Cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades

Existen algunos tapetes especiales para entrenamiento que absorben las evacuaciones de tu perro con facilidad. Además, tienen ciertos olores que atraen su atención e incitan que haga del baño sobre ellos.
Cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 17 diciembre, 2022

Si has tomado la decisión de adoptar un cachorro, tienes que tener claro que vas a asumir la responsabilidad de una criatura. Así que te tocará alimentarlo, jugar con él, mimarlo y sobre todo adiestrarlo. Este último punto es esencial para facilitar la convivencia con la familia, pues conlleva realizar entrenamientos clave como enseñar al cachorro a hacer sus necesidades.

Lo primero que todo cachorro debe tener claro es el lugar donde tiene que hacer sus necesidades. Así, el espacio se mantendrá limpio y te ahorrarás multitud de problemas. ¿Quieres saber cómo enseñar al cachorro a hacer sus necesidades en el sitio que tú has elegido? Sigue leyendo este espacio y pon mucha atención.

La edad adecuada para el aprendizaje

A pesar de que la recomendación siempre es que se inicie el adiestramiento lo antes posible, los cachorros no controlan bien sus esfínteres sino hasta los 3 o 4 meses de edad. Por ello, lo mejor es enseñar a tu cachorro en donde hacer sus necesidades después de que alcance dicha edad. De lo contrario, tus esfuerzos no tendrán avances por las restricciones en la biología del pequeño.



La elección del lugar para hacer sus necesidades

Hasta que le pongas las vacunas, no es conveniente que saques a tu cachorro a la calle. Por su puesto, tampoco es bueno que se relacione con otros animales fuera del hogar. Debido a ello, debes enseñarle a tu cachorro a hacer sus necesidades dentro de casa, pero siempre en el mismo sitio.

Para ello es preferible que esperes a que tu perro haga sus necesidades por primera vez en el sitio que él elija. Eso sí, se debe procurar que se encuentre alejado tanto de su comida como de su agua. Si tú consideras que está bien, es hora de que pongas en el suelo papeles de periódico y cuando estés en casa debes controlar que realice allí sus necesidades.

Algunos perros son quisquillosos

Si bien es cierto que la mayoría de los perros deciden hacer sus necesidades en donde sus tutores les enseñan, también es posible que se porten un poco más quisquillosos. Esto significa que podrían ignorar las órdenes de su familia porque no les agrada la sensación del sustrato (suelo) en sus patas. En estos casos, lo mejor que se puede hacer es ofrecerle varios sitios y observar con cuál se siente mejor.

Otra opción que se puede tomar es la de utilizar sustancias atrayentes que incentiven a los canes a hacer sus necesidades. Existen varios productos comerciales que se componen de olores o feromonas, los cuales incitan su olfato y los direccionan a puntos concretos que el tutor elige a su comodidad.

Establecer una rutina

cachorro

Piensa que los momentos más habituales en los que tu mascota va a hacer sus necesidades son: después de comer o beber, al despertarse o después de jugar, así que puedes aprovechar para controlar que las haga en el sitio elegido. Al momento de evacuar, el cachorro comienza a girar sobre sí mismo. Ese es el signo principal y deberás estar atento a él.

Por ello, procura establecer unos horarios de comida, juego o descanso. De esta manera será más fácil saber cuándo va a hacer sus necesidades y podrás enseñarle el sitio correcto.

¿Cada cuanto tiempo va un cachorro al baño?

En promedio, un cachorro pequeño (1 a 3 meses) va al baño cada hora y media. Conforme crece, este tiempo se amplía y podría oscilar entre 3 y 4 horas por evento. Esto significa que durante el día se tienen varias oportunidades para enseñar al cachorro cuál es el lugar correcto para hacer sus necesidades.

¡Ha llegado el momento de enseñar al cachorro!

Es muy importante que seas constante en el proceso de la educación, no te rindas, ya que es primordial que seas continuo en el adiestramiento. En cuanto observes que tu cachorro quiere ir al baño, debes llevarlo al punto elegido y dejarlo allí. Cuando termine debes premiarlo con una golosina o con su galleta favorita.

Si hace sus necesidades en un sitio que no es el elegido, debes decirle con un “no” rotundo que allí no se hace, y es conveniente que lo lleves a donde están los periódicos.

Algo crucial es que si has salido de casa y él ha ido al baño en el sitio equivocado, no le riñas porque no lo va a entender, hay que corregirlo en el momento. No te preocupes si no aprende rápido, piensa que es como un niño y que necesita su tiempo, tú solo necesitas paciencia y perseverancia.

