La colaboración ciudadana en el maltrato a animales

22 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
La colaboración ciudadana puede ser muy eficaz en la lucha contra el maltrato a animales. Hay muchas medidas que se pueden tomar para evitar que determinadas situaciones se sigan produciendo; te las contamos a continuación.

El maltrato a animales consiste, de manera general, en todo aquello que les produzca daño y sufrimiento, lo que se constituye en un grave problema social que sirve como indicativo del nivel educativo y cultural de una nación. El desarrollo de una sociedad no solo se mide a través de índices macroeconómicos; también se centra en la condición ‘humana’ de sus habitantes y esta es un reflejo de falta de conciencia, como es precisamente el crecimiento de la violencia. 

Esta situación afecta no solo a mascotas domésticas, sino también a los que son salvajes. Numerosas especies han sido llevadas al exterminio gracias a la cacería ‘deportiva’ indiscriminada. Algunos son exhibidos en circos o zoológicos, lejos de un espíritu de conservación, sino como simple negocio. 

Las formas en las que la violencia se manifiesta son muy variadas. Incluye actividades que se consideran tradicionales y que están permitidas en las leyes. Es el caso de las peleas de gallos y otras muchas actividades incluidas en las fiestas populares de numerosos municipios.

Cómo evitar el maltrato a animales

Lo primero que se debe hacer es conocer todo lo que se puede considerar como maltrato a animales. A continuación, hay que precisar a nivel individual y grupal lo que se puede hacer para corregir esta situación. Por último, hay que estar atentos y activos para fomentar el nivel de conciencia que implica la responsabilidad de cuidar y defender a todos los seres vivos. Hay muchas formas puntuales de colaborar para exterminar este terrible flagelo:

La denuncia

Es importante que se recopilen todas las pruebas que acrediten un hecho punible y que, además, permitan adjudicar la autoría. Pueden ser vídeos, testimonios orales o escritos, fotografías e informes veterinarios, entre muchas otras. Para completar esta fase, lo ideal es redactar un informe que sistematice todos los detalles relacionados con el caso.

Lo que sigue es comparecer ante las entidades competentes como la policía local, Guardia Civil, autoridades municipales o instancias judiciales con jurisprudencia en este tipo de delitos. Un organismo clave en España es el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA); se trata de una sección de la Guardia Civil, cuya labor es velar por la conservación de todos los recursos naturales.

Perro triste tumbado en el suelo

Apoyarse en las ONG

Es igualmente válido acudir a asociaciones civiles centradas en la defensa de los animales. Se trata de instituciones no gubernamentales, y en la mayor parte de los casos sin ánimo de lucro, que cuentan con equipos legales para orientar a todas las personas que decidan presentar denuncias relacionadas. 

Es fundamental no quedarse solo con denunciar. Para que este tipo de situaciones dejen de formar parte de la cotidianidad, se debe hacer seguimiento y exigir a las autoridades competentes sanciones apegadas a la ley. En algunos casos también es necesario impulsar reformas legislativas que eliminen algunos vacíos legales que, directa o indirectamente, terminan por favorecer el maltrato a animales.

Sembrando conciencia para evitar el maltrato a animales

Algunas personas que presencian situaciones donde un animal sufre abandono o cualquier trato vejatorio no ven nada extraño en ello. Esto sucede porque lo tienen normalizado. ¿Cómo contribuir a fomentar un cambio de actitud? Informando e integrando a otros en actividades de salvamento y sensibilizando sobre sufrimiento de los animales. Hay asociaciones y grupos que pueden facilitar esta labor en la comunidad, escuelas o parques.

Lo más importante es actuar desde el hogar: enseñar a los niños, niñas y adolescentes que las mascotas no son objetos o juguetes, sino seres vivos sensibles, así como conocer y respetar sus formas de vida y costumbres.

Niño juega con rottweiler

La cibercrueldad también utiliza animales

Las redes sociales y las demás plataformas que han surgido con la digitalización de las comunicaciones han servido para masificar la información y los conocimientos. También sirven para crear nuevas vías de comunicación y que las distancias geográficas no sean impedimento para que familiares y amigos se mantengan en contacto. Lamentablemente, también han servido para muchas cosas malas: es el caso de la cibercrueldad.

El maltrato a animales no ha escapado de esta situación de la actualidad digital. Youtube es una de las plataformas más utilizadas por los ‘comerciantes de la perversión’, por lo que denunciarlos obligará a la empresa a actuar y retirar estos contenidos. 

Igualmente, es conveniente llevar este tipo de casos a los organismos competentes en supervisar y regular los contenidos digitales. No es difícil recabar las pruebas: es necesario que sean puestos a disposición judicial para combatir un tema igual de dañino: la impunidad.

  • Paula Calvo Soler. Universidad Autónoma de Barcelona. Vínculo entre el ser humano y los animales. Extraído de: https://ddd.uab.cat/pub/tesis/2017/hdl_10803_454806/pcs1de1.pdf
  • Liftingroup.com. 2014. Estudio animales en Internet. Extraído de: https://www.liftingroup.com/pdf/estudio-sector-mascotas-internet-2014.pdf