5 beneficios de tener una mascota para tu salud mental

Alba Muñiz · 2 mayo, 2016

Cuando elegimos tener una mascota seguramente no lo hacemos pensando en los beneficios que nos puede traer. Sin embargo, de forma constante se publican estudios que confirman que convivir con ellas nos ayuda de diversas formas en todas las etapas de la existencia. Hoy te contamos lo bueno que resulta para tu salud mental el hecho de compartir tu hogar con un animalito de compañía.

Lo bueno de tener una mascota es…

cachorro, un nuevo amigo

Empecemos por hacer un listado de las cosas buenas que una mascota nos brinda a diario. Por ejemplo:

  • Nos hacen saber cuánto nos quieren de forma permanente.
  • No nos juzgan por nuestros actos ni cuestionan nuestros errores.
  • No se burlan ni se ríen de nosotros.
  • No nos discriminan por nuestro aspecto físico o por alguna capacidad diferente que tengamos.

Agrega tú los ítems que te parezcan pertinentes. Pero en este pequeño catálogo es posible vislumbrar que, al no vernos con ojos humanos, los animales encuentran la clave para ayudarnos a ser mejores personas.

A continuación, te detallamos 5 beneficios que aporta a tu salud mental el hecho de tener una mascota.

Tener una mascota trae un gran número de beneficios, entre ellos los relacionados con la salud mental: alivian la soledad, el estrés y la depresión, estimulan la vida social y nos vuelven seres más responsables y felices.

1-Alejan los sentimientos de soledad

Para las personas que viven o pasan mucho tiempo solas, contar con la compañía de un animal las hace sentir más seguras de sí mismas y, además, más protegidas.

Es que, aunque no hablen nuestro idioma, las mascotas estimulan la comunicación y el contacto. Solo es cuestión de prestarles atención y decodificar su lenguaje. O quizá alcance con una buena sesión de caricias para alejar cualquier atisbo de soledad.

2-Alivian los estados depresivos

Cuando alguien se deprime, suele perder el deseo de relacionarse con su entorno en cualquiera de sus formas. Pero, al tener una mascota, seguramente primará la responsabilidad sobre la depresión. Es que a los animales hay que alimentarlos, pasearlos y una larga serie de etcéteras.

Además, abrazar a un amigo peludo suele ser una gran medicina para mejorar cualquier estado depresivo.

3-Disminuyen el estrés

Nada mejor que dedicarle un rato a tu mascota después de una jornada en que el estrés te desbordó. Un largo y distendido paseo, o una buena sesión de juegos o de caricias son el mejor antídoto contra este mal de nuestros días.

Así que aprende de tu amigo peludo y encuentra un momento cada día para relajarte junto a él. Verás que los resultados son sorprendentes. Mucho mejor que cualquier tratamiento convencional.

4-Nos vuelven más responsables

Desde niños, el hecho de tener una mascota nos hace personas más responsables.

Saber que otro ser depende de nosotros y que, además de disfrutar de su compañía debemos hacernos cargo de cuidarlo de la mejor manera posible, nos “entrena” para ejercer la responsabilidad en todos los órdenes de la vida.

5-Enriquecen la vida social

Los dueños de perros saben que el momento del paseo resulta ideal para conocer gente. Pueden surgir nuevas amistades, encontrar una pareja o simplemente tener una conversación amable con un desconocido.

Además, más allá de los paseos, las mascotas siempre suelen ser una buen tema para charlar en cualquier reunión, e incluso son una excelente excusa para empezar a comunicarnos a través de las redes sociales.

Tener una mascota nos hace más felices

gato persona

Como una forma de englobar los puntos anteriores, podemos concluir que una mascota nos hace más felices.

Para explicarlo hay que recurrir a términos que quizá resulten demasiado “científicos”. Es que compartir un buen momento con nuestros amigos no humanos implica que aumenten nuestros niveles de oxitocina y se estimulen la producción de serotonina y dopamina. En cambio, provoca que disminuyan los niveles de cortisol.

Esta combinación, además de contribuir a que se alejen el estrés y la depresión, sencillamente incrementa nuestros sentimientos de felicidad.

Pero a lo mejor no hace falta utilizar toda esta terminología para decirte lo que ya sabes. Si una mascota forma parte de tu vida, seguramente eres una persona feliz.