¿Los animales presienten los terremotos?

Virginia Duque Mirón · 17 diciembre, 2015

¿Te has extrañado cuando llegando a la esquina de tu casa tu perro ya empieza a ladrar? ¿O que tu gato esté en la puerta esperandóte antes de que entres por ella? ¿Será que te huelen, o te escuchan? Lo que sí es seguro es que los animales tienen los sentidos muchos más agudizados que las personas, por lo que tienen la capacidad de oler y sentir cosas a varios metros de distancia.

¿Y qué hay de los terremotos o tsunamis? Si hemos visto imágenes de alguno de estos desastres naturales, siempre se ve corriendo a los animales antes que a las personas. Y es más, el número de muertes es muy superior en las personas que en los animales en este tipo de circunstancias.

La pregunta que surge es: ¿Pueden los animales presentir los terremotos? Según la NASA la respuesta es breve, clara y concisa: Sí, sí pueden.

La NASA explica cómo los animales presienten los terremotos

gato blanco

Cuando sucede un terremoto, maremoto o tsunami, la corteza terrestre sufre cambios, los cuales son detectados por los animales. Tanto es así, que se está barajando la idea de copiar este instinto de los animales y plasmarlo en un detector que pueda alertar de este tipo de desastres naturales antes de que sucedan.

Vemos un poco difícil de conseguir esto, ya que un instinto o una alta sensibilidad no se puede copiar, pero deseamos que lo consigan ya que muchas vidas humanas podrían salvarse gracias a ello.

Veamos algunos ejemplos que nos reafirman el hecho de que los animales sienten un terremoto antes de que ocurra.

Haicheng, China

En esta historia, las serpientes son las protagonistas. En el año 1975 salieron todas las serpientes huyendo de sus madrigueras justo un mes antes de que sucediera un terremoto de gran magnitud. No tenía sentido algo así, pues las serpientes no emigran y siempre habían permanecido en sus hogares, pero aquello pareció una plaga a la que un mes más tarde le encontraron explicación.

Parque Nacional de Yanachaga, Perú

En 2011 sucedió un sismo de 7 de magnitud en la escala de Richter. Unas semanas antes se habían colocado cámaras en este parque para observar el ritmo de los animales. Cada día pasaban unos 18 animales por ese lugar mientras que 6 días antes del sismo se redujeron a 3.

Estados Unidos

Aunque no fue un sismo especialmente grande, un perro Labrador Retriever que estaba en una oficina bajo el programa PetFriendly pudo darse cuenta antes de que sucediera.

Estaba tranquilamente sentado cuando bajó su hocico al suelo un segundo y un momento después alzó sus orejas y empezó a correr. En ese momento comenzó el temblor y todas las personas echaron a correr. Te dejamos un vídeo para que lo veas.

Pero además de serpientes y perros hay otros animales que son capaces de presentir desastres naturaless antes de que sucedan; y no solo terremotos.

Animales que pueden presentir desastres

Vacas

Estas son capaces de reconocer un terremoto hasta 6 días antes de que ocurra. Las vacas lo demuestran bajando altamente su producción de leche. Esto se debe al gran estrés que les supone un terremoto y fue comprobado en el sucedido en Japón en 2011.

Albatros

Estas aves tienen una capacidad increíble de percibir los cambios en la presión atmosférica y acuática, lo que supone que son capaces de percibir un huracán. Cuando hay un seísmo alzan el vuelo y se van lo más lejos posible para buscar un lugar donde refugiarse.

Abejas

Son capaces de percibir cuándo lloverá por su sensibilidad a la humedad. Cuando presienten que sucederá una tormenta se van de su hogar en busca de refugio.

Elefantes

elefantes

Sus grandes orejas les permiten percibir sonidos a distancias inimaginables para el ser humano. Esto quedó constatado en el gran tsunami que azotó Tailandia en el cual los elefantes huyeron a zonas altas antes de que sucediera.

Gatos

Estos se vuelven locos cuando presienten fenómenos como terremotos o erupciones volcánias. Tienen una sensiblidad especial no solo para los sonidos sino también para sentir la deformidad de la tierra.

Después de ver esto, solo podemos decir una cosa. Estés donde estés, si ves a un animal volverse loco y correr, ¡corre!