Preguntas y respuestas frecuentes sobre la leishmaniasis

Caridad Torcuato · 7 marzo, 2015

Hoy vamos a abordar un tema bastante serio, algo que nos preocupa a los dueños de mascotas, sobre todo de los perros. Se trata de la leishmaniasis, una enfermedad que se transmite a través de un mosquito y que en la mayoría de los casos puede ser mortal.

Es conocida también como la “enfermedad del mosquito”. Los síntomas pueden ser muy variados y cambia dependiendo del animal. Pero mucho ojo, ya que también la pueden padecer los humanos.

Si no habías oído hablar antes de la leishmaniasis o tienes dudas sobre la enfermedad, a continuación damos respuestas a las preguntas más frecuentes.

¿Qué es la leishmaniasis?

La leishmaniasis también es conocida como leishmaniosis y es una enfermedad de origen parasitario que afecta a los perros, pero que también el hombre puede contraerla. Se puede presentar de forma cutánea o visceral, siendo la segunda de gran gravedad, ya que dependiendo del perro, puede afectar a distintos órganos y hasta puede tener un desenlace mortal.

Es una enfermedad crónica que no tiene cura, por lo que es de vital importancia el diagnóstico precoz.

¿Cuáles son los síntomas?

perro enfermo

La sintomatología cambia mucho en cada animal, dependiendo de la raza, la edad o la genética de cada uno. Normalmente los síntomas que presentan los perros con leishmaniasis son la pérdida de pelo en algunas partes del cuerpo, úlceras en el borde de las orejas, conjuntivitis, diarrea, aparición de sangre al orinar, etc.

También se puede dar el caso que a tu perro le crezcan las uñas considerablemente, tenga heridas que no cicatrizan o tenga una pérdida notable de peso.

Si tu perro tiene algunos de estos problemas, es urgente que lo lleves a su veterinario.

Aunque puede ocurrir que el perro con leishmaniosis no presente claros síntomas y aparentemente es un perro sano, por lo que es vital que tu perro tenga controles con su veterinario regularmente.

¿Cómo prevenir la leishmaniasis?

La mejor manera de prevenir la enfermedad es controlando a nuestra mascota. Lo primordial es que tu perro no tenga contacto con el mosquito que transmite la leishmaniasis, para ello lo mejor es tener siempre a nuestra mascota en el interior de la casa y salir sólo para dar sus paseos diarios. Esto es, sobre todo, en los meses de verano.

Dentro del hogar, utiliza repelentes contra estos insectos, ya que pueden entrar en tu casa y picar a tu mascota. Sería recomendable también usar mosquiteras. Evita también las zonas húmedas, ya que al mosquito le encanta estos lugares.

¿Existe una vacuna?

perro enfermo

La respuesta es sí, siempre y cuando tu perro esté sano. Es importantísimo que vacunes a tu perro contra esta enfermedad, así el sistema inmune de tu pequeño amigo, reconocerá inmediatamente al parásito y su cuerpo tendrá las armas para poder defenderse.

Si tu perro tiene la vacuna puesta y le pica el mosquito, no va a contraer la enfermedad. Hay que aplicarle al can tres dosis el primer año y después una inyección anual, que actuará como recuerdo.

La vacuna sólo se puede aplicar a perros sanos con más de 6 meses de edad, tampoco se pueden vacunar a las hembras cuando están en su proceso de gestación. Es aconsejable que además de la vacuna, protejas a tu mascota con un collar o pipeta antiparasitaria.

¿Hay algún tratamiento?

Si tu perro contrae la leishmaniasis, no te preocupes, no está todo perdido. Existen tratamientos que mejoran la calidad de vida de tu mascota y que reducen los síntomas de la enfermedad. Hay casos en que los perros han vivido muchos años más, después de detectarles la enfermedad, eso sí, no se libran de posibles recaídas.

¿Hay razas que no contraigan la enfermedad?

Sí, razas como el podenco ibicenco y el andaluz, son inmunes a la enfermedad. El motivo es muy sencillo, ya que son perros que han vivido en zonas donde abunda esta clase de mosquito, por lo que estas razas están protegidas contra la enfermedad.

¿Afecta a las personas?

La respuesta es sí, pero no porque se la contagie su perro, sino porque ha sido picado por un mosquito, más concretamente, un mosquito hembra. Esto ocurre en personas con el sistema inmunitario débil, pero en el común de los casos, la enfermedad sólo aparece como una afección dermatológica.