Nuestras mascotas ante el ruido: ¿cómo les podemos ayudar? 

Antonia Tapia · 21 diciembre, 2014

El miedo a los ruidos como truenos, alarmas, portazos  y fuegos artificiales es un problema común en los perros y gatos. Sabemos que este tipo de sonidos  impacta en la audición de las mascotas, debido a su sensibilidad. Es un hecho que a ellos les puede causar gran nerviosismo y a nosotros, sus dueños, nos puede resultar  una verdadera angustia y preocupación.

Los animales reaccionan de forma muy diferente a los ruidos. Los gatos por ejemplo, cuando sienten un ruido amenazante, tienden a esconderse. Los perros suelen ladrar e incluso pueden huir. Pero  ¿qué podemos hacer para ayudar a nuestras mascotas? ¿Cómo podemos enseñarles a mantener la calma?

Mascotas ante el ruido, a tener en cuenta

mascotas ante el ruido 2

La solución a largo plazo para que tu perro ya no se angustie con el ruido es enseñarle a asociar el ruido con algo positivo, como  puede ser un buen juego o algunas golosinas. Para modificar su conducta puedes comenzar con una aspiradora. Seguramente él huye tan pronto la ve. Puedes encender la aspiradora, colocarle una correa y tan pronto como responda negativamente, siéntate en el suelo junto a él, tranquilízalo, hazle caricias y dale algunos dulces. Practica esta dinámica varias veces, hasta que se acostumbre y ya no identifique el ruido como algo amenazador.

Algunas medidas que puedes tomar

mascotas ante el ruido 3

En primer lugar, no se te ocurra castigar a tu mascota. En realidad no es culpa de ellos si tienen miedo. En su lugar, trata de comportarte lo más normal posible. Los perros entienden más de nuestras acciones que nuestras palabras, así que trata de ayudarlo a relajarse jugando a un juego, bostezando y asegúrate que tu tono de voz es amigable. A menudo, los perros se sienten más seguros con su familia, por lo tanto evita sacar a tu perro afuera y si es posible, quédate en casa con tu perro o encuentra a alguien que pueda hacerlo

Establece un lugar seguro por si tu mascota desea esconderse. Créalo con una cama cómoda, algunos juguetes, y preferiblemente utiliza un poco de ruido de distracción, como el sonido de la radio o la televisión. Puedes crear una guarida en cualquier lugar que a él le guste, pero lo ideal es utilizar una sala interna relativamente a prueba de sonido o un espacio sin ventanas.

En caso de que no dispongas de un espacio con tales características, prueba bloqueando una pequeña ventana externa, coloca algunas capas de espuma o mantas para amortiguar el ruido proveniente del exterior.

Utiliza un collar de feromonas para reducir los niveles de estrés. Se pueden utilizar con gran efecto con perros ansiosos. Funciona mediante la liberación de feromonas lo cual genera en tu mascota la seguridad de estar con su madre.

Enciende  la radio o la televisión para amortiguar  el ruido de fondo.

Existe una serie de medicamentos que pueden ayudar a tu mascota a disminuir su ansiedad. Los cambios químicos que se producen en el cerebro después de varias semanas de medicación, en combinación con un entrenamiento adecuado, realmente pueden mejorar la calidad de vida de un perro ansioso y su propietario.

Sin embargo, no todos los perros requieren medicamentos de por vida, muchos  pueden ir disminuyéndolos  gradualmente. Otra opción son las propuestas naturales. No obstante, para escoger el mejor tratamiento lo más adecuado es que primero lo consultes con un veterinario.

Antes de que el ruido comience, asegúrate de salir a pasear con tu mascota.

Cuando empiece el ruido procura darle a tu perro algo para masticar. Esta acción disminuye el estrés en las mascotas. Le puedes dar a tu perro un hueso carnoso.  También puedes intentar con su juego favorito y con algunas golosinas.

Prueba con un masaje relajante. Esto puede ayudar a tu perro a disminuir la ansiedad y sentirse algo relajado. Si lo haces inténtalo en un lugar apartado de los ruidos, emplea algo de música tranquila y trata de hacerle mucho cariño. No olvides darle una recompensa y si lo deseas cúbrelo con su manta favorita.

Finalmente, si durante las tormentas o los fuegos artificiales, tu perro está ansioso, no dejes de consultar a un veterinario. A menudo, el miedo empeora con el tiempo, por lo que sin duda es importante para poner en práctica algunas estrategias desde el principio para evitar que pueda convertirse en una fobia.