No soy de raza, pero si me adoptas nunca te arrepentirás

Muchos de aquellos que desean adoptar a un animal, aunque no estén dispuestos a comprarlo por no fomentar el negocio dañino de la venta de animales, buscan en protectoras perros de raza, pues creen que estos son más bonitos y los hará parecer con más glamour. Uno sin raza te preguntaría: ¿Por qué no me adoptas?

No hay nada de malo en desear un perro con unas características específicas, pero no debemos olvidar que son muchos los canes que necesitan ser adoptados y tener una nueva vida. ¿Cómo se sentirán aquellos perritos que no son de raza al ver que nunca son adoptados?

Compartimos en forma de carta en primera persona los sentimientos de uno de esos perritos.

¿Por qué no me adoptas?

No sé cuánto tiempo hace que estoy aquí, creo que no mucho, pues poco a poco he visto desaparecer a mis amigos que nunca fueron adoptados. Supongo que pronto me tocará a mí, aunque parece que aún no ha llegado ese momento.

adoptar cachorros

Sé que no soy muy guapo porque cuando humanos llegan a casa nunca se acercan a mí. No pasa nada, es no me pone triste pues sé que si alguien, un día, me escoge, lo hará porque realmente me quiere. Será alguien profundo que me amará por lo que soy, y no por lo que aparento.

Lo que sí me entristece es pensar que ese alguien nunca llega. Me entristece ver como mis amigos y hermanos se van con humanos que parecen quererlos mucho por la forma en la que sonríen. Cada vez que la puerta se abre, mi pequeño corazón se llena un poquito de esperanza, pero cada día se cierra y yo sigo aquí. ¿Por qué no me adoptas?

Quiero decirte algo, aún te estoy esperando. Sé que no soy un perrito de esos preciosos que harán que todo el mundo que camine por la calle se gire a mirarme, o que te diga “qué perro tan bonito”, pero tengo mucho por darte.

Si me adoptas te prometo…

Para convencerte de ello, voy a prometerte todo lo que estaré dispuesto a hacer si me adoptas, porque me gustaría que entendieras que la amistad, los valores y la lealtad no están basados en la apariencia, sino en la calidad del corazón.

Te prometo:

  • Que correré a tu lado siempre que me llames. Sé que a veces necesitarás mi cariño, y te prometo que si me adoptas iré siempre que me llames aunque no tenga ganas de hacerlo.

mascotas adoptadas

  • No me haré pipí en casa. No importa cuánto tardes en volver, aguantaré hasta mi límite para no darte trabajo y para que te sientas orgulloso de mí.
  • Te esperaré tras la puerta cada día. Ese será mi trabajo cuando te vayas cada día al trabajo, esperarte. Y lo haré tan ansioso que cuando te vea de nuevo te mostraré mi alegría de manera efusiva.
  • No molestar a los vecinos. No seré uno de esos perros que se hacen los buenos frente a sus dueños y luego no dejan de ladrar y molestar a los vecinos. No, si me adoptas, te prometo que eso no pasará nunca.
  • No romperé nada. Fortaleceré mis dientes con mis juguetes y no con tus zapatos, porque si me adoptas, te mostraré eterno agradecimiento.
  • Te amaré pase lo que lo pase. No importa si me regañas, o si enfermas, siempre te amaré y jamás me separaré de tu lado.
  • Protegerte. Si alguien se atreve a acercarse a ti, te defenderé con mi vida si fuera necesario.
  • Te daré los buenos días muy contento… Cada día. Siempre tendré una sonrisa para ti.
  • No tiraré de la correa mientras paseamos.
  • Cuidaré de tus hijos con mi vida.
  • Te recordaré siempre aun cuando no estés.

No sé si esto es suficiente para ti, pero si me adoptas hay mucho más que esto que puedo ofrecerte, porque mi agradecimiento por ti no tendrá límite. Si me adoptas, todo mi ser, externo e interno te pertenecerá, porque me habrás demostrado ser una persona profunda llena de amor que reconoce que la verdadera lealtad reside en el corazón y no en el exterior.

Si me adoptas… Te querré y cuidaré el resto de mi vida.

Categorías: Adopción Etiquetas:
Te puede gustar