Así afectan a los animales los superestímulos

Los superestímulos o estímulos supernormales pueden aparecer de forma natural o artificial (por el hombre). Ambos tienen el mismo efecto, evitar la respuesta normal y ocasionar una reacción exagerada que conlleva varios perjuicios para los animales.
Así afectan a los animales los superestímulos
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 22 enero, 2023

Los seres vivos perciben su entorno por medio de las señales que detectan sus órganos sensoriales. Estos estímulos les permiten interpretar su ambiente y organizar una respuesta adecuada a cada escenario. Sin embargo, todo depende de su intensidad, pues si son excesivos (superestímulos) podrían ocasionar una reacción inesperada e igual de desmesurada.

Los superestímulos pueden afectar a diferentes especies animales, incluido al humano. Por ello, es interesante conocer cuáles son sus posibles efectos y consecuencias en la vida diaria. Sigue leyendo este espacio y descubre más sobre este tema.

¿Qué es un estímulo?

Un estímulo es una señal interna o externa que es perceptible por los sentidos naturales de los animales. Su función principal es la de ofrecer información sobre el entorno que rodea al organismo, de manera que sea capaz de actuar de la mejor manera para asegurar su supervivencia.

El tipo de respuesta varía conforme aumenta o disminuye la intensidad del estímulo. Esto significa que los animales tienen cierto grado de adaptabilidad que les permite afrontar las condiciones variables de su entorno. Sin embargo, algunas especies valoran más los estímulos fuertes, lo que puede generar conflictos si se exponen a los denominados superestímulos.

Gatito lamiendo a su dueño.

¿Qué es un superestímulo?

Como su nombre hace referencia, los superestímulos son aquellos estímulos que sobrepasan la intensidad normal de ciertos eventos. A su vez, estos producen una respuesta exagerada que puede o no afectar a los animales.

Por ejemplo, la abeja melífera (Apis mellifera) se siente atraída a las flores con polen porque estas estimulan su visión a través de los colores. Sin embargo, si se coloca un objeto que emita coloraciones más llamativas en longitudes de onda ultravioleta (superestímulo), es seguro que lo prefiera, incluso si no se trata de una flor.

Aunque la preferencia por los estímulos más fuertes tiene una función adaptativa, esto solo aplica cuando el entorno se encuentra sometido a la misma presión evolutiva. En el caso de las abejas, las flores con colores llamativos tienen mejores recompensas para sus polinizadores, por lo que es normal que algunas sean más atractivas que otras.

El problema aparece cuando el entorno cambia de manera drástica (destrucción de hábitats, especies invasoras, etc.) y surgen uno o varios superestímulos que entorpecen la percepción de la abeja. Al ser más fuertes que los estímulos normales de las plantas, las alejan de las flores y evitan la polinización, lo que perjudica a ambos.

¿Cómo afectan los superestímulos a los animales?

No todos los animales son susceptibles a los superestímulos, pero aquellos que los experimentan tienden a presentar efectos negativos en su población. Esto se debe a que una gran cantidad de especies parásitas utilizan este favoritismo para invadir y afectar a sus hospederos, lo cual genera varios perjuicios.

El mejor ejemplo de esto son los cucos (Cuculus canorus), una conocida ave parásita que pone sus huevos en los nidos de otras especies para que los incuben. Aunque casi siempre producen cascarones similares a los del hospedero, también llegan a emplear colores contrastantes para sobreestimular los sentidos de los padres sustitutos y lograr que les den preferencia a sus crías.

Visto de otra manera, el cuco reconoce los estímulos favoritos de los pájaros a los que parasita y produce un superestímulo (en sus huevos) para lograr que acepten a sus crías. Claro está, todo esto lo hace a costa de perjudicar la reproducción y el gasto energético de la especie hospedera.

Cuco: huevos en el nido

¿Existen los superestímulos en humanos?

Al igual que otros animales, los humanos también son susceptibles a experimentar los efectos de los superestímulos. Sin embargo, en nuestro caso el proceso es un poco más disimulado y puede llegar a pasar desapercibido. Algunos de los productos que se valen de este efecto son los siguientes:

  • Comida rápida (fast food): caracterizada por contener uno o más sabores intensos que causan gran impacto en la percepción de las personas.
  • Artes (pinturas, películas, fotografías, etc.): se basan en estremecer al observador por medio de colores con diferentes intensidades, imágenes, textos, sonidos y otras combinaciones.
  • Redes sociales: otorgan diferentes estímulos sociales que aparte de ser superestimulantes, se pueden volver adictivos.

Como te puedes dar cuenta, los superestímulos se encuentra en casi todas las estrategias de marketing que se emplean en la actualidad. De hecho, ese es el objetivo, cautivar los sentidos del consumidor por medio de estímulos exagerados para lograr que compre cualquier producto.

Sin darse cuenta, muchas personas caen presas de los estímulos exagerados que existen en su vida cotidiana. Pero una vez que se es consciente de ello, es un poco más fácil ser crítico y discriminar lo que podría ser perjudicial o innecesario en nuestra vida.

Te podría interesar...
¿Los gatos en casa necesitan estimulación sensorial?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Los gatos en casa necesitan estimulación sensorial?

Para evitar que los gatos desarrollen desórdenes comportamentales o enfermedades graves, existen estrategias de estimulación en el hogar.



  • Álvarez, F. (1999). Attractive non‐mimetic stimuli in Cuckoo Cuculus canorus eggs. Ibis, 141(1), 142-144.
  • Labhart, T. (1974). Behavioral analysis of light intensity discrimination and spectral sensitivity in the honey bee, Apis mellifera. Journal of comparative physiology, 95(3), 203-216.
  • Staddon, J. E. R. (1975). A note on the evolutionary significance of" supernormal" stimuli. The American Naturalist, 109(969), 541-545.
  • Vidya, T. N. C. (2018). Supernormal stimuli and responses. Resonance, 23(8), 853-860.
  • Barrett, D. (2010). Supernormal stimuli: How primal urges overran their evolutionary purpose. WW Norton & Company.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.