Las transfusiones sanguíneas en las mascotas

Las transfusiones de sangre son una práctica médica poco usual en la medicina veterinaria. Esto no se debe a que existen pocos casos que lo necesiten, sino a que son escasos los donantes para suplir la demanda.
Las transfusiones sanguíneas en las mascotas

Escrito por Caridad Torcuato

Última actualización: 02 junio, 2022

Al igual que en los humanos, se puede dar el caso que nuestra mascota tenga un accidente o una enfermedad y necesite una o varias transfusiones sanguíneas. Es por eso que los veterinarios intentan cada vez más concienciar a los dueños de las mascotas la importancia de donar sangre.


Pero las transfusiones tampoco son fáciles de llevarlas a cabo, ya que los perros pueden llegar a tener muchos más tipos de sangre que los humanos. Esa es una de las causas por las que hay tan pocos bancos de sangre para perros. A continuación te explicamos todo sobre las transfusiones sanguíneas en las mascotas.

Las donaciones

donar sangre

Por lo general, las reglas para donar sangre en las mascotas, suelen ser las mismas que para los humanos. Hay diferentes tipos de sangre en la misma especie, pero hay que transfundir la sangre que corresponda a ese tipo. Este paso es fundamental.

Los veterinarios advierten de la importancia de las donaciones, ya que en caso de una necesidad urgente, el banco tiene que disponer en ese momento de la sangre adecuada para nuestra mascota. Algunos de los casos en los que se necesitan hacer transfusiones sanguíneas son:

  • Anemias.
  • Problemas hepáticos.
  • Quemaduras.
  • Hemofilia.
  • Hemorragias por heridas.
  • Problemas de coagulación.

La mayoría de estos casos son poco comunes, pero es importante que exista un banco de sangre en donde se disponga de la sangre para cualquier eventualidad. El único problema es que es poco usual encontrar donantes.

Productos sanguíneos

Al igual que sucede en los humanos, la sangre de las mascotas está compuesta por varios productos sanguíneos como plasma, eritrocitos y plaquetas. Estos componentes pueden ser separados al momento de tomar la sangre del donante, de manera que la transfusión no siempre conlleva traspasar todos los productos sanguíneos. Según las necesidades del paciente, se pueden transferir alguno de los siguientes productos:

  • Sangre completa: la sangre integra como se obtiene de manera directa del donante. Esta puede estar almacenada o ser fresca, según la disponibilidad del banco de sangre.
  • Glóbulos rojos (eritrocitos): es un concentrado de eritrocitos, los cuales son células encargadas del transporte de oxígeno. Este producto sanguíneo no aporta plasma ni plaquetas, solo glóbulos rojos.
  • Plasma: es el líquido en el que se mueven los demás productos sanguíneos. Se conforma de 90 % de agua, sales minerales y proteínas con función de coagulación.
  • Plaquetas: son un grupo de células destinadas a mejorar la función de coagulación. No se pueden almacenar por más de 5 días, por lo que es raro contar con este tipo de producto sanguíneo.

A excepción de las plaquetas, la mayoría de los productos sanguíneos se pueden almacenar por un periodo de hasta 28 días (en aproximado). Este es el origen de la problemática y escasez en los bancos de sangre, pues la poca cantidad de donantes impide que existan reservas útiles.

Requisitos de los donantes

Para saber qué tipo de sangre tiene nuestro perro o gato, se le hace un test para identificarla. No podemos transfundir a nuestra mascota con cualquier tipo de sangre, puesto que el desenlace sería fatal.

Todos los animales que tengan buena salud, todas sus vacunas, estén desparasitados y que no hayan padecido enfermedades graves, pueden donar sangre. Eso sí, hay un peso mínimo, los perros deben pesar más de 25 kg y los gatos 4 kg.

La extracción de la sangre es muy sencilla e indolora, pero hay mascotas que no se quedan quietas y hay que sedarlas, ya que se les introduce una aguja en la arteria carótida hasta retirar la cantidad de sangre recomendada. Asimismo, no hay problema con la mascota, pues por ella misma repondrá la cantidad que se le ha extraído. El procedimiento no dura más de 30 minutos.

