Cómo alimentar a nuestros conejos de la manera adecuada

La alimentación del conejo es esencial para mantener su bienestar. ¿Quieres saber cómo perfeccionar su menú?
Cómo alimentar a nuestros conejos de la manera adecuada

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 20 diciembre, 2021

Para los que hoy en día somos adultos, y para muchos niños también,  elegir como mascota un conejo seguramente estuviera motivado por una película. Nos referimos a Bambi, en la que uno de sus protagonistas era uno de estos adorables animales. Era muy tierno pero, a la vez, algo pedante. Sea cual sea el motivo, lo que está claro es que es una gran elección. Si estás pensando en tener uno, o si ya lo tienes, seguro que te interesa conocer cómo tenemos que alimentar a nuestros conejos de la manera correcta.

Los conejos una mascota para todos

Empezaremos por decir que tener un conejo en casa es una buena decisión. Son cariños y dóciles hasta cierto punto, sin embargo, siempre conviene respetar su espacio personal. Podemos tenerlos en una jaula, aunque es conveniente soltarlos bajo control para que puedan ejercitarse durante 1-2 horas al día.

Asimismo, se adaptan a los hogares de menor tamaño. Además, son las mascotas más adecuadas para los pequeños de la casa y para el resto de sus miembros, pues sus cuidados no son muy complicados. Hay que tener en cuenta los principales aspectos de la higiene del conejo y, como veremos a continuación, seguir unas normas básicas en cuanto cómo alimentar a nuestros conejos. Por lo demás, te darán muchas satisfacciones.

Como rasgos generales de sus cuidados, cabe destacar que los conejos necesitan jaulas de barrotes de 120 x 60 x 50 centímetros como mínimo para mantener a un ejemplar. Los sustratos ideales son el heno o los pellets de madera prensada, pero es mejor evitar el serrín y otros que puedan generar polvo. Siempre deben tener un bebedero a su disposición y abundante comida.

Los conejos son animales presa en su ambiente natural. Por ello, tienden a ser desconfiados y nerviosos hasta que generan algo de confianza con el tutor. 

Cómo alimentar a nuestros conejos

curiosidades de los conejos 2

Alimentar a un conejo adecuadamente no es una tarea compleja, no obstante, sí se requiere tener ciertas bases sobre su anatomía y sus requerimientos domésticos. No te pierdas las claves que te mostramos a continuación.

Conoce sus necesidades

Debes saber que el conejo, a diferencia de los roedores, tiene 6 incisivos totales, los cuales están siempre en crecimiento. Por este motivo resulta fundamental que puedan masticar lo suficiente para que se les vayan desgastando. De lo contrario, estas piezas podrían rozar los tejidos bucales blandos del animal y herirle.

Además de la alimentación, puede servirles de ayuda que les des algún trozo de madera para que puedan morderlo. Son animales herbívoros, por lo que olvídate de incluir carne y otro tipo de alimentos que no tengan un origen vegetal. Por supuesto, no te olvides de que, como todos los seres vivos, necesitan agua. Procura que tengan siempre a su disposición esta bebida y cámbiala, al menos, cada dos días o cuando sea necesario.

Cantidades

Aunque es siempre relativo, un conejo necesita al día 200 gramos de heno como mínimo, 20-30 gramos de pienso y 50 de verduras y hortalizas por cada kilo de peso. Si no le das pienso, debes compensarlo con los otros dos alimentos. La mejor manera de saber si estamos alimentando a nuestros conejos de la manera adecuada es la báscula.

Lo ideal es que la dieta del conejo esté compuesta por un 85 % de heno, un 10 % de verduras y un 5 % de pienso o pellets. 

Que su veterinario te diga cuál es el peso ideal de tu mascota y trata de mantenerlo. Recuerda que la masa del ejemplar varía entre razas y puede ir de 1 kilogramo hasta 8 kilogramos. Algunos de los signos de obesidad en conejos son los siguientes:

  • Dificultad para llevar a cabo el acicalamiento, lo cual se traduce en un pelaje descuidado y enredado.
  • Exceso de piel en la zona de la garganta y dificultad para morder y beber.
  • Dificultad para colocarse en una postura correcta.
  • Pliegues de piel alrededor de las salidas genitourinarias. Esto propicia que se acumulen heces en el cuerpo del conejo y, por tanto, bacterias.
  • Niveles bajos de actividad.