No cometas el error de pegarle o castigarle ni mucho menos restregarle el hocico en sus excrementos, esto no se debe hacer bajo ningún concepto. De hecho, lo único que lograrás con esto es ponerlo nervioso y que asocie el miedo con sus evacuaciones. Por lo tanto, su entrenamiento tendrá un retroceso y será más difícil enseñar al cachorro.

Es hora del paseo

cachorro de paseo

En cuanto tu cachorro ya puede salir, es preferible que haga sus necesidades fuera de la casa, así que es hora de cambiar la zona del baño. Pero no debes quitar los periódicos hasta que tu cachorro no aprenda por completo a hacer sus necesidades al aire libre.

No pretendas que vaya al baño el primer día de salida, ya que está acostumbrado a hacerlo en el lugar elegido, tienes que procurar ser continuo. Tampoco te frustres si pasas horas en la calle y no va al baño o luego cuando llega a casa se va junto a los periódicos para hacerlo. Esto es normal y la transición toma su tiempo.

Procura elegir siempre los mismos horarios de salida. Un buen momento para salir es por la mañana en cuanto se despierte. Cuando consiga ir al baño fuera de casa debes premiarlo y decirle que lo ha hecho muy bien, él tiene que entender que ahora el sitio del baño está afuera y no dentro de la casa.

No vuelvas del paseo inmediatamente después de hacer sus necesidades, debes prolongar la salida unos minutos más. La retirada del papel de periódico debe ser progresiva. Además, no olvides recoger los excrementos con una bolsa para evitar conflictos con los peatones. Recuerda que en todo momento debes ser responsable de las evacuaciones de tu mascota.



Problemas con los esfínteres

Si después de varios intentos no te sirve el enseñar a tu cachorro en dónde hacer sus necesidades, es importante considerar que el fallo podría encontrarse en algún problema de salud. Visto de otra forma, es posible que tu mascota sea incapaz de controlar su micción no por falta de pericia o inteligencia, sino porque padece alguna enfermedad que se lo impide.

Existen varias patologías que afectan al riñón y a la vejiga, los cuales ocasionan cierta sensibilidad y mal funcionamiento de los esfínteres (músculos que controlan la salida de orina). Sin embargo, la mayoría se acompaña con síntomas adicionales como fiebre, falta de apetito, falta de energía, dolor en región ventral y apatía. Por ello, si observas algún comportamiento raro, no dudes en acudir al veterinario de inmediato.

Consejos adicionales

Existen varios consejos útiles que podrían ayudarte a mejorar la eficacia del tratamiento. La siguiente lista contiene algunos de ellos:

  • Limpia bien la zona en donde se equivoque. Cuando orinan, los cachorros sueltan ciertos componentes que dejan un olor penetrante y que usan como marcaje. Si no limpias bien la zona en donde se equivoca, la siguiente ocasión que tenga ganas de ir al baño, el olor lo hará sentirse tentado a defecar u orinar de nuevo en la misma zona.
  • Utiliza repelentes naturales o comerciales. Si no logras que tu can haga del baño en otro lugar, puedes emplear ciertos olores como el de la pimienta y aplicar un poco en la zona. Al ser un aroma penetrante, tu mascota evitará acercarse y así lograrás que vuelva a hacerse del baño en el mismo sitio. También existen repelentes comerciales que cumplen la misma función.
  • Limpia con limpiadores enzimáticos. Estos productos comerciales suelen ser un poco costosos, pero limpian muy bien la zona del baño y eliminan los olores de manera eficaz. De esta forma, evitas que los perros vuelvan a evacuar en el mismo sitio y los ayudas a corregirse.
  • Toma unos periódicos sucios y ponlos en el nuevo sitio del baño. Cuando quieras cambiar su espacio de baño, una buena estrategia es usar los papeles sucios y ponerlos en el nuevo sitio para que tu mascota se sienta atraída por el olor. De esta manera, incentivas su olfato y reduces el tiempo de la transición.
  • Inicia con el adiestramiento general. El entrenamiento canino ayudará a reforzar la atención de los cachorros para que logren acatar mejor las órdenes.

Como te podrás dar cuenta, enseñar a un cachorro a hacer sus necesidades es bastante sencillo de lograr, pero requiere de mucho compromiso y constancia. En general, el adiestramiento de un can mantiene las mismas pautas generales, por lo que esta es una buena manera de acostumbrarte a educarlos y comenzar su vida juntos.

Te podría interesar...
La importancia del adiestramiento y educación en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La importancia del adiestramiento y educación en perros

El educador canino es una figura que empieza a cobrar popularidad. ¿Cuál es la importancia del adiestramiento y educación en perros?




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.