Tipos de sangre

En los gatos nos podemos encontrar 3 tipos de sangre: A, B y AB, mientras que en los perros pueden aparecer 25 o más tipos de sangre. Por esta razón, en los canes se utiliza una clasificación especial denominada DEA (Dog Erythrocyte Antigen). Dicha clasificación contiene varios grupos raros y poco frecuentes, lo que aumenta aún más la complicación de las transfusiones sanguíneas.

Es muy importante tipificar muy bien la sangre de los gatos, ya que estos animales tienen un tipo de anticuerpos desde su nacimiento que ataca cualquier sangre distinta a la suya. El grupo más frecuente es el A, mientras que el más raro es el AB. Sin embargo, el grupo B es el que presenta más reacciones secundarias frente a las transfusiones incompatibles.

En los perros también es mejor que la sangre sea de su tipo, pero a diferencia que en los gatos, nos podemos arriesgar a realizar la primera transfusión si no es la misma sangre. Sin embargo, después de esta transferencia sanguínea, generan anticuerpos de resistencia y en lo sucesivo solo aceptarán sangre de su tipo.

A pesar de que es sencillo efectuar la transfusión en perros, existen algunos grupos sanguíneos problemáticos. Uno de ellos es el DEA-1.1, el cual suele generar reacciones secundarias frecuentes en transfusiones incompatibles.

Frecuencia para donar sangre

perro enfermo

Si tu mascota ha donado sangre, no te preocupes porque él mismo regenerará la sangre extraída. Los veterinarios nos advierten que se puede volver a donar en 8 semanas. La sangre extraída puede permanecer en los bancos hasta 4 semanas, de ahí la importancia de que se haga la donación de forma regular.

Cuando se produce la donación, expertos en laboratorio la examinan para ver qué tipo de sangre es y descartar la transmisión de enfermedades. Una vez tipificada la sangre se conserva refrigerada hasta que llegue el momento de realizar las transfusiones sanguíneas.

El proceso de transfusión

Si llega una mascota al veterinario que ha perdido mucha sangre a causa de una hemorragia, una anemia crónica, etc., el veterinario evalúa si el perro o el gato necesita de una transfusión. En el caso de que sea afirmativo, hay que seguir un proceso.

Primero, se necesita saber qué tipo de sangre tiene nuestra mascota. En ese momento se hace una prueba sanguínea y se busca la sangre del mismo tipo, ya sea en un banco de sangre o directamente de otra mascota.

Antes de empezar la transfusión, la mascota receptora debe ser evaluada clínicamente para asegurar su estado de salud. Después, se le medica con antihistamínicos y corticoides que previenen una posible reacción anafiláctica, lo que mejora el proceso de recepción. Finalmente, una vez que ya se tiene la sangre del donante, lo que se hace es transfundirla directamente de la misma bolsa.

Adicional, se necesita tener en cuenta también la cantidad que se necesita y la velocidad en la que debe entrar la sangre. Asimismo, la mascota debe ser monitoreada en todo momento por el veterinario, con el objetivo de asegurar que no presente ningún síntoma de rechazo a la sangre transfundida.

El proceso en general es sencillo y no conlleva muchos riesgos si se lleva a cabo de la manera correcta. Sin embargo, la escasa cantidad de donantes hace difícil que sea una opción viable como tratamiento para los casos críticos. En caso de que quieras apoyar y ayudar a una mascota que lo necesite, pregunta a tu veterinario si requiere donantes de sangre.

Te podría interesar...
Enfermedades que transmiten los mosquitos a los perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Enfermedades que transmiten los mosquitos a los perros

Los mosquitos son insectos que suelen transmitir varias enfermedades que también afectan a los perros. Conoce más sobre el tema aquí.



  • Madriz, E. (2014) Manual de procedimientos para transfusiones sanguíneas en caninos. (Tesis de grado, Universidad Nacional Agraria)
  • Fragio, C., Daza, M. & García, E. (2009) Transfusiones sanguíneas en perros y gatos. Clin. Vet. Peq. Anim, 29 (4): 229-238.