9 mitos sobre el baño de los perros

La frecuencia, productos a utilizar, e incluso un debate sobre la real necesidad de hacerlo, son algunos de los temas que rondan alrededor del baño de los perros. Te contamos algunos mitos al respecto que vale la pena que descartes a la hora de asear a tu peludo.

1-Si los animales salvajes no se bañan, no hace falta que nosotros bañemos a nuestras mascotas

bañar a tu perro 3

En estado natural, los animales suelen resolver la cuestión de la limpieza con un buen baño de barro, que los libra de parásitos. Pero en las ciudades, donde abundan la polución y los tóxicos, el baño de los perros no es solo una cuestión de estética, sino también de salud.

2-A los canes no hay que bañarles seguido

Lo más  recomendable es que el peludo sea higienizado con cierta regularidad. Cada cuánto tiempo hacerlo, dependerá de muchas cosas, entre ellas, las características de su pelaje. Consulta al veterinario qué es lo más adecuado para tu mascota. Además, los perros que padecen enfermedades en la piel o alergias requieren baños más frecuentes y con productos específicos.

Hay muchos mitos circulando en relación al baño de los perros. Te contamos cuáles son para que evites errores y puedas cuidar mejor la piel y el pelaje de tu amigo de cuatro patas.

3-Bañar a un can daña el pH de su piel

Esto solo ocurre si no utilizas un champú adecuado para perros. Así que no lo asees con cualquier champú. Humanos y perros tenemos pH distintos.  Ni se te ocurra, entonces, usar tu champú para bañar a tu peludo. Mejor consulta, una vez más, con el veterinario para que te asesore sobre la mejor opción para tu mascota.

4-El baño les hace perder grasas naturales de su piel

Salvo que te excedas en el aseo de tu amigo de cuatro patas, esta cuestión no será un problema, sobre todo si usas un champú específico y de buena calidad. El baño removerá impurezas y otras sustancias que deben ser eliminadas para que tu perro luzca un pelaje envidiable y tenga una piel sana.

5-Le dará otitis por el agua

Si no ocurre un accidente o un descuido, no tiene por qué entrarle agua en los oídos a tu mascota durante el baño. Por ende, no debería darle otitis. Presta atención y retira con cuidado los restos de champú de las orejas de tu perro. Y, si se introduce agua en sus oídos, consulta al veterinario.

6-Es necesario usar un secador de pelo

A los canes los altera bastante el ruido del secador de pelo. Además, si el aparatejo tira mucho calor, también se sentirán molestos. Entonces, salvo que haga mucho frío, deja que, tras utilizar la toalla, se termine de secar en un ambiente cálido y resguardado.

7-El champú antipulgas alcanza para eliminar a estos molestos parásitos

Aquí también depende de la regularidad con que bañes a tu peludo. No pretendas que con un sola aplicación esos molestos bichitos lo abandonen. Para lograrlo, seguramente deberás complementar el tratamiento con otros productos. Por ejemplo:

  • Polvos
  • Pipetas
  • Sprays

Además, si tu peludo está libre de estos parásitos, no es necesario que utilices un champú antipulgas.

bañar a tu perro

8-A los canes les encanta que les bañen con una manguera

Excepto que haga mucho calor y el sol pegue de pleno, no se te ocurra bañar al peludo con agua fría con la manguera del jardín. Lo más probable es que enferme. Salvo que las altas temperaturas imperen, báñalo con agua tibia y en un lugar retirado del frío y de las corrientes de aire.

9-El baño de los perros resulta mejor en una peluquería canina

Esta afirmación no es del todo cierta. Antes de dejarlo en otras manos, asegúrate de que utilicen productos adecuados y traten bien a tu mascota. Además, recuerda que para secarlo lo someterán a extensas sesiones con el secador de pelo. Y eso es algo que, salvo excepciones, tu peludo detesta.