No desesperes, los mejores consejos sobre cómo bañar a tu perro

Mariela Ibarra Piedrahita · 21 diciembre, 2014

Si la hora del baño es para ti y tu perro una zona de guerra, si llora, corre o terminas más mojado tú que él, podemos ayudarte con algunos consejos sobre cómo bañar a tu perro. Pero antes de empezar con el paso a paso, revisemos algunas situaciones:

De qué espacio y materiales dispones

El espacio es importante porque te permitirá manipular mejor a tu travieso amiguito. Probablemente si vives en un apartamento o en una casa sin terraza o patio, deberás bañarlo en la ducha, esto te limitará mucho los movimientos, pero él también tendrá menos espacio a donde huir. La ducha tiene otra ventaja y es el agua tibia, aunque no es muy ecológico dejar la regadera abierta mucho tiempo, otra ventaja es que una vez termines te puedes relajar tu.

Si tienes un patio podrás disponer de mucho espacio, pero te recomiendo (en caso que tu perro sea como el mío), usar la correa para evitar que escape. En el patio o terraza puedes usar un balde con agua tibia o la manguera, yo generalmente uso la manguera con un regulador del paso de agua (hay que ayudarle al planeta), aunque deberías tomar en cuenta otro método si no tienes sistema de calefacción de agua, no es que sea obligatorio, pero si tu mascota no está acostumbrada al agua fría te va a oponer resistencia.

Usa siempre champú y jabón especializado para mascotas, los productos para humanos o para aseo general les pueden causar problemas en la piel. Si vas a usar secador al finalizar el baño NO se lo apuntes directo a la cara ni lo pongas sobre su piel o pelaje directamente, puedes asustarlo, causarle dolor y quemadoras. Muchas veces estos productos no son siquiera buenos para ti.

Qué cuidados específicos requiere tu mascota

bañar a tu perro 2

De acuerdo a la raza, el tipo de pelaje o las patologías tu mascota requerirá de algún cuidado específico mientras lo bañas.

Alergias o enfermedades cutáneas:

En el caso de que tu perro tenga alguna clase de alergia, infección, hongos o algún problema cutáneo, deberás tener presente las recomendaciones de tu veterinario. Puede que algunos productos o alimentos le generen alergia, y esto se nota por un enrojecimiento en la piel. Las infecciones y otro tipo de patologías requieren tratamientos especiales, que pueden ir desde la aplicación de antibióticos o de algún producto de uso tópico, hasta los lavados diarios. Ten presente siempre esto y procura revisar el estado del pelaje y la piel de tu mascota, incluyendo zonas como orejas, dedos y cola, para detectar cualquier problema que pueda tener.

Tipo de Pelo

El largo del pelaje de tu mascota determinará el tiempo que deberá pasar entre un baño y otro. De esta forma se sugiere bañar a los perros de pelaje corto cada seis u ocho semanas, a los de pelo medio cada cuatro o seis semanas y a los de pelo largo y abundante cada cuatro semanas.

Condiciones especiales según la raza

Algunos perros requieren cuidados especiales durante el baño, por ejemplo los perros con arrugas requieren que laves con jabón dentro de cada una de ellas, incluyendo las que tienen en la cara y después debes secarlas bien para evitar la aparición de hongos.

Pasos para un buen baño

bañar a tu perro 3

Paso 1:

Acaricia a tu perro con las manos para soltar todo el polvo y pelaje muerto que pueda tener, si tu perro es de pelaje largo aprovecha para desenredarlo un poco con los dedos. Acarícialo a contra pelo y después cepíllalo.

Paso 2:

Moja a tu perro tratando de que permanezca tranquilo y quieto, si usas agua tibia procura que no esté muy caliente, puede causarle problemas capilares. Puedes valerte de la correa de paseo en caso de que se ponga muy inquieto. Evita mojarle la cara durante este proceso, lávalo sólo desde el cuello hacia abajo.

Paso 3:

Vuelve a acariciarlo a contra pelo y mójalo nuevamente para asegurarte de que el agua entre bien dentro del manto interno y la piel.

Paso 4:

Aplica el champú que consideres necesario de acuerdo a su pelaje, ten en cuenta que si le pones mucho puedes demorarte mucho enjuagándolo después. Frota bien todo su cuerpo con tus dedos, masajeándole el cuero cabelludo, sus almohadillas y sus dedos.

Paso 5:

Enjuaga usando agua en abundancia, masajea bien para asegurarte de que todo el champú salga, si dejas aunque sea un poco de champú le puede causar irritación.

Paso 6:

Una vez está bien enjuagado pon un poco de agua en tu mano y lávale la cara con ella, aplícale un poco de jabón, en especial si tiene arrugas. Enjuaga su cara de la misma forma, así evitarás  el riesgo de que le caiga agua en el canal auditivo.

Paso 7:

Deja que se sacuda, luego envuélvelo con una toalla y frótalo hasta que esté seco, si tienes la posibilidad de que reciba un poco de sol mucho mejor, presta especial atención a las arrugas y entre sus dedos. Recuerda que puedes darle recompensas en cada paso si se porta  bien. Por último puedes extender una sábana o toalla seca en el suelo y deja que se revuelque, mejor ahí que en tu cama o muebles ¿No te parece?.