Síntomas que develan problemas de salud en un gato

Alba Muñiz · 19 junio, 2015

Si tu minino está padeciendo alguna enfermedad, no siempre te lo hará notar de manera evidente. Por eso es importante observarlo y estar atento a algunos detalles que pueden indicar desde problemas sin importancia hasta dolencias graves. Acudir al veterinario para que nos indique los tratamientos adecuados es siempre la mejor opción.

Algunos síntomas que debemos tener en cuenta

gato

Uno o varios síntomas pueden estar indicando distintos tipos de afecciones. La consulta temprana con un profesional es fundamental para evitarle a nuestro gato mayores padecimientos.

Te contamos algunos detalles:

  • La pérdida de peso es uno de los primeros síntomas visibles de la insuficiencia renal. Le siguen el consumo excesivo de agua y luego la anorexia. Lamentablemente, cuando empiezas a detectar estas señales, la enfermedad ya está muy avanzada.
  • El adelgazamiento también puede deberse a parásitos internos y a diabetes. En el primer caso, además, suelen presentarse diarreas, vómitos, pelo opaco e inapetencia. Si se trata de diabetes, seguramente notarás que el gato toma mucha agua y orina en exceso.
  • Si tu amigo felino concurre reiteradas veces a su bandeja sanitaria, u orina, o intenta orinar, en otras superficies horizontales –camas, sofás, etc- y se lame la zona urinaria con frecuencia, seguro está sufriendo una cistitis o una obstrucción. Si intenta reiteradas veces y no puede defecar, puede deberse a una obstrucción intestinal.
  • Maullar de forma constante, día y noche, sin motivo aparente, puede deberse a que el animal esté sordo.
  • La hinchazón en alguna parte de su cuerpo es atribuible a un absceso. Estas concentraciones de pus en las capas más profundas de la piel son consecuencia de mordeduras o arañazos. Como en todo proceso infeccioso, seguramente el animal se mostrará decaído.
  • Si mueve o ladea su cabeza, se rasca las orejas o tiene alguna supuración en el oído, seguramente esté cursando una otitis.
  • El mal aliento, masticar solo de un lado de la boca, o directamente dejar de comer, están indicando un problema en algún diente o muela.
  • Los colapsos y desmayos pueden tener origen cardiovascular o del sistema nervioso.
  • Las dificultades para caminar y moverse están relacionadas con problemas óseos y musculares.
  • Si tiene costras y ulceraciones en la piel quizá estén indicando sarna o tiña.
  • Los ojos llorosos y supurantes y la inflamación de los párpados son signo de clamidiasis.
  • Los resfriados y las alergias se pueden manifestar a través de:
    • Estornudos
    • Ruidos fuertes al respirar
    • Mocos
    • Ojos llorosos
    • Tos
    • Congestión nasal o de pecho
    • Fiebre

Sintomatología de otros problemas de salud en un gato

gato mau egipcio

A continuación, te detallamos otras enfermedades que suelen padecer los gatos y los principales síntomas para identificarlas:

  • Coccidiosis: Es una enfermedad intestinal causada por parásitos internos. Los síntomas son diarrea, hemorragia, anemia, deshidratación, pérdida de peso, vómito y dolor al palpar el estómago.
  • Panleucopenia Felina (EIF) o enteritis infecciosa felina: Es una enfermedad vírica causada por un parvovirus y que se trnasmite mediante las heces o la orina. Causa inapetencia, fiebre, vómito espumoso, dolores abdominales y deposiciones amarillo-grisáceas o hemorrágicas, oscuras y con mal olor.
  • Calicivirosis (CVF): Es una cepa virulenta del resfriado común. Se presenta con fiebre moderada, estornudos, aumento de salivación, úlceras en la boca y ampollas en la lengua.
  • Rinotraqueitis Felina (RVF) o gripe del gato: Se trata de un complejo de enfermedades de las vías respiratorias altas. Cursa con trastornos respiratorios, fiebre, mucosidad, estornudos, conjuntivitis, lagrimeo, tos, ulceraciones en la córnea del ojo.
  • Leucemia Felina (LVFe): La infección se produce por contacto con otros animales portadores de la enfermedad; entre el contagio y la aparición de los síntomas clínicos pueden pasar años. Los síntomas más frecuentes son inapetencia, somnolencia, debilidad y anemia.
  • Peritonitis Infecciosa Felina (P.I.F.): Es una enfermedad viral que afecta, sobre todo, a los gatos que conviven con muchos otros de su especie. Se caracteriza por decaimiento general, dilatación del abdomen, edema pulmonar y abdominal.
  • Rabia: Afecta al sistema nervioso central. El animal experimentará cambio de carácter, paralización de los músculos de la garganta y carrillos -que provoca dificultades para comer, beber y una expresión extraña de la cara-, y babeo abundante.
  • Tifus: Destruye las células de su sistema inmunitario, lo que ocasiona una disminución en las defensas del animal. Suele cursar con diarrea, vómitos y fiebre.
  • Coriza: Conjunto de enfermedades respiratorias. Sus síntomas son goteo a nivel de nariz y ojos, estornudos, fiebre y lesiones ulcerativas en la boca.
  • Bronconeumonía: Es una inflamación aguda de los bronquios y los alveolos pulmonares. Sus síntomas son tos, fiebre, catarro, emisiones mucopurulentas, estado sensorial alterado y dificultad respiratoria.

Recuerda que un gato sano es aquel que se mueve con facilidad, trepa, salta, come con ganas y se asea con esmero. La ausencia de estas actitudes habituales puede estar indicando algún problema de salud en tu querida mascota. Si no mejora a la brevedad, no te quedes con la duda y llévalo al veterinario. Es conveniente que siempre tengas a mano su número y dirección, por cualquier emergencia que pueda surgir. Sin duda, esta será una de las mejores formas de demostrarle a tu gato cuánto lo quieres y te preocupas por él.