La necesidad de dormir del perro

Alba Muñiz · 17 septiembre, 2015

Nuestros amigos peludos son unos lindos dormilones. Además de las horas de sueño nocturno, también suelen tomarse sus buenas siestas. Y es que la necesidad de dormir del perro es superior a la del humano y requiere de más del 50% de cada día.

¿Cuánto duermen los perros?

Te contamos algunos datos sobre el sueño de los perros.  En promedio:

  • Precisan entre 12 y 14 horas de descanso.
  • Un animal adulto duerme entre 8 y 9 horas cada noche.
  • El resto del tiempo que dedican al sueño se reparte entre varias “siestas” a lo largo del día.
  • El sueño diurno suele ser más ligero y vigilante, ya que despiertan fácilmente ante el estímulo de alguno de sus sentidos.

Distintas necesidades de horas de sueño

perro durmiendo

La cantidad de horas que duerme un  perro varía según la edad, el tamaño y  la actividad física que realice. Por ejemplo:

  • Cuanto más grande es el animal, más tiempo de descanso precisa.
  • Los cachorros gastan mucha energía, por lo tanto, se pasarán el día durmiendo y alimentándose.
  • Las razas gigantes y los cachorros necesitan dormir hasta 18 horas.
  • Los canes ancianos, dado su desgaste físico y mental, requieren más horas de sueño.

Más información sobre la necesidad de dormir del perro

Para los canes es fundamental dormir bien. Y sus horas de sueño deben ser de calidad.

Tu mascota gozará de un buen descanso si realiza una adecuada actividad física y mental durante el día. Entonces, además de procurarle paseos y ejercicios, debes estimular su cerebro con algún juguete interactivo o con algún juego de inteligencia.

Ten presente que, cuanta más actividad despliegue tu peludo, tendrá una mayor calidad de descanso.

Los perros también sueñan

Las fases del sueño de los perros son similares a las nuestras, aunque la etapa REM solo dura un 10% del ciclo (en las personas suele extenderse hasta el 25%).

Y, al igual que los humanos, los canes sueñan y hasta tienen pesadillas. Puedes advertir esos momentos porque:

  • Mueven las patas.
  • Gimen.
  • Ladran.
  • Gruñen.
  • Dan lengüetazos.
  • Alzan las orejas.

Pero, además,  los perros también roncan, sobre todo los de razas braquicéfalas, cuyas vías respiratorias son estrechas y tienen la nariz chata. Es el caso de los Bulldog o los Shih Tzu.

Trastornos del sueño en los canes

Nuestros amigos de cuatro patas pueden sufrir desórdenes en el sueño  igual que las personas. Por ejemplo:

  • Insomnio. Puede deberse a causas como reumatismo, problemas respiratorios, ansiedad o depresión.
  • Apnea. Se trata de patrones alterados de respiración, donde esta se interrumpe o se hace muy superficial.
  • Narcolepsia. Durante un episodio narcoléptico, el animal puede derrumbarse sobre un costado o boca abajo. Afloja sus músculos y cesa todo movimiento físico,  como si repentinamente hubiera caído en un sueño profundo. Son sucesos de corta duración y el perro se despierta enseguida como si nada hubiera sucedido.

Exceso y falta de sueño en los perros

cachorro durmiendo

Si tu amigo peludo no duerme lo suficiente puede mostrarse irritado e incluso estresarse, si la falta de sueño se torna persistente.

Por el contrario, si el animal duerme más de lo normal, quizá tenga algún problema de salud, como depresión, o incluso moquillo o parvovirus.

Ante estas anomalías, es importante que lleves a tu perro al veterinario.

Asegurále un buen descanso a tu mascota

Ya que el descanso es tan necesario para nuestro amigo de cuatro patas, es importante procurarle un sitio adecuado. Tu mascota se merece:

  • Un lugar que pueda considerar como propio y así sentirse seguro.
  • Una cama cómoda, acorde a su tamaño.
  • Un espacio libre de corrientes de aire, pero ventilado.
  • Contar con la temperatura adecuada para tener un sueño reparador.

Beneficios de un sueño reparador para tu perro

La necesidad de dormir del perro debe ser respetada para garantizarle una buena calidad de vida.

Un animal que descansa de manera adecuada gozará de una buena salud tanto física como mental. Esto se traduce en:

  • Pelo suave, brillante y en abundancia.
  • Piel bien hidratada.
  • Buen estado de ánimo.

Así que procúrale a tu mascota sus necesarias horas de sueño y enséñale a los niños que no deben interrumpir esos momentos que sus peludos amigos eligen para descansar.