Trucos para calmar a gatos nerviosos

La tranquilidad se define como un estado de quietud, sosiego, paz y armonía. Sin duda, una situación idónea, de la que a todos nos gusta disfrutar. Sin embargo, lamentablemente son muchas las razones que nos acaban impidiendo poder disfrutar de ella. El trabajo, las preocupaciones económicas o la familia son solo algunas de ellas.

Una manera para contrarrestar este afecto que encuentran muchos es la de compartir su vida con una mascota. Cuando ese cachorro llega a nuestro hogar nos encanta compartir nuestro tiempo con él, acariciar su lomo, abrazarlo o jugar un rato. Pero es posible que esa situación inicial acabe cambiando si nos enfrentamos a convivir con gatos nerviosos. En este artículo te damos consejos útiles para conseguir calmarlos.

¿Qué hay detrás de los gatos nerviosos?

gato saltando

Por norma general, los gatos nerviosos no suelen ser un problema que tengamos que encarar con frecuencia. De hecho, es un animal que suele adaptarse bien a la convivencia. Su carácter independiente es ayuda a conseguirlo. Deciden en qué momento recibir mimos y cuándo hacer su vida independiente.

En algunos casos, sobre todo en los que llegan al hogar con varios meses o incluso años de vida, pueden mostrarse alterados. Si esto sucede podemos enfrentarnos a un serio problema que ponga en peligro la vida en común que hemos iniciado, fundamentalmente si se vuelven agresivos.

No podemos pasar por alto que ciertos cambios en las rutinas del animal pueden provocar que los gatos muestren un comportamiento distinto, que será normal que se mantenga durante unos días. Aunque lo natural es que una vez pasado el período de adaptación, vuelva a tener su carácter habitual.

Pero sea cual sea la razón que se esconde detrás del nerviosismo de nuestra mascota, podemos ponerle remedio. Te mostramos algunos trucos para conseguirlo.

Cómo calmar a los gatos nerviosos

Antes de nada tenemos que empezar por decir que aunque, detrás de los gatos nerviosos puede haber una explicación, en otros casos simplemente será parte de su carácter. Aunque esto suceda, podemos tranquilizar a nuestra mascota en cierta medida. No olvides tener siempre unas expectativas realistas y no esperar nunca que nuestro gato sea un remanso de paz.

Veamos cómo lograr que mejore la situación.

No nos desesperemos

Como en cualquier otra situación tensa, si echamos más leña al fuego todo empeorará. Es decir si el nerviosismo de nuestro gato nos lleva a sentirnos nosotros alterados, él lo va a percibir, por lo que la situación irá a peor. Cuanto más nerviosos nos pongamos nosotros, más lo hará el animal y cuando esto suceda, peor nos encontraremos.

Si esto ocurre de forma habitual, con toda seguridad la situación se volverá insoportable y podemos incluso replantearnos la convivencia. No permitamos que las cosas lleguen a este extremo, así que mantengamos la calma aún en los peores momentos. Así podrás disfrutar de los muchos beneficios que aporta vivir con una mascota.

Cuidado con los niños

gato niño

Cuando tenemos niños en casa hay que mantenerlos alejados de los gatos nerviosos. Principalmente porque podrían causarles algún daño. Pero no podemos olvidar que los pequeños muchas veces no miden las situaciones y aun queriendo jugar con ellos, pueden alterarlos todavía más. Por eso, hasta que la situación se calme, lo mejor es tener cuidado y sobre todo enseñar al niño cómo debe tratar a su mascota para que su relación sea buena.

Quemar energía

Seguro que más de una vez has notado cómo la práctica de deporte ha contribuido a relajarte. Pues con los gatos nerviosos es igual de eficaz, así que dedica parte de tu tiempo a jugar con él, a que haga ejercicio físico y, en general, a que realice cualquier actividad que le permita gastar parte de esa energía, que es probable que si se acumula, pueda aumentar su nerviosismo.

Música relajante

Aunque te pueda parecer difícil de creer, la música ayuda a tranquilizar a los gatos nerviosos. ¿Acaso no has escuchado nunca la expresión”la música amansa a las fieras”? Pues es muy cierta, así que permite que tu mascota disfrute de melodías relajantes.

Consulta con su veterinario

Al igual que para hacer frente a cualquier otra dificultad en la crianza de una mascota, es útil consultar con su veterinario; en el caso de los gatos nerviosos es igualmente provechoso. Así que no dudes en comentar lo que sucede con él, seguro que te da consejos prácticos.

Te damos un último consejo: ten mucha paciencia y seguro que conseguirás controlar lo que le sucede a tu amigo.

Categorías: Bienestar y cuidados Etiquetas:
Te puede gustar