Bo y Sunny, los perros de Obama

Francisco María García 28 noviembre, 2016

Aunque por poco tiempo, porque la presidencia americana se renueva, hace muy poco que ha entrado un nuevo inquilino a la Casa Blanca. Se trata de Sunny. Vamos a conocer hoy a los perros de Obama.

El cachorro, peinado y arreglado, se une a Bo, que llegó en 2009. Es probable que junto  a su nuevo “hermano” haga la compañía al presidente en el Despacho Oval y en sus paseos nocturnos.

En su momento, la llegada de Bo a la Casa Blanca supuso la mayor campaña publicitaria para esta raza de perros famosos en EEUU desde su introducción en la década de los 60.

Perros famosos: Bo y Sunny, los perros de Obama

Durante estos años han sido las mascotas más conocidas en todo Estados Unidos. Se llaman Bo y Sunny, y son los dos Perros de Agua Portugueses de la familia Obama.

Eligieron esta raza porque Malia, una de las hijas de Obama, tiene alergia. Estos canes son muy indicados para esos casos.

Se diferencian muy bien porque la tripa y las patas de Bo las tiene blancas, a diferencia de Sunny, que tiene todo el pelaje negro. Eso sí, ambos tienen unos rizos envidiables. Bo fue un regalo

Felicitan a la gente las fiestas

En Estados Unidos todos les adoran. Entre otras cosas están encantados de que participen en las felicitaciones navideñas o de Pascua. Y es que son dos miembros famosos más de la familia.

Cuando la apretada agenda de presidente de Estados Unidos se lo permite, Barack Obama sale a pasear por los jardines de la Casa Blanca con sus perros. En algunos momentos les ha dejado acompañarle en el despacho oval.

Dos peludas estrellas mediáticas

Pero hay más. Además de participar en cómics y algunos programas de televisión, los perros de Obama, Bo y Sunny, son el patrocinio ideal de las buenas obras de Obama.

Los dos perros son adorables. Y es que con esa belleza que tienen es difícil no caer rendido ante todo lo que ellos participen.

Si empieza a mejorar los recursos de agua de Estados Unidos, ahí está uno de sus perros para trabajar por la causa a través de vídeos en las redes sociales. Si hay que encontrarse con militares o sus familias, ahí que van Bo y Sunny

La apretada agenda de Bo y Sunny, los perros de Obama

Aunque la vida de un perro puede llegar a ser algo monótona, para Bo y Sunny, los canes de Obama, su día a día está lleno de aventuras y compromisos. Estos dos peludos de agua portugueses hacen más que comer y dormir.

Bo, con su pecho blanco y patas delanteras del mismo color, y Sunny, completamente negro, son los embajadores caninos de la Casa Blanca. Y son igual de populares que sus habitantes.

Los animales son tan conocidos que tienen establecidos unos horarios y una agenda. Como decía Michelle Obama, Bo y Sunny tienen seguidores: “Todo el mundo quiere verlos y tomarles fotos”, dijo la Primera Dama. “Recibí un memorándum a principios de mes con una petición de sus horarios y tengo que aprobar sus presentaciones”.

Algunas tareas peculiares

El mayor de la pareja canina tiene una importante tarea: ayudar a Dale Haney, jardinero en jefe de la residencia presidencial, en sus recorridos por los jardines de la propiedad, considerados como un parque nacional.

La señora Obama ha dicho: “Él sale cada mañana y va con Dale y está con todos los chicos que trabajan en el parque. Y lo verás por ahí, caminando y acercándose a todas las plantas. Creo que él piensa que en verdad tiene un trabajo, se lo toma muy en serio… Por ejemplo si salgo y lo veo, él hace que me ignora porque está con ‘su equipo de trabajo’”.

Riesgo de secuestro

Bo y Sunny son tan queridos y apreciados por los miembros de la Casa Blanca que en enero de este año se activaron las alarmas, pues un hombre tenía planes de secuestrarlos. El Servicio Secreto detuvo en Washington a un sujeto de Dakota del Norte que buscaba llevarse por la fuerza a las mascotas famosas.

Unos excelentes nadadores

Los perros de agua han sido históricamente considerados grandes nadadores. Son usados para salvamento marítimo gracias a sus amplias pezuñas.

Esta raza se ha utilizado por los pescadores en Portugal como compañero. También como perro guardián. Los canes trabajaban en la cría de peces, la recuperación de las redes pérdidas o rotas, e incluso como mensajeros caninos de buque a tierra.

Fuente de las imagen: www.nationalgeographic.es

Te puede gustar