Trucos contra los perros nerviosos

Mariela Ibarra Piedrahita · 3 enero, 2015

Los perros tienen personalidades muy marcadas y reaccionan de diferentes formas de acuerdo a la situación que enfrenten. Sin embargo, si tu mascota es excesivamente nerviosa puede tratarse de un problema de comportamiento. Los nervios en general se derivan de problemas de estrés y esto puede afectar considerablemente la salud de tu compañero, por lo tanto te damos algunos trucos para tratar los perros nerviosos.

Si bien la mayoría de los casos de nerviosismo en perros se presenta por estrés, debes detectar qué lo está ocasionando. El estrés puede ocasionarse por algún problema de salud, dolores, condiciones ambientales inapropiadas (por ejemplo un sitio en donde hay mucho ruido), malos procesos de educación o por reforzamiento de las conductas nerviosas por parte de los dueños. Una vez identifiques el motivo del nerviosismo del perro puedes proceder a tratarlo.

Mejora las condiciones de tu vivienda

Muchos de los problemas asociados al estrés están relacionados con el ambiente en que vive el perro. Mejorar aspectos como el espacio, la limpieza, el ruido, le ayudará a tu mascota a que pueda estar relajado en la vivienda. Procura que tu mascota viva lo más cómoda posible, tenga horarios establecidos y se realice un proceso en el que el perro se adapte a pasar tiempo solo sin que esto le genere ansiedad.

Parte de darle un entorno sano, está el que tú puedas brindarle un estado mental de tranquilidad a través de tus actitudes. No es que los perros tengan un sexto sentido, es solo que se conectan con tus emociones y responderán ante esto, si tú te muestras sereno el perro responderá ante esto de la misma forma. Recuerda que los castigos físicos o los gritos son maneras en las que se agravan los problemas de nerviosismo en las mascotas.

El ejercicio es vital

perro corriendo

Algo que incrementa el nerviosismo en los perros es no poder reducir las grandes cantidades de energía que tienen. El ejercicio hará que este permanezca relajado, además que evita una gran cantidad de problemas de salud. Procura que los paseos sean prolongados, de preferencia hacerlo en un espacio donde pueda correr y estar en contacto con otros animales. El que se acostumbre al contacto con otras personas y animales le ayudará a mantener un estado mental tranquilo.

Ten presente que tu perro necesita saber qué espacio corresponde al juego, así que reserva para los paseos juegos como tirarle la pelota o saltar, pues estos aumentan su nivel de ansiedad y fuera tendrá una mayor oportunidad de quemar energías.

Las caricias son importantes

acariciar perro

El contacto físico es muy importante para la creación de un vínculo entre el perro y su amo. Las caricias son también muy productivas para el momento de tranquilizar a tu mascota si se hacen de una manera pausada. Acariciarle el lomo, las costillas, el cuello te ayudará a reducir sus niveles de estrés. Cuando está nervioso es bueno que él sienta una mano que lo reconforte, además de que aumentará su nivel de confianza.

Recompensa su buen comportamiento

Algo que ayuda a reducir la ansiedad y el nerviosismo es la de recompensar al perro cuando tiene un buen comportamiento. Con esto refuerzas las conductas positivas de tu mascota, por lo que será sumamente positivo para ayudarle a entender cuáles son las actitudes y comportamientos que debe asumir.

No refuerces conductas negativas

Involuntariamente tendemos a reforzar conductas negativas en nuestras mascotas. Por ejemplo, si se lo alimenta cuando está exaltado o lo saludas cuando hace grandes despliegues de energía cuando llegas a casa, lo que haces es premiarlo por estar en un estado mental que no es apropiado. Por lo tanto, el perro entenderá que ese estado mental es válido.

No mediques tu mascota

En internet puedes encontrar una gran cantidad de recomendaciones sobre qué medicamentos darle a un perro nervioso. Recuerda que por ningún motivo puedes darle medicamentos a tu mascota sin que antes los haya recetado un veterinario. Incluso si son cosas que pueden parecer inofensivas como la valeriana o la manzanilla, existen alimentos o medicinas que pueden resultar sumamente perjudiciales para ellos.