El amor sin límite de un perro por su dueño ingresado en un hospital

Alba Muñiz 10 agosto, 2016

Cuando se suben a la web imágenes del amor sin límite que un perro puede expresar por su dueño, lo más probable es que se viralicen de inmediato. Este fue el caso de un vídeo que muestra el reencuentro de Lobo, un hermoso Pastor Alemán, con Rodolfo Castillo, su propietario, que estaba internado en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, Cantabria.

Lobo, el perro que siente un amor sin límite por su dueño

El hombre, que padece una lesión medular, se encontraba hospitalizado desde hacía 2 meses a causa de una llaga en el sacro. Durante todo ese tiempo no había podido ver a Lobo que además de ser su perro de asistencia es, ante todo, su gran amigo.

Por eso la emoción invadió a todos los presentes cuando finalmente el peludo pudo visitar a Castillo y así expresarle, lamiendo su cara a más no poder, el amor sin límite que siente por él.

El reencuentro me ha servido de terapia, he cargado las pilas”, dijo Rodolfo. Y agregó: “Llevábamos demasiado tiempo separados. Nos echábamos de menos”.  Y es que la internación no iba a ser por más de 10 días pero por una complicación se extendió en el tiempo.

La historia de Lobo y de Rodolfo

Castillo y Lobo son inseparables desde hace seis años. Él mismo lo entrenó para que pudiera asistirlo. “Es como si fuera mis manos y mis piernas. Si no voy con él me siento desnudo”, explica.

Rodolfo sufrió un accidente de tráfico hace más de 15 años que lo dejó en silla de ruedas. Además de no poder caminar, tampoco puede mover su brazo izquierdo.

Es así que el perro, además de acompañarlo, lo asiste en diversos temas. Desde activar el interruptor de luz hasta alertar de la existencia de un bordillo, pasando por una larga lista de etcéteras.

¿Cuánto puede querer un peludo a una persona? Es algo difícil de medir. Y si no, conoce la historia de Lobo y el amor sin límite que siente por su dueño Rodolfo, a quien fue a visitar al hospital tras dos meses de no verlo.

Cómo se gestó el encuentro de Lobo con su propietario en el hospital

el amor sin limite de un perro a su dueño 2
Fuente: Facebook de Rodolfo Castillo

Si bien la legislación de Cantabria no autoriza la presencia de animales en instituciones de salud, la visita de Lobo constituyó la primera excepción, dado que el tema se encuentra en la agenda de las autoridades.

Fue así que los familiares de Rodolfo y el equipo de enfermería se congregaron en la habitación para ser testigos del feliz reencuentro.

Cuando a Lobo le quitaron la correa al entrar en el cuarto donde estaba su dueño, fue directo a olisquear la silla de ruedas. Mientras tanto, Rodolfo lo observaba escondido bajo las sábanas.

Pero el peludo enseguida vio a su dueño en la cama y se abalanzó sobre él para llenarle la cara de lamidos y expresarle así el amor sin límite que siente por él. Mientras tanto, Rodolfo le acariciaba y le decía: “¡Cuánto tiempo…! ¡Que no te he abandonado!”

Aquí te dejamos imágenes del ansiado reencuentro.

Castillo fue dado de alta y Lobo está feliz

Volver a separar a Lobo de su dueño no fue fácil y hubo que tironear de la correa para sacarlo de la habitación del hospital. Pero por suerte, Rodolfo ya ha recibido el alta y poco a poco está retomando su vida normal junto al perro.

Mientras tanto, Lobo quedó a cargo de familiares y amigos de Castillo. Pero la ausencia de su dueño le causaba mucha tristeza y se quedaba esperándolo hasta altas horas de la noche en la rampa de acceso a su casa.

Castillo planea, en un futuro cercano, convertirse en adiestrador de perros. De momento, disfruta de la compañía de su gran amigo mientras continúa con su recuperación.

Fuente de las imágenes: Facebook de Rodolfo Castillo.

Te puede gustar