Los animales salvajes se reducen a la mitad en 40 años

Virginia Duque Mirón 14 enero, 2016

En ocasiones, me pregunto qué es lo que nos han hecho los animales para que los tratemos como lo hacemos. Por qué cada vez hay menos y menos de una especie o por qué algunas han desaparecido.

¿Acaso es más importante tener una alfombra de cebra que tener cebra en el planeta que podamos ver? ¿Es más importante tener un bolso o unos zapatos de cocodrilo que el que nuestros hijos puedan escuchar hablar de animales que aún existen? Los animales salvajes se reducen en los últimos años.

Aunque desde Mis Animales nos da especial tristeza hablarte de estos temas, lo creemos necesario. Debemos concientizar a los demás sobre lo que estamos haciendo con nuestro planeta y con nuestros compañeros de hogar. A continuación, te damos datos reales de lo que está sucediendo con los animales salvajes.

En solo 40 años los animales salvajes se reducen a la mitad

hipopotamo

Lo triste de esta noticia es que según la ONG WWF (World Wildlife Fund for Nature) en su informe Planeta Vivo, esta reducción de animales salvajes es consecuencia de la acción del hombre. Los datos abarcan el período entre 1970 y 2010.

Unas especies han salido más mal paradas que otras, como ha sido el caso de los animales de agua dulce que se han reducido en un 76%. ¿Has escuchado eso? Solo queda 24% de las especies de agua dulce que han existido. ¡Lamentable!

Las especies terrestres y marinas sufrieron una disminución de un 39% siendo las zonas más afectadas en todas las especies Latino América con un -83% y Asia con un -79%. Piensa que estamos hablando de tan solo 40 años y que si seguimos a este ritmo en menos de diez, o veinte años a lo sumo, nos quedaremos sin especies salvajes.

La reducción general

El informe Planeta Vivo supervisa 10.380 poblaciones de más de 3.000 especies de mamíferos, anfibios, aves y reptiles y aseguran que en este período de 40 años, los animales salvajes de esas especies se redujeron en un 52%. ¡Más de la mitad!

Esta ONG hace un informe cada 2 años, y el anterior, hecho a finales de 2012, escogieron el período entre 1970 y 2008, e hicieron una estimación de pérdida de 28%. Esto quiere decir que en solo 2 años ¡se ha casi duplicado esa cifra! Sin duda, no estamos haciendo nada por salvar nuestro planeta por mucho que los políticos quieran prometernos. ¡Mentira!

¿Cómo hemos llegado a esto?

Yo lo resumiría en una palabra: ambición. Esto conlleva egoísmo, narcisismo y cualquier palabra acabada en ismo que no tenga un bello significado. Y es que el hombre no ha hecho más que preocuparse de él mismo, de su bolsillo y de tener cuanto más mejor en lo que se refiere a dinero y poder y, por qué no decirlo, algo de lo que alardear con sus amigotes.

Esta ambición ha llevado a la deforestación causando la pérdida de hábitats de muchas especies. A esto también han contribuido la agricultura, los sistemas de riego y las represas. Y todo esto sin hablar de cuántos animales han muerto por la caza, la sobreexplotación pesquera y cómo no, el cambio climático.

Consecuencias

osos polares

Se ha creado un espíritu de independencia en el mundo, una especie de aire que cada vez respiran más personas del cual el lema es: “Puedo hacer lo que quiera sin dar explicaciones a nadie”. Pero no olvidemos algo, señores, todo lo que hacemos tiene consecuencias para otros, y en este caso, para nuestros animales.

La pérdida de los hábitats ha hecho que los animales salvajes no tengan dónde ni con qué alimentarse. El cambio climático ha contribuido a destruir el hábitat de otras muchas especies como los osos polares.

Por otro lado, hemos estado consumiendo pescados y animales a los que no hemos dejado crecer y reproducirse, hemos matado miles y miles de animales creando un descenso enorme en sus cifras de existencias. Una muestra de esto es el elefante africano, el cual su número disminuyó en tan solo 9 años (2002-2011) en un 60%.

Es triste pensar en todo esto, pero esperamos que lo compartas con tus conocidos y amigos para que cada uno poniendo un granito de arena consigamos mejorar la situación y evitar que dentro de 10 años tengamos que escuchar: “En los últimos diez años los animales salvajes se redujeron… perdón, desaparecieron”.

Te puede gustar