La nariz seca en el perro: ¿cuándo debes empezar a preocuparte?

Alba Muñiz 14 agosto, 2015

La nariz seca en el perro no debería ser motivo de preocupación, en la mayoría de los casos.

Sin embargo, si está asociada a otros signos, puede estar indicando patologías con distinto nivel de gravedad y que requerirán una consulta con el veterinario de forma más o menos urgente.

Narices secas y húmedas

Pese a que las trufas de estos animales son famosas por su humedad, es normal que se resequen en algunos momentos del día y ante situaciones puntuales. Puede ocurrir cuando los perritos:

  • Están expuestos al viento o al frío.
  • Toman sol durante demasiado tiempo.
  • Permanecen en lugares calefaccionados y con poca ventilación.

En estos casos, bastará con mantener la nariz de tu perro hidratada con alguna crema específica indicada por el veterinario y procurar que tu mascota tome suficiente agua para evitar que se deshidrate.

Nariz seca en el perro: señales de alerta

nariz perro

Hay ocasiones en las que la nariz seca viene acompañada de señales más preocupantes y que pueden desembocar en enfermedades agudas y graves.

Si tu perro tiene diarreas o vómitos, el motivo de su trufa seca es la deshidratación. La consulta con el veterinario debe ser urgente, ya que puede estar desarrollando enfermedades con riesgo de muerte como el parvovirus o el moquillo.

Por tal motivo, es de suma importancia que cumplas en tiempo y forma con el calendario de vacunación de tu mascota.

Además, el moquillo puede manifestarse en diferentes formas. Una de ellas es la cutánea. En este caso, el animal presenta dermatitis, con engrosamiento de la piel de la nariz y de las almohadillas.

Enfermedades dermatológicas

Entre las patologías de la piel, hay muchas que pueden provocar una nariz seca en el perro, acompañada de grietas y hasta llagas. Por ejemplo:

El lupus eritematoso discoide (LED)

Es un trastorno cutáneo crónico de carácter autoinmune, relativamente benigno y que no causa compromiso sistémico. Los primeros signos clínicos se concentran en la nariz y son:

  • Despigmentación
  • Eritema (enrojecimiento de la piel debido al aumento de la sangre contenida en los capilares)
  • Descamación
  • Pérdida de la arquitectura normal

El pénfigo foliáceo

Es la enfermedad autoinmune más común en perros y gatos. Provoca lesiones de tipo pustular, costras y úlceras, alrededor de los ojos, sobre el puente de la nariz, orejas, cojinetes plantares y región inguinal.

El tratamiento es de por vida, con drogas inmunosupresoras.

La nariz seca y las enfermedades oportunistas

Un sistema inmune debilitado suele favorecer la aparición de enfermedades oportunistas que pueden tener como epicentro la nariz de tu mascota.

Es el caso de la aspergilosis, una infección micótica causada por una especie de hongo muy común en todo el medio ambiente.

Hay dos tipos de infección por este hongo: la  nasal y la difundida.

Aspergilosis nasal

perros

La infección se localiza en la nariz, fosas nasales y senos frontales.

El animal presentará también:

  • Estornudos
  • Dolor nasal
  • Sangrado de la nariz
  • Pérdida de apetito
  • Nariz visiblemente hinchada
  • Mucosidad que puede llegar a contener pus y sangre
  • Despigmentación

Ten presente que, ante enfermedades oportunistas, además del tratamiento puntual, hay que reforzar las defensas de tu can con una dieta adecuada y algún suplemento vitamínico que deberá indicar el veterinario.

Otros causas que incluyen la nariz seca como signo

Presta atención a los siguientes datos:

  • Una nariz seca y descamada puede deberse a una exposición prolongada al sol, como ya mencionamos. Pero, en ocasiones, se producen quemaduras solares, sobre todo si el animal tiene una trufa pálida o rosada.

En este caso, el can podría llegar a desarrollar cáncer de piel, por lo que es recomendable que lo protejas de la radiación solar.

  • Si a la trufa reseca se suman secreción nasal, tos, estornudos y dificultad para respirar normalmente, seguramente el animal está cursando algún problema respiratorio.
  • También las alergias pueden provocar  sequedad en la nariz de tu mascota. Por ejemplo, ciertos ingredientes que se encuentran en los piensos, como es el caso del trigo, o productos químicos utilizados en cuencos de plástico.

En estos casos se impone un cambio de dieta y comederos y bebederos de acero inoxidable.

Más allá de signos evidentes que indiquen una visita urgente al veterinario, consulta al profesional ante cualquier duda que te provoque la trufa de tu perro.

Te puede gustar