10 maneras de hacer feliz a tu perro

Antonia Tapia · 1 marzo, 2015

¿Alguna vez te preguntaste cómo puedes hacer feliz a tu perro?  ¿Cómo sueles alimentarlo? ¿Dejas que huela todo lo que está a su alcance? Y los paseos regulares ¿suelen ser parte de su rutina? En este artículo compartimos algunos consejos para que tu mascota se sienta como el rey de tu casa. Vamos a conocer 10 maneras de hacer feliz a tu perro.

Procura mantenerlo limpio y cepillado

peinar a tu perro 3

A los perros les gusta sentirse limpios y cuidados. Por eso un cepillado regular, no sólo logra que tu mascota se vea bonita, sino que también ayuda a prevenir algunas enfermedades de la piel. Además, ese momento, es muy importante tanto para el animal como para el dueño, ya que ayuda a fortalecer el vínculo entre ambos.  Seguramente disfrutarás de la interacción que se puede alcanzar con tu pequeño amigo.

Mantén sus oídos limpios para evitar ácaros o infecciones. Cepilla sus dientes frecuentemente  y báñalo al menos una vez al mes.

Córtale las uñas

Por otro lado,  presta atención a la uñas de tu perro. Cuando son demasiado largas, tu mascota podría verse seriamente afectada. Pregúntale a su veterinario cuáles son los mejores trucos para recortarlas.

Escoge una alimentación adecuada

La alimentación también es muy importante. Para ello, escoge un alimento de alta calidad que promueva  la salud  y el bienestar de tu perro. Y no olvides que se debe ajustar a la edad de tu mascota. No dejes que tu cachorro se alimente con comida para adultos.

Mantén su bebedero con agua fresca. Un cuenco de agua dulce es vital para la buena salud de tu mascota. Por lo que siempre debes mantener su plato lleno de agua.

Evita las pulgas. Estos molestos insectos pueden hacer que tu mascota se sienta realmente molesta. Además de que causan alergias y transmiten enfermedades.

Presta atención a su salud

La esterilización o castración son una buena opción para preservar la salud de tu perro. Llevan vidas más largas y saludables y además evitas la sobrepoblación de animales.

Tu perro debe estar delgado. No le des sobras de comida y mantén su rutina regular de ejercicios.

Procura alejar cualquier elemento tóxico de su alcance y no mediques a tu perro con remedios que suelen prescribirse a los humanos.

Juega con tu perro

perro y ejercicio

Todos los días juega con tu perro. Realiza una dinámica de juegos. Te sorprenderás cómo puede cambiar tu ánimo y, claro, también el de tu perro.

Además cumple con los paseos diarios. Es muy importante que lo hagas. Tu perro necesita gastar toda la energía acumulada y que mejor que hacerlo en alguna caminata.

Si tienes la posibilidad también, puedes llevar a tu perro de viaje contigo. Al campo, playa o quizás un bosque alejado de la ciudad, puede ser una buena opción para que tu mascota cambie de aire.

Echa un vistazo a los juguetes de tu pequeño amigo. ¿Son seguros y duraderos? Mucha atención con las piezas pequeñas. Podrían ser ingeridas o tener bordes afilados.

Deja que explore su sentido del olfato

Los perros aman oler todo lo que está a su alrededor. Por medio del olfato, descubren su universo mediato.  Lleva a tu perro a un parque, un campo abierto o a su sendero favorito y deja que pueda olfatear todos los nuevos aromas. Puedes combinar esa actividad con algún juego. ¿Ya probaste salir al jardín y jugar con una pelota de goma? Y ¿qué tal si pruebas con un disco volador?

Procura que mastique

Cuando los perros mastican reducen su estrés. Además ayuda a que sus ladridos disminuyan. Proporciona a tu perro juguetes  para masticar  que sean seguros y que permitan satisfacer sus instintos.

Trata de entender su lenguaje

¿Cola baja? Esto puede significar miedo o ansiedad. ¿Moviendo la cola? felicidad, ¡por supuesto! Observa el lenguaje corporal de tu perro de manera que puedas estar más atento a sus necesidades.

Hacer feliz a tu perro, mimos y más mimos

Abraza a tu perro. Los mimos son muy necesarios para los perros y para los humanos. Mejora la interacción con tu mascota y procura que sienta que es el más importante de la casa.  

Mantenlo a salvo

No es una obviedad. Millones de perros se pierden cada año.  Asegúrate de que tu perro no sea uno de ellos. Determina la mejor opción de identificación para tu amigo, ya sea con una chapa en el cuello, un microchip o un tatuaje. Y, claro, asegúrate cumplir con las leyes locales.