Una ciudad de Rusia quiere que su gato sea su alcalde

Aunque parezca algo difícil de creer, en Rusia y muchas otras partes del mundo la decepción y desilusión ante los líderes políticos que deberían resolver los problemas es tan grande que la gente deposita su confianza y esperanza en figuras tan insólitas como los animales, con el fin de manifestar su rechazo más categórico.

Cuando se gastan todos los medios para hacerse escuchar y todo sigue igual, este tipo de acciones se convierten en inteligentes propuestas para hacer entender que están cansados.

Esto fue lo que ocurrió en Barnaúl, una localidad siberiana a 3.600 kilómetros de Moscú, en la que sus pobladores se encuentran tan hastiados de sus dirigentes, que han postulado a un gato para que sea su nuevo alcalde.

Un gato como el símbolo del descontento

gato siames himalayo

Se trata de Barsik, un hermoso felino de tan solo 18 meses, cuya vida ha dado un impresionante vuelco al ser ahora la figura en quien apuestan los habitantes de este pueblo para que sea su nuevo líder.

¿No lo crees? Pues este hermoso pequeñín sorprendió a propios y extraños tras obtener nada más y nada menos que un 91 % de los votos, una cifra astronómica que ha impresionado al mundo entero.

Toda esta divertida muestra de sapiencia política e ironía absoluta explotó en los últimos meses, después de que el alcalde de dicha localidad fuese destituido de su cargo por la venta ilícita de terrenos fiscales a sus familiares, a precios sospechosa y ridículamente baratos, lo que significó la gota que colmó el vaso.

Según afirman con tono jocoso quienes han apostado por la presencia del gato en esta importante instancia política, si bien puede no tener mucha experiencia, al menos no aburrirá a nadie con discursos repetitivos e interminables, y no será juzgado por casos de corrupción.

Sin embargo, quienes lo apoyan aseguran tajantemente que en el caso de que el felino esté involucrado en este tipo de situaciones, lo peor que podría ocurrir es que robara Whiskas o cualquier otra marca de alimento para gatos.

La explosión del fenómeno Barsik

El punto de inflexión de esta inigualable manifestación pacífica de descontento social ocurrió cuando se dieron a conocer los primeros sondeos, en los que aparecían los 6 aspirantes a tomar el lugar del alcalde recién destituido.

Sucede que, a pesar del indudable hecho de que Barsik solo aparecería como una cómica imagen simbólica del hastío, este arrasaría en las encuestas y produciría un efecto dominó que se representó en la explosión de su imagen en casi cada rincón de Barnaúl.

Desde vallas publicitarias con su foto, hasta tazas de café con su silueta y remeras del Ché Guevara con su  rostro, el fenómeno que acababa de ocurrir era algo que muy pocas personas se esperaban, y que solo ha demostrado que el cansancio de los ciudadanos a la política tradicional no es broma, a pesar de manifestarlo en ese tono.

Como era de esperarse, la hecatombe generada por el pequeño felino también se posicionó en las redes sociales, donde otros animales han manifestado su apoyo con pancartas en las que apoyan su candidatura. Todo esto creado por usuarios de dichas redes para seguir con la burla, por supuesto.

Políticos de Rusia reconocen la hazaña del gato

gato siames

Lo cierto es que si bien, la figura de Barsik no aparecerá entre los candidatos por razones evidentes, son muchas las personas que se sienten defraudadas ante esta situación, ya que mientras unos en verdad creen que es mejor que les gobierne un gato, otros ven en esto la imposibilidad de materializar de manera más severa su hastío.

Así mismo, numerosos políticos rusos han captado el trasfondo de este hecho, y han reconocido que la población de Barnaúl ya no confía en nadie, por lo que será necesario una profunda renovación para ganar nuevamente la confianza de la gente.

Sin embargo, lo cierto es que este hecho le ha cambiado la vida no solamente a los habitantes de esta pequeña localidad siberiana, sino también a un gato que pasó de ser una simple mascota, a convertirse un auténtico líder político.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar