5 trucos para que el perro acuda a tu llamada

Virginia Duque Mirón · 16 abril, 2016

¿Hay algo que te dé más rabia que llamar a tu perro y que no venga cuando pronuncias su nombre? Sin duda conseguir que tu mascota obedezca a tus comandos de voz es algo difícil mas no imposible de conseguir. En este artículo te vamos a dar varios consejos para ayudarte a que tu perro acuda a tu llamada cada vez que lo llames.

Consejos para que tu perro acuda a tu llamada

Lograr contacto visual con tu perro

perro feliz o enfadado

Es muy importante si queremos que el perro acuda a nuestra llamada habernos ganado su confianza creando un vínculo fuerte con él.

Una de las mejores maneras de hacerlo es a través del contacto visual, si miras a los ojos a tu perro cuando le hables establecerás un vínculo de amor y confianza con él que lo motivará a obedecerte.

Hazlo cuando le hables o cuando juegues con él. Pon su juguete frente a él y no dejes que lo agarre, llegará un momento en el que te mirará para “suplicarte” que se lo des.

No te enfades si no viene

Si cada vez que el perro no obedece a tu llamada te enfadas, no conseguirás más que distanciarlo de ti y que el perro se asuste siempre que lo llames. Sé paciente y dale mimos aun cuando no te obedece. Atráelo a ti y juega con él para que sepa relacionar tu llamada con algo positivo.

Si solo lo llamas para regañarle cada vez tendrá más miedo de acudir a tu llamada y es probable que nunca lo haga.

Recuerda que al igual que con los niños, con las mascotas también funciona siempre el refuerzo positivo.

Prémialo cuando obedezca

Compra los palitos o las chucherías que más le gusten y no escatimes en dárselos cada vez que lo haga bien.

También puedes utilizarlos como incentivos a obedecer. Si el premio es sabroso y atractivo, más que cualquier cosa que pueda despistarlo y llevarlo a irse o a omitir nuestra llamada, vendrá presto cada vez que escuche su nombre. Trocitos de salchicha, de jamón o sus palitos preferidos del veterinario atraerán a tu perro hacia tu llamada.

Ensaya en casa

Si en casa que es un lugar cerrado y que tu perro conoce muy bien ya no te hace mucho caso, difícilmente lo hará en la calle, un lugar desconocido y abierto a explorar.

De ahí la importancia de que la educación para que tu perro atienda a tu llamada empiece en casa, un espacio cerrado y pequeño que tu perro conoce a la perfección y donde podrás ensayar a llamarlo para que venga. Una buena oportunidad  se produce siempre que lo haga bien, usando el refuerzo positivo, el premio y los mimos, así él mismo empiece a relacionar algo positivo con tu llamada.

No obstante ten paciencia, tu perro no siempre vendrá a tu llamada y deberás refrenar tus emociones negativas que se puedan despertar debido a la situación.

Perseverancia y constancia

galleta perro

Si te rindes a la primera de cambio no conseguirás mucho. No puedes esperar que tu amigo responda a la primera a tus enseñanzas y esfuerzos, por lo que la constancia será una pieza clave en la enseñanza a este comando.

No solo no debes rendirte en enseñarle sino tampoco no ser constante en los premios, mimos y refuerzo positivo. De nada sirve hacer algo bueno hoy que mañana no harás. Esto no establecerá ningún tipo de rutinas en tu perro y él no sabrá muy bien si ir o no a tu llamada.

Enseñar a obedecer comandos no es fácil, requerirá mucho esfuerzo, amor, cariño, perseverancia y constancia de tu parte, pero si lo haces así siempre habrá resultados. Recuerda que el amor es el mayor y mejor motor que puedas usar para lograr buenos resultados en la educación de tu mascota. ¡Suerte!