsación cardíaca. Para ello, se apoya la cabeza en su pecho y se escuchan directamente los latidos del corazón.
  • Identifica si el perro respira. Si el animal no tiene batimientos, se procede a verificar si existe respiración. Se aconseja realizar las dos verificaciones –de movimientos torácicos y del aliento– para asegurar que el can no respira.
  • Empezar de inmediato las maniobras de RCP siguiendo los pasos detallados a continuación.
Ausencia de respiración en perros

Paso a paso para hacer el masaje cardiaco a un perro

Este es el proceso adecuado para aplicar el masaje cardíaco:

  • El primer paso es colocar al can acostado sobre su lado derecho (decúbito lateral), con lo que queda el lado izquierdo hacia arriba. Esta posición permite aplicar el masaje justo a la altura del corazón.
  • Antes de empezar a hacer masaje cardíaco a un perro, es esencial asegurarse de que sus vías respiratorias no estén obstruidas. Para ello, se examina la boca del can para certificar que no hayan objetos extraños o algún estrechamiento natural.
  • Tras comprobar la ausencia de obstrucciones, se puede empezar a realizar las maniobras de RCP. En primer lugar, se debe extender la cabeza del perro hacia atrás hasta que quede alineada con la línea del cuello, lo que permite que el aire ingrese fácilmente al interior del cuerpo.
  • Después, es la hora de comenzar a realizar las respiraciones artificiales, a través de movimientos fuertes y cortos. Se llena lo máximo posible a los pulmones con aire para después expelerlo de forma continua a través del hocico del can, con suficiente fuerza para que llegue hasta sus pulmones.
  • Intercaladas con las respiraciones, se realizan las compresiones pectorales, con movimientos fuertes, firmes y ritmados. Para ello, se utilizan solo las palmas de las manos: se cruza una sobre la otra, mientras se ubica una justo detrás de la articulación de su data delantera.
  • Lo ideal es mantener los codos bien estirados, y no doblarlos mientras se aplica el masaje cardiaco a un perro.
  • En los canes pequeños y gatos, se recomienda intercalar tres respiraciones con 10 compresiones. Ya en los perros medianos y grandes, se intercalan al menos 5 respiraciones con 15 compresiones.

Por último, y no menos importante, se debe destacar que el masaje cardiaco es una maniobra de urgencia que trata de recuperar las señales vitales del can. Tras conseguir que el perro recupere el pulso y la respiración, es esencial llevarlo al veterinario para constatar su estado de salud y evitar que el episodio ocurra nuevamente.

  • J.Mª Carrillo, J.J. Sopena, M. Benito. Grupo de emergencias AVEPA. REVISIÓN Y ACTUALIZACIÓN EN LA TERAPIA DE LA PARADA CARDIORRESPIRATORIA. Extraído de: https://ddd.uab.cat/pub/clivetpeqani/11307064v20n2/11307064v20n2p62.pdf
  • Dr. Enrique Ynaraja Ramírez. REANIMACION CARDIO-PULMONAR EN PERROS Y GATOS. RCP y Primeros Auxilios. Extraído de: https://tlavc-peru.org/tlavc/vista/upload/memorias/Conferencia-Veterinaria-LAVC_Ynaraja_RCP.pdf