¡Qué perro policía tan inteligente!

Antonia Tapia · 2 junio, 2015

Caracterizado por su gran destreza física y adaptabilidad, el pastor alemán, comúnmente conocido como perro policía, es una de las razas más admiradas, respetadas y utilizadas en todo el mundo. Aclamado por su versatilidad, súper inteligente, fiel y gran compañero, sorprende por su energía.

Con más de 90 años de existencia, el perro policía es originario de Alemania. A finales del siglo XIX, estos ejemplares de pastoreo mostraban sus grandes habilidades en las granjas. Max von Stephanitz, un oficial de caballería, es conocido como el padre de la raza.

Después de la Primera Guerra Mundial, el pastor alemán se convirtió en un héroe ya que por esos años sirvió junto a la Cruz Roja. Estos ejemplares también brillaron en la pantalla grande y perros como Rin Tin Tin o Corazón Valiente. Se convirtieron en verdaderas estrellas, llegando a los corazones de millones de espectadores.

En la actualidad, este valiente perro se distingue por su gran capacidad para obedecer. Disciplinado. Son utilizados por las fuerzas policiales, como perros lazarillos, para detectar contrabando y estupefacientes y para la búsqueda y rescate de personas.

Características

alimentar pastor aleman 2

  • El carácter del perro  policía se distingue de otras razas por demostrar confianza en sí mismo y gran nobleza. Es muy accesible y, aunque quizás con los extraños  puede demostrar cierto recelo de vez en cuando, si se encuentra bien entrenado puede controlar su agresividad sin inconvenientes.
  • A corta edad los cachorros ya comienzan a demostrar su temperamento dominante. Y, si se acercan extraños, probablemente percibas sus imponentes ladridos de alerta. También observarás el grado de protección que ofrecen a todos los integrantes de su familia.
  • Sus atributos físicos son bastantes amplios. Su tamaño es mediano, pero es lo suficiente vigoroso y fuerte para correr largas distancias. Puede trotar sobre distintas superficies sin mucho esfuerzo. Su raza combina robustez con nobleza, poder, agilidad y elegancia.
  • Los machos son generalmente más grandes que las hembras. La popularidad de la raza ha dado lugar a una gran diversidad. Los colores en los que pueden conseguirse van desde el blanco, crema, negro o plata. Su pelaje, por lo general, es corto, aunque algunos ejemplares pueden mostrar longitudes más extensas.

Si estás pensado en adoptar un pastor alemán debes saber que estos ejemplares son fuertes en mente y espíritu. Por lo tanto, demandan atención y mucho cariño.

Si tienes niños pequeños o convives con adultos mayores, debes recordar que, si son muy frágiles, esta raza puede derribarlos sin inconvenientes, y sus poderosas mandíbulas pueden causar grandes estragos en los muebles.

También tienes que recordar que esta raza madura lentamente, por lo que debes estar preparado para proporcionarle disciplina de forma amable y firme. Además, claro, de brindarle un entorno seguro para ayudarlo a desarrollarse.

 Los pastores alemanes son perros activos. Les encanta correr y explorar su entorno con sus excelentes narices. Requieren ejercicio considerable, especialmente durante su crecimiento.  No se te ocurra atarlo, ya que es inaceptable. Le crearás frustración, aburrimiento y puede convertirse en peligroso.

Temperamento

pastor aleman 2

Los pastores alemanes son perros muy sociables. Necesitan atención y compañerismo. Si están aislados de las personas o de otros animales suelen deprimirse.  Son excelentes perros y se relacionan muy bien con el resto de los integrantes de la familia.

Criar a un cachorro con niños pequeños requiere paciencia y esfuerzo extra para los padres. A menudo, el cachorro de rápido crecimiento utilizará sus dientes para jugar con los niños y sus juguetes,  resultando a veces en arañazos. Los niños pequeños a menudo excitan a los cachorros, que están deseando jugar y perseguir.

Mucha atención, ya que niños pueden deshacer todo el trabajo que has hecho en el entrenamiento del cachorro, ya que los peques no son firmes ni coherentes con el animal. Siempre y cuando los padres se den cuenta de que van a necesitar una dosis extra de paciencia, el cachorro de pastor alemán puede crecer al lado de los niños y ser una gran compañía.

En cuanto a cuidado y mantenimiento, esta raza solo requiere su aseo normal, que consiste en baños ocasionales y peinado regular. Para que conserve su salud, al igual que sucede con todos los animales, es de vital importancia que se cumpla con su calendario de vacunación y visitas regulares al veterinario.