El secreto del amor entre los perros y sus dueños

El amor entre los perros y sus dueños no es algo que necesite explicaciones científicas para corroborarse. De todas maneras, un reciente estudio publicado en la revista Science revela que esa relación mutua de afecto que se da entre personas y canes se retroalimenta cuando se miran a los ojos.

El papel de la oxitocina en el amor entre los perros y sus dueños

cariño entre mujer y perro

La investigación fue encabezada por Takefumi Kikusui, de la Universidad japonesa de Azubu, quien concluyó que cuanto más tiempo se miraban los peludos y sus dueños, más aumentaban sus niveles de oxitocina, la llamada hormona del amor.

Para llegar a estas conclusiones introdujeron a 30 perros de distintas razas y edades, y a sus propietarios, en un mismo recinto y, durante 30 minutos, los observaron. Así descubrieron –a través de análisis de orina- que, cuanto más se miraban a los ojos canes y personas, más oxitocina generaban sus cerebros.

Luego hicieron el mismo experimento, pero con lobos criados a biberón y no se registraron cambios en los niveles de “la hormona del amor”.

Cuando un perro y su dueño se miran mutuamente a los ojos, retroalimentan su amor, de acuerdo con una investigación recientemente publicada en la revista Science.

Otros detalles del experimento

Finalmente, los científicos rociaron oxitocina en el hocico de algunos canes y los volvieron a introducir en una habitación, además de con sus dueños, con dos personas desconocidas.

En este caso, solo las hembras clavaron sus miradas en los ojos de sus dueños. Y, tanto las perras como sus propietarios, volvieron a incrementar su producción de oxitocina.

Para explicar esta reacción diferenciada, los investigadores suponen que las hembras podrían llegar a ser  más sensibles a la administración intranasal de la hormana. O que, la aplicación de manera artificial en los machos pudo desencadenar un mecanismo de agresividad ante los extraños.

Conclusiones de la investigación

Kikusui cree que esta particular relación entre canes y dueños es similar a la que ocurre cuando se miran una madre y su hijo.

Todo parecería indicar que, durante el proceso de domesticación de estos animales, los perros lograron imitar la mirada de los niños, esa que provoca mimos y recompensas por parte de sus progenitores.

Los resultados del estudio corroboran, además, el buen camino de las terapias con perros para ayudar a personas con autismo o estrés postraumático. Algunos de estos pacientes venían siendo tratados, de manera experimental, con oxitocina.

Perros para terapias asistidas

En los casos mencionados de trastornos por estrés postraumático y autismo, el uso de canes contribuyó a resguardar la integridad física y a controlar situaciones de emergencia de los pacientes. Además, permitió que estas personas, por ejemplo:

  • Presentaran una mejor actitud ante la vida
  • Tuvieran mayor confianza y seguridad
  • Se relacionaran mejor con otros humanos
  • Realizaran ejercicio físico

Información sobre la oxitocina

La oxitocina es una hormona que ayuda a regular el estado de ánimo y a favorecer las relaciones entre las personas.

También, actúa como un neurotrasmisor, dado que tiene la capacidad de estimular a las neuronas con el objetivo de que transmitan información entre ellas.

Los efectos de la oxitocina se relacionan con:

  • La felicidad
  • El sentimiento maternal y paternal
  • La conducta sexual
  • El establecimiento de confianza
  • La generosidad

Además, esta hormona puede provocar contracciones uterinas y así propiciar el parto. Y estimula la subida de la leche.

¿El amor entre perros y dueños debe explicarse?

perro y gato con persona mayor

En resumidas cuentas, todo parece indicar que humanos y perros reforzamos nuestros vínculos por medio de un circuito neuronal que impulsa la oxitocina. Y esto se produce a través de la mirada recíproca.

Como explicación, es sencilla y concreta y no deja de ser interesante. Pero resulta que el amor suele no explicarse. Simplemente se siente. Se trate de personas o animales. ¡O al menos eso queremos creer!

Y si bien en un mundo donde abunda la información y los avances científicos y tecnológicos parece quedar poco lugar para respuestas románticas, si tú y tu peludo os queréis, los motivos parecen estar de más.

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar