Orcas desde temprana edad, aprenden de sus abuelas cómo alimentarse y cazar

Las orcas tienen bien definidos los roles en su propia familia. Mientras las madres crían a los bebés, las abuelas se encargan de enseñar a las más jóvenes.
Orcas desde temprana edad, aprenden de sus abuelas cómo alimentarse y cazar

Escrito por Equipo Editorial

Última actualización: 31 marzo, 2022

Si bien es cierto que las orcas a lo largo de los años se han ganado el título de ballenas asesinas, hay todo un sistema cultural interno propio de cada manada que se evidencia a la hora de cazar.

Brian Skerry, quien ha dedicado toda su carrera profesional en documentar el comportamiento de estas ballenas, no está de acuerdo con ese injusto apodo. A pesar de que esta especie es quizá la más agresiva y versátil a la hora de buscar su alimento, existe un complejo sistema de estrategias de caza que se enseña y aprende en cada manada, y que habla de las complejas relaciones que estas orcas pueden llegar a establecer entre ellas mismas. 

Una herencia familiar para la supervivencia

Skerry, investigador de National Geographic, no dudó en afirmar que: “miramos a los animales a la distancia y pensamos que somos muy diferentes, pero no es así. Las ballenas exhiben sus preferencias culturales, el comportamiento es su cultura.

Estas orcas establecen en sus manadas un sistema matriarcal en donde las madres y las abuelas poseen roles indispensables. Son ellas las encargadas de proveer los alimentos, organizar a las crías y mantener la seguridad.

Mientras las madres se encargan del cuidado de los recién nacidos, son las abuelas las encargadas de transmitir a los más jóvenes las estrategias de búsqueda y caza de alimentos propias de su manada. Esta importante labor de enseñanza se establece mediante un sistema profundo de comunicación sensorial y con demostraciones basadas en ejemplos para que los novatos puedan copiar y repetir.

El investigador de National Geographic afirma que las orcas son seres más complejos de lo que pensamos, transmiten sus legados a las crías entrenándolas, se comunican por medio de sonidos y sienten dolor con la pérdida de un ser querido. Lo más sorprendente de todo es que la estrategia de caza de cada manada es única en el mundo y se basa en una tradición que se ha pasado de generación en generación durante milenios. 

En la unión está la fuerza

Esta forma de comunicación y enseñanza que usan las orcas habla mucho de la superioridad emocional e intelectual que poseen respecto a otras especies. La fuerza de su manada se basa en la importancia de la familia y en los lazos que crean entre ellas mismas al transmitirse los conocimientos.

No es solo un mecanismo de defensa sino que las orcas aprenden de sus abuelas y, como efecto colateral, refuerzan y mantienen al grupo unido. Esa única forma de cazar que aprenden en su grupo los hace únicos y les otorga sentido de pertenencia en relación al resto de manadas de su misma especie.  

Brian Skerry concluye tras su largos años de investigación que: “la familia es muy importante para ellas. Invierten mucho en la siguiente generación, les enseñan, su cultura, sus tradiciones, tienen su propio lenguaje y celebraciones. Son como los humanos, criaturas sociales. O sea que aprendí que no son diferentes de nosotros en muchas cosas y que podemos ver el océano a a través de sus ojos.”


Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.