Cómo elegir el comedero de tu perro en función de sus características físicas

Alba Muñiz · 12 agosto, 2015

Elegir el comedero de tu perro no es un tema menor aunque a veces no se le preste la atención que merece el tema. Y, como no todos los canes tienen las mismas características físicas, son los cuencos los que deben adaptarse a ellos y no al revés.

Cuestión de tamaño y de altura

Partamos de la siguiente base: lo más importante es la comida que contiene el comedero, que debe ser de calidad y adecuada a la edad, tamaño y características específicas de tu mascota. A partir de allí, podemos señalar algo que parece obvio pero nunca está de más decirlo. Más allá del material del que esté hecho el comedero, los perros grandes necesitan cuencos grandes y los pequeños, cuencos pequeños. Después entran a jugar otros factores, como la altura y el formato indicado para cada animal. Y sin olvidar que en este tema también se encuentran los intereses de los fabricantes por venderte estos recipientes, más allá de que lo necesite o no tu mascota en realidad.

Información sobre comederos elevados

perro no quiere comer
Los cuencos elevados son ideales para:

  •  Animales grandes y altos
  • Perros que estén recuperándose de una cirugía
  • Canes a los que le falte alguna patita
  • Mascotas de edad avanzada, con artritis o que presenten esófago ancho

Sus defensores señalan que son más cómodos y saludables, ya que nuestros amigos peludos no tienen que agachar la cabeza hasta el suelo para alimentarse. Entre sus beneficios, destacan:

  • Disminuyen el estrés.
  • Favorecen una mejor digestión.
  • Posibilitan que el alimento sea tragado de una manera más fácil.
  • Evitan una presión mayor en cuello, espalda, piernas y articulaciones.

Ten presente que debes medir bien la altura de tu mascota antes de comprar un cuenco elevado. Para ello, debes tomar como referencia el punto más alto de los omóplatos de tu perro. A esta medida, quítale 15 centímetros. Si tu perrín es pequeño, descuenta solo 10. Esa es la altura del comedero que necesitas.

A cada perro su comedero

Más allá de la altura, te contamos otras opciones a la hora de elegir el comedero de tu perro, de acuerdo a sus particularidades físicas.

 Comederos en forma de cono

Pensados para evitar que los canes de orejas largas se las manchen o mojen al comer o tomar agua. Por tal motivo, poseen lados empinados y abertura estrecha.

 Comederos poco profundos

Recomendados para perros de de nariz chata y para cachorros, ya que les permite llegar con más facilidad al alimento, quitando tensión en sus gargantas y cuellos.

 Comederos profundos

Ideados para animales de hocico largo, para que cuenten con más espacio para su nariz y boca, facilitando su acceso a la comida.

Otras opciones para elegir el comedero de tu perro

perro no come
Si tu perrito es un glotón, o come a gran velocidad, considera utilizar un comedero lento. Se trata de cuencos con barreras que dificultan el acceso a la comida y que posibilitan así que el animal se alimente más despacio. De esta manera, tu mascota mejorará la digestión y la absorción de nutrientes. Además, en estos casos debes elegir recipientes con bordes superiores elevados y con un borde inferior recubierto de algún material antideslizante. Todo para evitar que tu can desperdigue la comida y arrastre su comedero en su afanosa tarea de alimentarse. Por otra parte, si tu ritmo de vida no te permite ocuparte debidamente de la alimentación de tu amigo de cuatro patas, puedes considerar la posibilidad de contar con comederos automáticos. Solo debes elegir uno de acuerdo al tamaño del perro y programarlo para que dispense el alimento en cantidades y horarios determinados.

 Antes de comprar un cuenco, también consulta al veterinario

La elección de un comedero adecuado puede ayudar también a resolver el tema de animales mañosos a la hora de alimentarse. De todas formas, antes de adquirir recipientes para la comida y el agua de tu mascota, no te guíes solo por las indicaciones del fabricante o del vendedor de artículos para animales domésticos. Consulta primero al veterinario. Un buen profesional, seguramente sabrá indicarte qué es lo que tu mascota necesita realmente, de acuerdo a sus características físicas y a los inconvenientes de salud que pueda llegar a presentar.