La osteoartritis canina

Mariela Ibarra Piedrahita · 6 noviembre, 2015

Hemos hecho grandes avances en la medicina veterinaria. Nuevas pruebas de diagnóstico y tratamientos mejorados han dado a los veterinarios más poder en la búsqueda, la prevención y el tratamiento de enfermedades en nuestras mascotas. A continuación, os hablaremos sobre una enfermedad que afecta a muchos perros, la osteoartritis canina.

Algo importante en el cuidado y prevención de las enfermedades está en la mejora de la educación del cuidador y la disposición del mismo para ofrecer una mejor atención a sus animales.

La edad no es una enfermedad, pero predispone a nuestras mascotas para sufrir dolencias. Por ejemplo, el hecho de que los animales se ralentizan con la edad, es debido a enfermedades degenerativas y una de las más frecuentes y comunes es la artritis canina o la osteoartritis canina.

¿Qué es la osteoartritis canina?

La osteoartritis es una enfermedad degenerativa no inflamatoria de las articulaciones. La artritis puede ser caracterizada por la degeneración del cartílago, resultando en el contacto hueso con hueso dentro y/o alrededor de las articulaciones afectadas.

perro con artrosis

Las Enfermedades Degenerativas de las Articulaciones (DJD por sus siglas en inglés) son un problema común en las mascotas mayores. Las DJD pueden ser tan leves como escuchar el clic de una rodilla o tan grave como un caso de la displasia de cadera crónica.

Tanto propietarios como veterinarios están haciendo un gran trabajo de mantener a nuestros animales sanos, precisamente para evitar los casos en que los animales sean sacrificados debido a la mala calidad de vida provocada por un caso severo de artritis paralizante.

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene DJD?

¿Cómo sabes que su mascota puede estar sufriendo de un caso de enfermedad degenerativa de las articulaciones? El síntoma más común es la ralentización del animal. Algunos perros pueden no ser capaces de ejecutar actividades como subir o bajar las escaleras como lo hacían antes, o pueden tener problemas al levantarse después de estar acostado.

Si observas dificultades cuando tu perro hace maniobras en suelos resbaladizos, saltando dentro y fuera de los vehículos, o saltar arriba y abajo de los muebles, puede ser un mal indicio.

La mayoría de estos perros son mayores, pero la osteoartritis canina es también una enfermedad que puede afectar a los perros más jóvenes.

¿Cuáles son los síntomas de la osteoartritis canina?

Factores predisponentes pueden incluir:

  • Una edad avanzada
  • Lesiones traumáticas
  • Defectos de nacimiento
  • Complicaciones post operatorias de cirugía ortopédica
perros mayores 2

Los síntomas pueden incluir:

  • La postura rígida ya sea echado, sentado o caminando.
  • La renuencia a hacer ejercicio.
  • Hinchazón de las articulaciones.
  • Sonido de un clic o sonido de explosión procedente de la articulación o articulaciones afectadas.

La gravedad de los síntomas y cómo afectan a la calidad de la vida del perro, a menudo, será el único factor determinante en la forma en que tu veterinario puede optar por manejar el problema. Muchos animales con artritis crónica tienen pérdida de masa muscular y aumento de la debilidad debido a la disminución del uso de la extremidad o extremidades afectadas.

¿Qué debo hacer si pienso que mi perro tiene osteoartritis?

Lo primero que debes hacer si notas que tu perro exhibe cualquiera de estos síntomas de forma regular es consultar a tu veterinario local. Él o ella será capaz de determinar si los síntomas que estás viendo son, de hecho, debido a un caso de enfermedad de las articulaciones o artritis y pueden ser a causa de otro problema subyacente.

En muchos casos, hacer un diagnóstico requerirá una minuciosa revisión de la historia clínica, exámenes, radiografías, o incluso análisis de sangre. Un diagnóstico de la enfermedad degenerativa articular o artrosis garantiza una evaluación adicional para determinar la causa subyacente del problema, como por ejemplo, la displasia de cadera, subluxación rotuliana o cualquier otra condición predisponente.

El problema de fondo podrá o no ser corregido en función de la situación individual y la gravedad del caso. El objetivo principal del tratamiento es siempre el de hacer que el perro lleve una vida lo más cómoda posible.