El ratón de Praga, un perro muy pequeño

Yamila 20 enero, 2017

No estamos hablando de un roedor que aparece en las calles de la capital checa, sino de una raza de perro muy pequeño. En este artículo te contamos sobre el ratón de Praga, el can de menor tamaño del mundo.

Breve historia del Ratón de Praga

El origen de este animal data de la Edad Media. En los Palacios y Castillos Reales de la zona de Bohemia (actual República Checa) era una raza muy apreciada. Normalmente estaba presente en todas las fiestas de la Aristocracia. Se dice que su nombre deriva en su función principal: cazar ratones y demás roedores en las fincas. También se cree que fue una cruza entre un Pinscher y un Chihuahua. Pero algunos criadores afirman que la raza que dio origen al Ratón de Praga fue el English Toy Terrier.

Los reyes, príncipes y demás cargos importantes lo tenían como un símbolo de estatus. Tal es así que el Príncipe Vladislav II lo ofrece como presente a la monarquía y nobleza de diferentes partes de Europa.

Otros miembros de la corte que demuestran devoción por el Ratón de Praga son Karel IV de Chequia y Boleslav II de Polonia. Se convierte sin duda en un perro popular en las casas reales. Y así paso a serlo también en las viviendas de los ciudadanos “comunes”.

La popularidad del ratonero decae con el desarrollo de las guerras mundiales. Acaba por ser rechazado en las exposiciones de perros por considerarse “muy pequeño”. Durante décadas estuvo en el anonimato y sobrevivió misteriosamente. En 1980 tras la presión de los aficionados la raza resurge tras una nueva cruza: esta vez con un pequeño Terrier de Rusia. En la actualidad lo podemos ver en cualquier parte del mundo.

Características del Ratón de Praga

raton-de-praga-2
Fuente: Томасина

También llamado “ratonero”, es un perro miniatura con origen en República Checa. Está considerado como el más pequeño del mundo (en cuanto a la altura máxima, ya que los chihuahuas se miden por el peso).

Es confundido a menudo con los Pinscher miniatura (2 cm más altos que el Ratón de Praga). Su manto está compuesto por pelo muy corto, bien lustroso y de color negro. Pero algunos presentan pelaje marrón en el hocico, patas y torso.

Tiene cabeza en forma de pera, mejillas ligeramente sobresalidas, ojos oscuros y un poco abultados. El cuerpo es corto, firme, bien musculado y recto. Mantiene las orejas siempre rectas, como si continuamente estuviese atento o en posición de alerta

La altura promedio es de 20 a 22 cm y el peso oscila entre los 1,5 y los 3,5 kg, siendo 2,6 kg el pesaje ideal. El ratonero de Praga tiene una esperanza de vida de 13 años.

Carácter del Ratón de Praga

En cuánto al carácter, esta raza se caracteriza por ser muy vivaz y activa. Tiene mucha energía, valentía y está dispuesto siempre al juego. El Ratón de Praga es muy sociable (mayormente con las personas) y crea vínculos muy fuertes con sus dueños.

Se trata a su vez de un can extremadamente inteligente que puede aprender trucos, órdenes y juegos en poco tiempo. Es fundamental llevarle de paseo todos los días. También es necesario educarle de forma responsable y jugar activamente con él.

El ratonero es un perro muy obediente, cariñoso y bastante apegado a su familia. No se recomienda en casas donde no hay nadie por varias horas, ya que se deprimirá con facilidad. En la etapa adulta se convierte en una mascota calmada, relajada y tranquila, pero sin dejar de lado su arista social y cariñosa.

Al ser un canino de tan diminuto tamaño, hay que tener mucho cuidado al jugar o pasear con él. En el caso de hogares con niños, es preciso que estos sean precavidos para evitar pisarles o proponerles juegos demasiado bruscos. El Ratón de Praga es propenso a roturas de huesos y luxaciones de rótula al ser algo frágil.

La dentadura es otra cuestión que merece ser examinada por un veterinario. Cuando le crecen los dientes y muelas de adulto, no siempre puede expulsar los de “leche”. En cuánto a los demás cuidados, es similar a cualquier raza pequeña. La alimentación debe estar orientada a su tamaño.

Te puede gustar