La mejor alimentación del cerdo

Miguel Rodríguez · 17 junio, 2018
La dieta del porcino dependerá del propósito que se tenga para este animal, y es que no solo es popular en las granjas, sino que cada vez gusta más como mascota por su carácter e inteligencia

El cerdo es uno de los animales que poco a poco va ganando popularidad en los hogares. A pesar de ser un animal de granja, la alimentación del cerdo puede ser o no más complicada según sea el caso de nuestra crianza.

En esta ocasión, vamos a hablarte sobre la alimentación del cerdo en ambos casos; como deberían ser para cada ocasión y los requerimientos que necesitan para estar en plena forma.

Un amigo peculiar

Los verracos son animales con gran inteligencia pese a que la creencia popular dicte lo contrario. De hecho, su inteligencia es similar a la de los perros, lo que les hace un animal de compañía ideal para algunas personas.

Son unos animales originarios de los jabalíes salvajes que solían habitar los bosques del continente, por lo cual heredan gran parte de sus características, entre ellas sus hábitos alimenticios. Por esta razón, los cerdos son animales omnívoros; se pueden alimentar tanto de vegetales y como de animales sin ningún problema.

Lo cierto es que los marranos pertenecen a una de las fuentes primarias en la alimentación del ser humano debido a que su carne es muy nutritiva y deliciosa. Pero para que esto se logre, se debe seguir una dieta rigurosa para que engorde forma apropiada y no sea una pérdida de tiempo a largo plazo.

Alimentación del cerdo como animal de granja

La cría en masa de cerdos es una práctica común en todos los países del mundo. Se emplean diversas prácticas para la alimentación de ellos, cada una con diferentes resultados, pero siempre aspirando a que el animal engorde de la forma apropiada.

Qué come el cerdo

Una de ellas consiste en dejarle al aire libre para que se alimente del pasto. Es decir, una alimentación completamente natural sin aditivos artificiales. La idea de este método es aprovechar los recursos naturales que ofrece la naturaleza en materia alimenticia.

Debido a esto, la influencia de las estaciones del año afectan la calidad del alimento ingerido. En verano e invierno suelen ser los momentos en los que el alimento no es de gran calidad o abundante, mientras que los meses de primavera y otoño son todo lo contrario.

Es la forma más económica para la alimentación del cerdo, pero el resultado a veces puede no ser el esperado: la mayoría de los animales no ganaran tanto peso como se desearía, a menos que este no sea el objetivo.

Otra práctica consiste en corrales, denominada estabulación o ganadería intensiva: los animales son encerrados en un corral junto a otros miembros de su familia, los cuales son alimentados utilizando comederos con alimentos de gran contenido proteico.

Entre los alimentos que más se utilizan en esta práctica se encuentran: el maíz, avena, trigo, distintos tipos de raíces y tubérculos. Esta forma suele ser la más costosa, pero garantiza unos individuos bien alimentados con gran valor en el mercado.

La última práctica consiste en una combinación de ambas técnicas: combinar el alimento natural junto a comederos con diversas fuentes de proteínas. Es la que más se utiliza en el mundo y su coste no es tan elevado como la alimentación en los corrales.

Entre los beneficios, más allá de la materia económica, encontramos que estos animales presentan un gran desarrollo físico y con resistencia a las enfermedades. Además, evitamos que los animales se conviertan en seres sedentarios.

Alimentación del cerdo como animal de compañía

En estos casos, la alimentación del cerdo no varía mucho; se procura evitar que el animal no engorde en exceso para facilitar sus movimientos y su convivencia con todos los miembros de su entorno.

Cerdo como mascota

Algunos de los alimentos ideales para ellos son los cereales de todo tipo. El plátano maduro también sirve como una excelente fuente de alimento, ya que en todas sus etapas de vida es ideal al suministrarle los nutrientes que necesita.

Además, como el cerdo es poco exigente con su comida, algunos restos de cocina como patata, zanahoria e inclusos huesos y pieles de animales sirven para su dieta. En otras palabras, este animal puede comer de todo sin restricción alguna.

En el caso de los animales de granja, la cantidad ideal de comida para que crezca de la forma correcta es de unos dos kilos al día. Si pensamos en el caso de los animales domésticos, darle entre 700 gramos y 1,5 kilos de comida suele satisfacer sus necesidades diarias.