Si detectas estos signos en tu mascota, es hora de ponerla a dieta. En estos casos se suele recomendar utilizar una dieta basada casi exclusivamente en heno hasta que el animal recupere su peso natural.

Qué aporta el heno a nuestro conejo.

El heno le ayuda al conejo a cuidar de su aparato digestivo. Colabora además en el desgaste de sus dientes que, como ya sabemos, es muy importante. Tiene que ser la base de su alimentación, llegando hasta ocupar el 80-90 % del total de la ingesta diaria.

Hay que ofrecerle al conejo heno fresco todos los días y en cantidades ilimitadas. Al ser herbívoro, come grandes cantidades de pasto en su ambiente natural. 

Qué verduras y hortalizas elegir

En general, cuentas con una amplia gama de vegetales que le puedes ofrecer a tu conejo, pero recuerda que estos no deben suponer más del 10-15 % de su menú.

Las mejores son:

curiosidades de los conejos 3
  • Las hojas de la zanahoria
  • El pimiento
  • Las acelgas
  • Las endivias
  • La escarola
  • El pepino
  • La remolacha
  • El apio
  • Los canónigos
  • Los berros
  • Las judías verdes, pero sin semillas
  • Con más limitaciones puedes darle:
    • Espinacas
    • Lechuga
    • Brócoli
    • Tomate
    • Repollo

Evita la coliflor, la cebolla, el ajo y la patata. Las legumbres también están contraindicadas en estos animales, pues tienen altos contenidos de almidones que pueden provocar trastornos digestivos y gases en exceso. Además, las alubias crudas son tóxicas.

La lechuga y la col pueden formar parte de la dieta del conejo, pero siempre con mesura. Ambas generan gases. 

Qué frutas elegir

No hay problema con que, de vez en cuando, le des algo de fruta a tu conejo, pero observa cómo le sientan, ya que pueden provocarle diarreas. Aun así, se recomienda una cantidad moderada por su contenido en azúcar. Tampoco es bueno que le demos aquellos frutos secos que tengan cáscara, como las pipas.

Algunas de las frutas que se pueden añadir con mesura al menú de estos animales (siempre sin semillas) son las siguientes:

  • Manzana
  • Pera
  • Melocotón
  • Mango
  • Fresa
  • Naranja (sin piel)
  • Plátano
  • Sandía
  • Tomate

Otras particularidades sobre la dieta de los conejos

Si bien te hemos mostrado los puntos esenciales de la alimentación adecuada de los conejos, hay otros factores que debes tener en cuenta. Te los mostramos en la siguiente lista:

  • El pienso. Es un complemento de su alimentación, pero incluso podemos prescindir de él. Siempre que optemos por incorporarlo a su dieta debemos procurar que tenga un alto contenido en fibra. Es mejor evitar los que tienen semillas, apuesta por los pellets. Recuerda que nunca debe ser la base de su dieta.
  • Alimentos prohibidos. Además de los mencionados, no es bueno que le demos a nuestro conejo ninguna clase de lácteo, ni legumbres ni, por supuesto, tampoco aquellos alimentos que son para otros animales. Tampoco precocinados.
  • ¿De verdad les gustan tanto las zanahorias? Como decíamos al principio, la idea que muchos tenemos acerca de los animales está marcada por lo que hemos visto en la televisión. Pero nos sorprendería conocer las mentiras sobre los animales que han difundido los dibujos animados. Una de ellas es, precisamente, que los conejos se vuelven locos con las zanahorias. Algo que es incierto en parte. Les gustan, pero no es su alimento favorito. Suelen preferir los vegetales de hoja verde.

Ahora ya sabemos cómo alimentar a nuestros conejos. Toca llevarlo a la práctica. Ten en cuenta que una correcta alimentación de la mascota será clave a la hora de mantener su sistema inmunitario activo y, por ende, minimizar las probabilidades de que aparezcan enfermedades.

Te podría interesar...
Callos plantares en conejos: tratamiento y prevención
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Callos plantares en conejos: tratamiento y prevención

Los callos plantares de los conejos pueden comenzar como una pequeña lesión y convertirse rápidamente en una delicada enfermedad.