Cómo adiestrar a un perro de raza Labrador

Lo primero que debes tener en cuenta al momento de iniciar el proceso de entrenamiento de un perro es que no se entrena una raza específica, las técnicas de adiestramiento se aplican a todos los canes en general. Sin embargo, se tienen en cuenta aspectos como su tendencia a desarrollar actitudes nerviosas, agresivas, compulsivas, etc; su predisposición a enfermedades o la estructura ósea y muscular. Así que te daremos algunos consejos para facilitar el poder adiestrar a un perro de raza labrador.

Los labradores retriever son excelentes perro de familia, pues al ser criados originalmente para la caza, tienen una buena actitud para el trabajo, gozan de un carácter noble, son muy inteligentes, además de asumir un rol de sumisión dentro de la jerarquía familiar. Estas características facilitan el entrenamiento de obediencia. Por ejemplo, debido a que sus tiempos de respuesta a las instrucciones de sus cuidadores es más corto, motivo por el cual aprende muy rápido.

A pesar de las ventajas que presenta esta raza frente el adiestramiento, requiere que este proceso sea riguroso, pues es reconocido por ser un perro muy enérgico que puede llegar a adoptar conductas destructivas si no se lo ejercita lo suficiente. Igualmente llega a padecer de ansiedad por separación si su dueño se ausenta durante periodos muy largos y, siendo un perro sumamente fuerte, puede llegar a lastimar a personas u animales de manera accidental, si no se le enseña a controlar las muestras de afecto. Así que el entrenamiento es fundamental en esta raza, no solo para evitar los problemas de conducta, sino también las situaciones que pueden afectar la salud, como lo es la ingesta compulsiva de objetos no comestibles o la depresión.

1.- El entrenamiento debe realizarse desde cachorro

labrador

No es que un labrador adulto no pueda educarse, los perros en general aprenden cosas constantemente durante el tiempo que permanecen con vida. Sin embargo, es mucho más fácil educar al cachorro, que corregir hábitos en el adulto. Usualmente el entrenamiento de los labradores inicia después del destete, o en el momento preciso en que se ingresa al cachorro en el hogar.

Es fundamental que los labradores aprendan desde pequeños a no saltar sobre las personas, de cachorros pueden verse muy tiernos y graciosos, pero tener un perro de casi 50 kilos saltando sobre ti, no será para nada divertido, además puede ser peligroso.

2.- La socialización es importante

Los labradores no son perros con tendencias agresivas, pero al tener un pasado como perro recolector de presas, tiene la debilidad de perseguir animales más pequeños, ya sean otros perros, gatos o aves. El socializar le ayudará a controlar en cierta medida su instinto de presa, además debes enseñarle a responder cuando lo llames y a obedecer a los comandos de voz.

La socialización debe darse cuando el cachorro complete su cuadro de vacunación, de otra forma es vulnerable a contraer enfermedades que pueden poner en riesgo su vida.

Recuerda que la socialización involucra también el contacto con otras personas diferentes a las de tu círculo familiar, de esta manera no tendrás inconvenientes en el momento de invitar nuevos amigos a casa.

3.- Delimitar espacios y actitudes

labrador retriever 2

A través de diferentes métodos de entrenamiento, tu labrador debe saber lo que le es y lo que no le es permitido, a qué lugares tiene acceso y en qué momentos. Además de saber con qué objetos puede interactuar. Esto es fundamental para lograr una sana convivencia con tu mascota, que evitará que interactúe con objetos peligrosos o que haga sus necesidades donde no debe.

El labrador no es un perro muy dominante, pero debe quedar claro que tú eres el alfa. Esta es una raza muy receptiva a las caricias, así que si lo tratas con disciplina, amor y respeto tendrás tu puesto asegurado dentro de la jerarquía del hogar.

4.- El ejercicio es fundamental

Esta raza es hiperactiva y demandará de su dueño mucha energía. Para controlar el carácter entusiasta tan extremo del labrador, debes ejercitarlo varias veces al día. Si tienes la posibilidad de llevarlo a la playa o a un lago sería ideal, a los labradores les encanta nadar. Tener un labrador adecuadamente ejercitado le permitirá estar concentrado durante mayor tiempo en los procesos de adiestramiento y aprenderá más rápido.

Categorías: Adiestramiento Etiquetas:
Te puede gustar