Cómo dar pastillas a tu perro

Antonia Tapia · 25 marzo, 2015

La mayoría de los perros son muy reacios a tomar pastillas, sobre todo si las píldoras son grandes, huelen mal o tienen que masticarlas. En ese sentido, es muy común que algunos animales se resistan y se nieguen a todo tipo de medicamentos.  Por eso, para que no se pongan nerviosos, a continuación compartimos algunos trucos para que puedas darle las pastillas a tu perro.

Tips para dar pastillas a tu perro

fiebre perro 2

Si tienes que darle pastillas a tu perro, siempre que sea posible, escoge aquellos medicamentos que sean masticables. Algunos suelen tener sabores, no tan desagradables para ellos. De hecho,  los animales, en esos casos, suelen interpretar que lo que están dando son golosinas.

Otra opción es colocar los medicamentos de tu perro en su comida. Es probable que ni siquiera pueda notar que la píldora está allí. Si  alimentas a tu mascota con croquetas, agrega una pequeña cantidad de alimento enlatado y coloca dentro su pastilla. Para que sea más sencillo, aplasta un poco el medicamento  y mézclalo.

Si los anteriores trucos no te resultan, puedes probar con un delicioso juego. Los perros, sin duda, disfrutan capturando sus golosinas.¿Y si te vales de este comportamiento para darle su pastilla?  Para engañarlo, coge un puñado de “dulces” y tíraselos a tu perro, uno después de otro. En medio de ellos, coloca la píldora.  Quizás él piense que está atrapando una delicia, no se resiste y la trague sin inconvenientes.

Recuerda, para evitar que tu perro se estrese, lo mejor es utilizar alguno de estos procedimientos. Sin embargo, si estos fallan, tendrás que abrir la boca de su perro e insertar la píldora directamente. Pero recuerda, antes de empezar, consigue un sabroso manjar para tu pequeño amigo y mantenlo dentro de su alcance,  ya que después de un momento tan invasivo, nada mejor que un rico obsequio.

¿Probaste recubrir el medicamento? Algunas medicinas suelen ser muy amargas. En las tiendas de animales puedes conseguir cápsulas de gel que sirven para recubrir las pastillas. De esa manera, tu mascota no sentirá un sabor tan desagradable.

Aprovecha cuando tu perro se distrae. Algunos veterinarios conductistas sugieren que el mejor momento para darle la pastilla a tu perro es cuando él no te está prestando atención. Si tu mascota está distraída; toma su píldora, abre su boca y colócala en su lengua. La idea es que todas esas acciones se hagan en un par de segundos, de manera que no tenga tiempo de darse cuenta. ¿Te animas a hacerlo?

Por otro lado, si tu perro requiere medicación diaria seguramente se resistirá. Posiblemente, cuando vea que llegas con su medicina, salga corriendo y se esconda. Para evitar problemas, lo más efectivo es que le enseñes a tu mascota cómo debe hacer para tragar su pastilla. Y para ello, nada mejor que utilizar un poco de comida.

Corta pequeños trozos de carne o carne molida de res o de pollo. Para que el animal tome su pastilla, créale el hábito. Puedes hacer pequeñas bolitas y entrégaselas como si fueran una píldora.  Repite el ejercicio 10 ó 20 veces y practica dos o tres veces al día. Con el tiempo, tu perro esperará que le coloques cosas en la boca y será menos probable que se estrese.

¿Cómo  hacer para que tome su pastilla?

perro veterinaria

Para que tu perro tome su pastilla, sostenla con los dedos. Coloca la mano en la mandíbula inferior de tu mascota y la otra mano en su mandíbula superior. Levanta su cabeza hacia el techo.

Abre la boca de tu mascota, coloca la pastilla en la lengua de tu perro y luego, rápidamente retira tu mano, mientras cierra la mandíbula. El movimiento que debes lograr es similar a cuando alimentas a un bebé con bolitas de pan húmedo

Sigue manteniendo las mandíbulas de tu perro cerradas. Con una mano mantén su nariz apuntando hacia el techo, mientras que con la otra  frota suavemente la garganta hacia abajo para animarle a tragar. Tan pronto como pienses que tu mascota ha tragado la píldora, ofrécele un sabroso manjar.

Luego de que comprobaste que ya tomó su medicamento, obsérvalo un par de minutos, ya que algunos perros aprenden a mantener la píldora en su boca y, luego, cuando no estás prestando atención, suelen escupirla.